Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 23 2 08 LA VACA QUE RÍE 12 S 6 LOS SÁBADOS DE Mándate rosas athleen Turner ha escrito sus memorias Send yourself roses Dice, entre otras cosas, que va en autobús por Nueva York o que Nicolas Cage se comportó como un botarate durante el rodaje de Peggy Sue se casó Que lo arrestaron por conducir borracho, que montaba pollos en el set y que robó un perro. Nicolas Cage le ha puesto una demanda por difamación, libelo y calumnia. Molestar a Nicolas Cage no es buena idea. Es como quitarle la comida a un perro (robado o no) mientras se la zampa. Estamos hablando de alguien que repartió hace unas semanas un comunicado a los periodistas que lo iban a entrevistar prohibiéndoles que le miraran al pelo (al poco pelo) Mándate huevos. Si alguno se entretenía echándole un vistazo (y juro por experiencia que no hay manera de quitar los ojos de su pelo de muñeca) se quedaba sin respuesta. Es una peregrina exigencia como salida del protocolo delirante de El rey y yo Pero la revelación más importante la hizo la Turner en el programa de Larry King. La perfecta mujer fatal de los 80 (esa voz de hacer gárgaras con piedras pómez ayuda) la sudorosa hembra de Fuego en el cuerpo o la sexy asesina a sueldo de El honor de los Prizzi (nadie ha bailado mejor con un bolso sobaquero) sólo se ha acostado en sus 53 años con dos señores. No puedo dejar de imaginármela en las películas que compartió con Michael Douglas (adicto al sexo que estuvo bajo tratamiento, hombre al fin) y pensar que se trata de especies diferentes. Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus. Y Nicolas Cage de una galaxia muy muy lejana. K ROSA BELMONTE El ladrón de perros Kathleen Turner, la mujer fatal de los 80, sólo se acostó con dos señores en sus 53 años rían si en el reverso del nombre del partido pusiera lo de I m not a plastic flag o No soy una bandera de plástico a la manera de los bolsos de tela (no soy un bolso de plástico) de Anya Hindmarch (parte de las ventas se destinan a We are what we do Los bolsos ingleses, como los coches ingleses, son el secreto peor guardado. Tienen el chic que ni sueñan los de otras nacionalidades con más predicamento: ahí están los de Anya, los Mulberry o los divertidísimos de Lulu Ginness que lleva Fiona Shackleton, la abogada tiburona de Paul McCartney (a 700 euros la hora puede comprarse uno cada día) No sé si algún día llegará la bandera de tela reutilizable (la gente podría ir con la suya a los mítines como va con el cojín de El Caballo a los toros) Claro, que bastante tiene el personal (aunque hay gente para todo y para todos) con aguantar semejantes tos- AP tonazos indecentes. El dineral de la campaña electoral es el más indecentemente gastado de cuantos, legales, se me ocurren. Banderas de nuestros hijos La Alsa y la Lore la confederación de padres que ha pedido a Antena 3 la retirada de Física o Química se ha unido una asociación de alumnos (por la distorsionada imagen de la vida estudiantil El fútbol es fútbol, la ficción es ficción y la televisión, entretenimiento (y no el BOE) Será que las orgías y la gonorrea del instituto de mentira no me impresionan tanto como mi contacto con una alumna de verdad. Invitada a profundizar en Alsacia y Lorena, dijo que eran unas princesas secuestradas. Sí, la Alsa y la Lore. Las próximas novias de Paquirrín. U no de los muchos daños colaterales de la campaña electoral es su contribución al calentamiento global (también al local y al personal) A los grandes partidos se les llena la boca con el medio ambiente pero, quieran o no, somos lo que hacemos (por tomar el nombre del movimiento We are what we do promotor de esas acciones pequeñas y diarias que cambian el mundo) Los mítines esperan a los convencidos que van a hacer bulto para la tele con banderas de plástico (agítese antes de usar) en cada asiento. Dando ejemplo. Realmente lo da- A