Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN LUNES 25 s 2 s 2008 ABC DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro DEBATE EN ANDALUCÍA unque la atención este centrada en las elecciones generales, conviene recordar que el 9- M se celebran también comicios autonómicos en Andalucía. Manuel Chaves y Javier Arenas compiten ante un electorado que, sin cuestionar por ahora la hegemonía socialista desde la Transición, muestra ya claros síntomas de cansancio hacia el modelo vigente. Un trabajo incansable y la presencia permanente de Mariano Rajoy en apoyo de sus propuestas hacen que Arenas y los suyos hayan recortado las distancias y aspiren también a mejorar con claridad sus resultados en las circunscripciones andaluzas para las elecciones de ámbito nacional. Chaves parece dispuesto a eludir los debates en televisión con el candidato popular. Sin embargo, la opinión pública exige que esos debates tengan lugar y que se desarrollen en un ámbito neutral y objetivo. Dadas las circunstancias, hay que descartar a Canal Sur, puesto que el grado de dependencia dela televisión autonómicarespecto del Ejecutivo socialista la inhabilita para ofrecer un espacio adecuado a la libre confrontación entre las diferentes posiciones políticas. Está claro que a Chaves no le conviene el cara a cara, pero es inaceptable que busque subterfugios para eludirlo o que pretenda imponer un terreno de juego que no garantiza el equilibrio y la imparcialidad. En Andalucía debe haber debates entre los dos principales candidatos y deben celebrarse en un medio que garantice el juego limpio. Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera A EL PSOE NO CONVENCE A situación económica preocupa seriamente a los españoles, por mucho que el Gobierno prefiera dar la espalda a la realidad. Los datos de la cuarta ola del sondeo continuo DYM para ABC demuestran que la economía y el paro se sitúan como la máxima inquietud de los ciudadanos, en una coyuntura especialmente difícil después de una larga etapa de bonanza. La gente confía poco en el PSOE para gestionar los malos tiempos que se avecinan. La posición de los socialistas se debilita en cuestiones tan determinantes como la lucha contra el desempleo, y lo mismo ocurre en materias como sanidad o cambio climático, que hasta ahora funcionaban con eficacia en el mensaje que transmite Rodríguez Zapatero. En cambio, la oferta fiscal presentada por Mariano Rajoy resiste con holgura el desarrollo de una dura campaña electoral, un dato muy positivo porque los expertos coinciden en que la proliferación de ofertas genera el escepticismo de sus destinatarios. Otro factor que refuerza las expectativas del PP es el interés suscitado por la propuesta de un contrato de integración para los inmigrantes. De hecho, la sociedad española aprecia la postura de un partido que se atreve a poner sobre la mesa una cuestión que los socialistas intentan resolver a base de retórica vacía de contenido. Como suele ocurrir en estos casos, la consecuencia es una caída del índice de confianza sobre la capacidad de Zapatero para gestionar la política de inmigración. El análisis de los datos relativos a política social ofrece resultados sorprendentes. Los encuestados valoran positivamente los planteamientos del PSOE desde un punto de vista abstracto, pero cuando descienden a cuestiones concretas muestran un significativo distanciamiento. Es el caso de la ley de dependencia, producto estrella del departamento que dirige Jesús Caldera, ante cuya eficacia muchos expresan una clara decepción, tal vez a causa de las expectativas exageradas que había suscitado. A su vez, las propuestas del PP en este ámbito son bien recibidas por un sector importante, buena prueba de que la ventaja que Fe- L rraz pretende obtener en este terreno tan sensible no será decisiva, ni mucho menos. Es llamativo que los ciudadanos muestren un claro rechazo hacia la política de cuotas promovida por el Gobierno: nuestra sociedad es mucho más madura de lo que suponen algunos ideólogos, de modo que la idea de que los cargos se repartan paritariamente entre varones y mujeres suscita el escepticismo de una mayoría que considera- -con toda razón- -que el mérito no depende del sexo o de otras consideraciones ajenas a la capacidad individual. Como es habitual, el PP goza de la confianza general en lo que afecta a la defensa de los elementos comunes a la nación española. A los ciudadanos les gusta la idea de que en todas las comunidades autónomas se refuercen las asignaturas comunes en lengua castellana. En este terreno, Zapatero paga el precio de una política errática sobre la organización territorial del Estado a lo largo de toda la legislatura. El giro españolista de última hora y la prudencia del PP ante cuestiones muy sensibles en determinadas partes de España no son motivo suficiente para que los votantes pierdan la memoria. El PSOE flojea en este