Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24- -2- -2008 Más de una veintena de superdelegados se pasan de Hillary a Obama en dos semanas 33 Para bien o para mal, en Cuba ha comenzado ya una transición Francisco Pepe Hernández s Presidente de la Fundación Nacional Cubano Americana POR MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL MIAMI. La sede de la Fundación Nacional Cubano Americana es un discreto edificio en la Pequeña Habana de Miami, sin letreros ni banderas. Su actual presidente (y cofundador, en 1981, junto a Jorge Mas Canosa) Francisco Pepe Hernández, recibe a ABC en un despacho sin el menor asomo de lujo. Y un buen día nos anunciarán que el compañero Fidel ha muerto, se le harán las honras previsibles, pero no va se producir esa reacción de que todo el mundo se eche a la calle, o que miles de personas abandonen la isla en balsa, o que en Miami nos pasemos tres días de fiesta. Hoy, en Cuba, la gente ya habla menos de Fidel que de cualquier jugador de pelota. Los problemas son de una emergencia tan cercana que ahora lo que piensa el pueblo es en quién se los puede resolver, y ya saben que ése no es Fidel. Raúl ha levantado expectativas de cambio, porque él no va a poder gobernar de la manera omnímoda en que lo hizo su hermano. No podemos esperar un clon de Fidel en Raúl. reclamen pan antes que libertad... -Cabe esperar que los cubanos -Sin duda, eso es lógico: y eso es lo primero que deberán solucionar. Pero también son conscientes- -por la experiencia de la URSS y Europa del Este- -de que las aperturas económicas aceleran las aperturas políticas, y es muy difícil quedarse a mitad del camino. Tampoco es posible una rebelion popular, pe- -A diferencia de muchos de mis compatriotas, creo que ha cambiado sustancialmente la situación. Es histórico que un dictador decida retirarse por voluntad propia. Yo, que me he enfrentado al régimen y a Castro desde hace 50 años, nunca pensé que fuera a renunciar al poder, porque es algo ajeno a su personalidad y a la visión de su propia presencia en la historia. Como dijo Chávez, Fidel Castro es de esos hombres que nunca se retiran. Esto indica que su deterioro, sobre todo mental, tiene que haber llegado a un punto que ya no le permite mantenerse en el poder. -En los últimos dieciochos meses se ha reestructurado la mecánica del poder en Cuba, de manera que ya tienen que sentirse lo suficientemente seguros como para poder retirar a Fidel Castro como la imagen que sustentó el sistema todo este tiempo. Para bien o para mal, en Cuba ha comenzado una transición, porque un sistema que se ha basado durante cincuenta años en la voluntad de un solo hombre tendrá que adaptarse a algo para lo que no estaban preparados. Ahora vienen la incertidumbre, los reajustes, y eso indica que estamos ante una transición que hay que mirar con expectativas, pues cabe esperar situaciones que requieran reformas incluso contra la voluntad de Raúl Castro y de otros líderes de la Revolución. ¿Como interpreta la renuncia de Fidel Castro a sus cargos? -Pero, en España, la Transición surgió desde las propias estructuras del franquismo. ¿Hay dentro de la Revolución consciencia de la necesidad de un cambio? ro sí podría producirse una inestabilidad social que, antes, la personalidad de Fidel Castro bastaba para controlar. El cambio no tiene por qué ir hacia la democracia necesariamente: eso lo decidirá el pueblo cubano. Si el pueblo español no hubiera querido, nada hubiera cambiado tras la muerte de Franco. -Y ahora, ¿qué? -Hemos podido tener contactos, de manera discreta, con mucha gente dentro del régimen, y es la que nos da mayor esperanza de que esto pueda producirse. Todo el que tenga una esperanza de vida de 25 o 30 años no puede pensar que el sistema vaya a prolongarse todo ese tiempo en las circunstancias actuales. Su propia supervivencia y la de sus familias les indica que hay que hacer algo. No serán reformadores por convicción intelectual, sino por razonamiento de la realidad. No van a abandonar todo lo que han aprendido en este tiempo (por algo están donde están) pero sí tienen otra visión de su propio futuro. Y creo que esto lo vamos a ver muy pronto, empezando por quién sea el nuevo jefe de Estado. -El Gobierno ya está preparando a los cubanos para la desaparición física de Fidel. -La muerte de Castro ya será algo anticlimático. Todo está planeado y medido. Veremos una lenta desaparición de su figura de la conciencia pública. -El exilio ha cambiado sustancialmente, sobre todo en el aspecto demográfico. Desde el 96 han llegado unos 400.000 cubanos nuevos en edad, nuevos en experiencia, que dejan atrás unas relaciones familiares muy cercanas y muy diferentes a las que pudo tener el llamado exilio histórico. Gente con más conciencia de la realidad dentro de Cuba, que nos han hecho ver que no es nuestra responsabilidad salvar al pueblo cubano; ese papel lo tiene que desempeñar la gente dentro de la isla. ¿Cómo acompañará el exilio esas posibles transformaciones? Más información sobre Cuba en pag. 46, en la sección Economía y Negocios