Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 9 M DOMINGO 24 s 2 s 2008 LA OTRA CAMPAÑA ESPAÑA 25 CAMPO DE AGRAMANTE JOAQUÍN LEGUINA MERCEDES DE LA MERCED FANTASMAS El fantasma de la inmigración se agita según convenga. Para unos es una bendición y para otros es fuente de problemas egún el maestro Javier Marías, que se ha ocupado de estas cosas, los fantasmas sufren- -en su condición de inmortales- -de un defecto: la ausencia del descanso eterno y esta carencia los desasosiega hasta la desesperación. Ya Borges trató de explicar en más de una ocasión la angustia que conlleva la insoportable pesadez de la inmortalidad. Y puesto que son inmortales, los fantasmas no pueden ser eliminados. Lo acaba de señalar Rajoy con el dedo al hablar de un millón doscientos mil fantasmas, los inmigrantes sin papeles que salen por las noches- -como Drácula- -a chupar la sangre de los nativos (aunque como estadístico se me ocurre preguntar cómo ha contabilizado estas ánimas en pena y sin papeles el señor Rajoy) El fantasma de la inmigra- TÓPICOS DE AYER Y SIEMPRE La estrategia de Zapatero de incitar a la agresividad y a la dramatización para acallar al PP puede tener graves consecuencias Lo señala Rajoy con el dedo al hablar de un millón doscientos mil fantasmas, los inmigrantes sin papeles na vez más, esta vez con especial virulencia, Zapatero y lossuyosintentansembrarelmiedo entre los votantes. Aún recordamos las patéticas campañas en blanco y negro o con el famoso dobermanconlasqueelPSOEintentódesacreditar- -conlosviejostópicos sobre la derecha a los que la izquierda recurre incansablemente- -aunpartido, elPP respaldado por diez millones de españoles. Ahora pretenden, visto lo visto en la localidad madrileña de Parla, que la extrema izquierda boicotee la campaña electoral para impedir que los candidatos popularesexpliquensu proyecto político común para todos los españoles. La estrategia de Zapatero de incitar a la agresividad y a la dramatización para acallar al PP puede tener graves consecuencias. ¿Qué pasaría si un candidato resultara malherido? La promoción de la violencia en una sociedad que realiza enormes es- S ción, que recorre desde hace tiempo Europa, se agita según convenga. Para unos es una bendición (lo que es cierto) y para otros es fuente de problemas (lo que también es cierto) Pero nadie parece dispuesto a plantear- -de veras- -el asunto. Por ejemplo, mediante un plan nacional. Unos no lo quieren porque no les gusta la planificación y otros porque piensan que el problema está ya transferido a las Comunidades Autónomas, como casi todo. En otros tiempos existía en la Administración otro tipo de fantasmas, el de aquéllos que, dejando una chaqueta en el respaldo de la silla, partían desde su despacho hacia mejores destinos. Pero de este fantasma, el de una reforma administrativa que impida, por ejemplo, tratos diferentes a trabajos parejos ya hablaré otro día. U Ahora pretenden que la extrema izquierda boicotee la campaña para impedir que el PP explique su proyecto fuerzos para vivir en paz es una grave irresponsabilidad. Pero si quienes lo hacen son además políticos que gobiernan, los ciudadanos deberíamos retirarles la confianza de inmediato. Por si no tuviéramos bastante, aparece en escena Felipe González para despreciar descaradamente a quienes, siendo socialistas, se han atrevido a pensar de otro modo. Poca habilidad demuestra, además de soberbia, al ponerse como ejemplo de haber aguantado abucheos- -por los asuntos de corrupción: FILESA, Roldán- sin llorar ni lamentarse ¿Pero de qué va este hombre? ¿De verdad pretende ayudar a Zapatero, o sonrojarle? De nuevo, no tienen pudor en recurrir a los tópicos- -la condición llorona de las mujeres- -para desacreditar y humillar sin escrúpulos. Qué aburrimiento. Qué bajeza.