ámbito decisivo, porque la gente no olvida aquella frase desafortunada de que la nación es un concepto discutido y discutible y porque el estatuto catalán se percibe como una superación del modelo constitucional. Aunque las cuestiones económicas mandan en este tramo decisivo de la campaña, es evidente que los españoles tienen muy claro qué puede esperarse de los socialistas y de los populares a la hora de defender los valores sustanciales de la Constitución. Por lo demás, es muy positivo que se reclame la atención de los partidos hacia el sistema educativo, una cuestión que no recibe el interés que merece en los programas electorales. En todo caso, los nuevos datos que hoy publica ABC confirman que el empate de cara al 9- M puede romperse a favor de quien sepa situar en el debate político propuestas atractivas y convincentes para resolver los problemas reales de los ciudadanos. PRUDENCIA EN EL KURDISTÁN urquía lleva muchos años sufriendo ataques por parte de una organización, el PKK, considerada como terrorista tanto en la Unión Europea como en Estados Unidos, y la operación que llevan a cabo sus Fuerzas Armadas ha sido reconocida como un ejercidio legítimo de autodefensa. Sin embargo, existen dudas de que tales operaciones vayan a tener una efectividad razonable por los riesgos de inestabilidad que despiertan. Al otro lado de la frontera, en el Kurdistán iraquí, los activistas del PKK siempre van a encontrar una comprensión activa por parte de sus compatriotas étnicos, sobre todo en estos momentos de persecución, y tan pronto como los militares turcos regresen a su territorio, el PKK no tendrá mayores dificultades para reconstruir sus bases. Un país que aspira a ser miembro de la Unión Europea debería tener muchas otras fórmulas para hacer frente, dentro de la ley, a una organización terrorista. La violencia resulta intolerable y ha de ser perseguida con todos los resortes legales, pero hay otros campos en los que el Gobierno de Ankara podría avanzar, empezando por la eliminación de los argumentos que alimentan a una parte de los seguidores del PPK, quizás abriendo la puerta a un reconocimiento cultural de los kurdos y una normalización de la vida social en una lengua cuya mera escritura aún está prohibida por la ley. T SIN NOVEDAD EN LA HABANA IN sorpresa, los diputados de la Asamblea Nacional confirmaron ayer el nombramiento del general Raúl Castro como nuevo presidente de Cuba y sucesor formal de su hermano Fidel a la cabeza de los consejos de Estado y de Ministros. La operación se ha llevado a cabo siguiendo al pie de la letra las instrucciones expresadas por Fidel Castro desde su lugar de convalecencia, con un voto unido de todos los nombramientos. Como marca la tradición en los regímenes totalitarios, el proceso se ha llevado a cabo con papeleta única, partido único, voto en bloque y unanimidad abrumadora, lo que pretende infundir legitimidad a un nombramiento que en realidad no es más que una transferencia del mando desde un dictador moribundo a su hermano. Nada de lo que ha sucedido hasta ahora se ha salido del guión que habría preparado Fidel Castro para su propia sucesión y, por tanto, ninguna señal permite ser interpretada como el preludio de una apertura política. A partir de ahora, en efecto, medio mundo va a intentar escudriñar el menor síntoma para tratar de descubrir los cambios, aunque en estas circunstancias no sería bueno contentarse con espejismos o simulacros de transformación: en Cuba las cosas están tan mal después de medio siglo de dictadura comunista que prácticamente cualquier paso, por míni- S mo que sea, va a ser interpretado como un avance positivo por los justificadores impenitentes del castrismo. Sin embargo, la transmisión del poder del dictador a su hermano no puede ser considerada un avance, a no ser que Raúl fuera capaz de poner en marcha mecanismos democráticos que merezcan tal nombre y no simplemente mistificaciones que sólo sirvan para enmascarar la tiranía, poniéndole apellidos rimbombantes. La democracia es algo que todo el mundo puede identificar a través de procesos conocidos, como las libertades básicas para el individuo o las elecciones libres con participación de todas las opciones. Pero si lo que se intenta es disfrazar otra vez la dictadura llamándola democracia cubana o revolucionaria -en esto los totalitarismos tienen una capacidad de invención infinita- -el mundo libre no debería tolerarlo. España conoce por propia experiencia el significado de la expresión transición democrática y, por eso mismo, a partir de ahora no es ya posible seguir dando la espalda a los disidentes en el interior de Cuba, que son los que defienden la libertad y merecen el apoyo expreso de los gobiernos democráticos. A la vista está que la actitud apaciguadora con la dictadura que impuso el Gobierno socialista no ha tenido el menor efecto positivo para la democracia que los cubanos merecen.