Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MADRID www. abc. es madrid DOMINGO 24- -2- -2008 ABC CaixaForum recibe más de 70.000 visitantes en sus diez primeros días de apertura El jardín vertical y la estructura del edificio, lo más valorado por el público LETICIA TOSCANO MADRID. CaixaForum, el nuevo centro cultural y artístico que se incorporó el pasado 14 de febrero al conocido como triángulo de oro de la capital, ha recibido en sus diez primeros días de actividad a más de 72.000 visitantes. Enclavado en pleno Paseo del Prado, entre el Museo Reina Sofía, el Prado y el Thyssen- Bornemisza, este edificio ha conseguido despertar el interés tanto de los madrileños como de los turistas que- -bien atraídos por su amplia oferta cultural, bien por las características arquitectónicas del centro- no han dejado pasar la oportunidad de conocer este nuevo espacio puesto en marcha por la Obra Social de la Fundación la Caixa El día de mayor afluencia de público fue el pasado domingo 17, cuando se superó el listón de las 11.000 personas. El centro cultural se ha construido sobre la base de la antigua Central Eléctrica del Mediodía, inaugurada en 1901, que ha sido rehabilitada y ampliada por el estudio de arquitectos suizo Herzog de Meuron, consiguiendo una mezcla entre arquitectura industrial y modernidad que no pasa desapercibida para los viandantes. La bienvenida al nuevo espacio la da el ya famoso Jardín Vertical de 24 metros de altura diseñado por el botánico francés Patrick Blanc. ¿Es de verdad? se preguntaban ayer muchos de los visitantes ante la espectacular alfombra verde que cubre la medianera del edificio. Casi nadie fue capaz de resistirse a tocar las hojas de alguna de las 15.000 plantas que forman parte de este particular jardín y comprobar que, efectivamente, no se trata de un decorado. Pero el paisaje vertical y la rehabilitada fachada que da la sensación de que el edificio levita a dos metros del suelo no son los únicos atractivos exteriores de CaixaForum. El centro está rodeado de una plaza pública de 2.500 metros cuadrados en la que se han situado tres de las esculturas monumentales del artista polaco Igor Mitoraj que estarán en las calles de Madrid hasta el próximo 13 de abril. De grandes volúmenes y corte clásico, se han convertido en el escenario ideal para posar para una foto. ¿Se pueden tocar? preguntaba impresionada una niña de 6 años a sus padres, quienes la auparon hasta el interior de una de ellas. A su alrededor, cientos de personas iban y venían ayer transformando la diáfana plaza en un hervidero. Sus quejas no iban desencaminadas. Ayer se acercaron hasta CaixaForum unas 10.000 personas, muchas de las cuales tuvieron que hacer cola en la entrada del edificio para acceder a las exposiciones. Aunque el tiempo de espera para entrar no excedía los diez minutos, algunos, sobre todo los residentes en Madrid, optaron por volver otro día. No era el caso de Itziar y Regina, dos jóvenes mexicanas estudiantes de Arquitectura que vinieron a la capital desde Barcelona solo para visitar el nuevo espacio. Para ellas, la escalera principal del inmueble es el verdadero corazón del edificio. La gente no se da cuenta pero es una obra de arte en sí misma, y está viva explicaban las jóvenes a la salida. Un matrimonio que estaba en la cola destacaba, sin embargo, la armonía del conjunto ya que según comentaba Andrés, un abogado madrileño jubilado, es respetuoso con el entorno, no es histriónico ni exagerado y a la vez resulta bonito El broche de oro al inmueble lo pone la cafetería situada en la última planta del edificio. Repleta de clientes desde el momento de su apertura, era prácticamente imposible coger una mesa libre. Para tamizar los rayos del sol, el bar está rodeado de una celosía de fundición que, al parecer, se irá oxidando con el paso del tiempo para acompañar a la construcción en su fase envejecimiento. La plaza pública se convirtió ayer en un hervidero Salas abarrotadas Dentro del edificio, que ha sido diseñado como un espacio abierto los visitantes discurrían a sus anchas por alguna de las siete plantas- -cinco sobre rasante y dos subterráneas- -del inmueble. En la jornada de ayer, la más visitada fue la muestra de parte de la Colección de Arte Contemporáneo de la Fundación la Caixa que incluye obras de artistas como Stefan Hablützel, Miquel Barceló o Anselm Kiefer y se podrá ver hasta el 6 de abril. Sin embargo, no todos estaban a gusto con la situación y hubo quien se sintió agobiado por la excesiva cantidad de gente: Esto está abarrotado, y así es imposible ver nada con detenimiento protestaba Juan, un estudiante de Bellas Artes, ante una obra de Mario Merz. La plaza pública que da acceso al centro se convirtió ayer en un hervidero de turistas haciendo fotografías Las salas de exposición estaban abarrotadas y era difícil coger una mesa libre en la cafetería del inmueble Días de locura No menos atractiva es la librería del centro, Laie CaixaForum. Especializada en arte contemporáneo, no deja de lado otras disciplinas como la arquitectura, la fotografía, la música y el diseño. En esta librería tienen cabida gente tan dispar como Joseph Beuys, el grafitero Bansky, el artista japonés Yoshitomo Nara o Juan Muñoz explicaba el responsable del establecimiento, Alfons Cuenca, quien no dudó en calificar estos diez días como una auténtica locura Más información sobre CaixaForum: http: obrasocial. lacaixa. es centros caixaforummadrid es. html Un visitante contempla 1962- 1929 y 1995- 1996 de Hablützel La cafetería está rodeada de una celosía de fundición