Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 24 de Febrero de 2008 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.672. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 3,20 Bélgica: 3,00 Estados Unidos: 3,50 USD. Francia: 3,05 Irlanda: 3,00 Italia: 2,80 Holanda: 3,00 Portugal: 2,45 Reino Unido: 1,80 LE. Suiza: 5.40 CHF. Marruecos. 30 Dh. CHISPAS Curri Valenzuela LA RUBIA N Carmen Serrano, junto a otras cuatro mujeres que han encabezado la lucha para poder pescar en La Albufera ROBER SOLSONA El Palmar no es cosa de hombres La Constitución se impuso a la tradición. Carmen Serrano, la mujer que ha liderado la lucha para acabar con el sexismo que sólo permite pescar en La Albufera a los hombres, ingresó ayer en la Cofradía de pescadores. Bajo el brazo, diez resoluciones judiciales POR ISABEL RODRÍGUEZ DE LA TORRE esde que ingresé en la Comunidad de Pescadores he vivido un calvario. Nos abuchean en las asambleas, no nos dejan hablar y nos dicen que pretendemos llevarles a la cárcel A Elena no le ha ido mejor que a Teresa: He sufrido grandes presiones. Es muy complicado estar ahí Para Felicidad tampoco ha sido un camino de rosas: Ha sido muy duro. Hay continuos insultos y amenazas y con Carmen Serrano ha habido un feroz enseñamiento Elena, Teresa y Felicidad fueron tres de las primeras mujeres que acabaron con la exclusividad sexista de la Comunidad de Pescadores de El Palmar, que sólo permitía faenar en La Albufera a los varones. Ayer, Carmen Serrano, la mujer que durante diez años ha puesto rostro a esta lucha por la igualdad que provocó una fractura social en esta pequeña pedanía de Valencia con apenas 1.000 habitantes, acudió a la Comunidad de Pescadores, se incribió, pagó casi 400 euros y adquirió así el derecho a pescar que le han reconocido los tribunales y le ha negado la asociación. Con añagazas, la junta directiva ha ido burlando las resoluciones judiciales; en 2002 incluso modificó las normas consuetudinarias para esquivar lo que ordenaban los magistrados y poner nuevas trabas insalvables. Ya no bastaba con tener un antepasado pescador: se exigía tener dos avalistas y la mitad más uno de los votos de la asamblea. Un fraude de ley sentenció el juez. Estoy deseando ir a pescar y vender lo que recoja en la lonja. ¡Todavía no me lo creo! reconocía ayer una emocionada Carmen. Está contenta- Ha merecido la pena, hemos cambiado las cosas pero sabe que aún queda camino por recorrer. Las diferencias siempre van a estar ahí. Vamos a intentar que las cosas mejoren Su satisfacción se torna en amargura cuando recuerda a quienes apoyaron la causa de las mujeres y fueron expulsados. Algunos han fallecido; a otros, por agotamiento, les dimitió la voluntad. Ayer, además de Carmen, ingresaron María José Montoro y cuatro hombres. Todos, en su día, se pusieron del lado de quienes apoyaban el fin de la discriminación por razones de sexo. Todos son descendientes de un pescador de la Comunidad; sus abuelos o bisabuelos lo eran y éste es el único requisito que han de cumplir los aspirantes. Lo han dicho los tribunales hasta en diez ocasiones, las mismas que les han dado la razón en el litigio que les enfrenta desde hace nueve años a la junta directiva de la Comunidad de Pescadores. La última vez, en enero. La junta directiva renunció esta misma semana a buscar nuevas artimañas para burlar a la Justicia. La Constitución se impuso a la tradición; la herida que enfrentó a los vecinos, sin embargo, aún supura. D o hay duda de que los republicanos son generalmente más duchos que los demócratas a la hora de generar confianza entre los norteamericanos. Y en estas elecciones se confirma la regla. Frente a una Hillary que por un lado presume a la vez de feminista y de marido y un Obama del que un ciego no sospecharía que pertenezca a la raza negra, aparece McCain defendiendo una de las costumbres más arraigadas en el mundo occidental, la de compaginar una familia ejemplar con una amante para sus ratos libres, e instantáneamente transmite la idea de que no quiere ser presidente de los Estados Unidos para poner patas arriba ni su economía, ni su poderío militar, ni sus valores. Todo lo contrario, que luchará para mantenerlos tal y como están, que es la esencia misma de un conservador como él. El gran error de Hillary Clinton en esta campaña ha sido el de no haber sabido mantener a su marido en un segundo plano. Es decir, la inconsistencia que supone presentarse como una feminista y simultáneamente como señora de En cuanto a Obama, parece cada vez más un Zapatero made in USA capaz de aglutinar a jóvenes, negros, marginados, con vagas promesas que nunca concreta. Una fórmula que está por ver que convenza a la gran mayoría de los norteamericanos de a pie en las elecciones de noviembre. Frente a cualquiera de los dos, el republicano McCain cuenta desde esta semana con una baza más a su favor: la revelación de un supuesto lío de faldas que mantuvo hace años con una atractiva abogada rubia que, como suele ser la norma, recuerda a su mujer, pero con veinte años menos. Pese al puritanismo vigente en Norteamérica, el asunto le confiere un aire de hombre de fiar. No rompe moldes. Y tiene lo que hay que tener.