Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID LUNES 25 s 2 s 2008 ABC Miles de personas se manifestaron ayer en la plaza Mayor de Morata de Tajuña contra la instalación de una central térmica en el municipio JAIME GARCÍA Si ponen la central, nos vamos Los vecinos de Morata de Tajuña se manifestaron ayer junto con los miembros de la corporación municipal y los representantes políticos de los pueblos cercanos para impedir la futura instalación de una central térmica en la localidad LETICIA TOSCANO MADRID. Unas 5.000 personas se manifestaron ayer en el municipio de Morata de Tajuña para protestar contra la futura instalación de una central térmica en la localidad, situada en el sureste madrileño. La concentración, que tuvo lugar en la plaza Mayor, comenzó a las 13.00 y consiguió aunar a los vecinos de la localidad, a los responsables de la corporación municipal y a los representantes políticos de los pueblos de la zona, que también quisieron expresar su negativa a la central térmica. Durante la protesta, el alcalde de la localidad, el popular Mariano Franco, leyó un comunicado en el que explicó que Morata soporta el 67 por ciento de la contaminación industrial de la Comunidad de Madrid ya que en la localidad tienen canteras, una cementera y una subestación eléctrica. Según Franco, la instalación de la central equivaldría a que los vecinos tuvieran que soportar los efectos de 500.000 coches circulando por el pueblo. La lucha contra la estación de ciclo combinado se inició hace más de siete años, pero se ha incrementado en los últimos meses después de que el Consejo de Ministros declarara la utilidad pública de la central. Efectos en los vecinos Las consecuencias de la estación de ciclo combinado afectarán sobre todo a los vecinos de este municipio de poco más de 6.000 habitantes, por lo que la mayoría de los residentes acudieron al acto de protesta. Es el caso de Pilar, una vecina del pueblo que bajo el grito de ¡Térmica NO! se manifestó junto con toda su familia, incluyendo los nietos La posición de Pilar es tajante: Si ponen la central nos vamos de Morata a otro sitio en el que haya menos contaminación y el aire sea más puro Está claro que si esto prospera será un retroceso para Morata, se dejará de construir y mucha gente se irá del pueblo, aunque tenga que cambiar una casa grande por un pisito afirmaba esta vecina. Como ella, otros residentes se plantean la misma drástica solución. No se dónde iré, pero aquí no me quedo confirmaba María Salcedo, para quien los índices de contaminación y las enfermedades respiratorias que sufren los vecinos ya son lo suficientemente altas como para que la central continúe restando calidad de vida La corporación municipal amenaza con dimitir La manifestación que tuvo lugar ayer se unió al acto de protesta comenzado el pasado viernes por el alcalde del pueblo, el popular Mariano Franco, y el resto de los ediles del Consistorio que han iniciado un encierro indefinido hasta que se solucione este conflicto de más de siete años de antigüedad. Los trece miembros de la corporación municipal- -formada por seis concejales del PP, tres del PSOE, tres del partido independiente Unidos por Morata, y uno de IU- -han amenazado incluso con dimitir si no consiguen evitar la instalación de la central de ciclo combinado en Morata. Según informa Efe, el alcalde y los portavoces de los grupos municipales se reunieron el viernes con el secretario general de Energía, Ignasi Nieto, y la delegada del Gobierno en Madrid, Soledad Mestre. Aunque no consiguieron arrancar a la Administración central el compromiso de no hacer la térmica en Morata, sí salieron con la confirmación de que el Ministerio de Industria ha paralizado por el momento el proceso de expropiación de los terrenos sobre los que se erigirá la central. A pesar de que la construcción de la estación energética depende directamente de los Ministerios de Medio Ambiente y de Industria, el secretario de Medio Ambiente del Partido Socialista de Madrid (PSM) Miguel Aguado, manifestó ayer a Ep que la llave para decidir si se continúa con los planes de instalación de la central de ciclo combinada en Morata la tiene la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que tiene que tomar la decisión de si emiten o no la declaración medioambiental integrada trámite necesario para que el proceso llegue a su fin. Además, según reconoció Julián González, miembro de la junta directiva de la asociación de vecinos del municipio, el Consistorio tendría que recalificar los terrenos donde tiene que construirse, ya que actualmente está considerado suelo rústico y tendría que ser industrial. Los miembros de la corporación municipal se reunirán hoy con representantes del Ministerio de Industria para tratar el tema, aunque los concejales de Morata afirmaron ayer que sus expectativas son pesimistas ante este encuentro.