Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 ESPAÑA La amenaza etarra s Acoso a la Guardia Civil SÁBADO 23 s 2 s 2008 ABC ETA ignoró a la Los agentes que arrestaron a mayoría de los presos Portu, sin medidas cautelares al romper la tregua Txelis y Picabea critican ahora a la dirección etarra y la actividad terrorista ABC MADRID. ETA decidió romper su tregua sin tener en cuenta la opinión de la mayoría de los presos Lo afirman los ex dirigentes de la banda José Luis Álvarez Santacristina, Txelis que fue responsable del aparato político y Kepa Pikabea, que estuvo al frente de los comandos de legales hasta 1993. Además, critican la inutilidad de seguir con la actividad terrorista. Para el Ministerio del Interior, y así lo manifestó ayer Joan Mesquida, director general de la Policía de la Guardia Civil, estas opiniones no suponen ninguna novedad porque ETA nunca ha tenido en cuenta a sus presos. El pasado noviembre Txelis y Picabea enviaron un carta al colectivo de presos para comunicarles que, a partir de ese momento, seguirán su propio camino y abandonaban esta organización de la que, según aseguró este colectivo el pasado domingo, fueron expulsados en diciembre. En dicha carta, publicada por el diario Noticias de Guipúzcoa los dos etarras afirman que no estamos en absoluto de acuerdo con la estrategia política armada que se ha impuesto de nuevo, porque hace mucho que creemos que ninguna estrategia armada puede servir para ofrecer una salida sensata al conflicto Aunque reconocen las responsabilidades y los errores cometidos en los fallidos procesos de paz (Estella y Loyola) admiten que lo que se cuestiona desde hace mucho es la idoneidad y la legitimidad de la lucha armada Y en este punto reprochan a la dirección de ETA que no tuviera en cuenta la opinión de la mayoría de los presos al tomar la decisión de romper tregua que abrió el paso a la negociación del Gobierno con la banda. Los dos presos recuerdan la postura de algunos cualificados referentes políticos de la izquierda abertzale que están reivindicando a gritos desde hace mucho tiempo la necesidad de humanizar el conflicto y situarlo en parámetros puramente políticos. Para terminar, Txelis y Pikabea se dirigen al sector más duro de ETA, al que advierten que con esa actitud los propios objetivos se desfiguran y que, mirando al largo plazo, los pone en camino de decaer Para Mesquida, estas críticas demuestran el escaso peso que los presos tienen dentro de ETA. Reconoció que no le sorprende la situación de malestar e incluso de división que se vive en este colectivo ya que la dirección de ETA no les tiene en cuenta. Mesquida hizo estas declaraciones después de condecorar al director general de la Gendarmería, Guy Parayre, que luego se entrevistó con el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho. Balza permitió que durante la declaración de los ocho guardias civiles se concentraran filoetarras para presionar al juez M. LUISA G. FRANCO BILBAO. El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de San Sebastián no adoptó ninguna medida cautelar contra los ocho guardias civiles que participaron en la detención de los etarras Igor Portu y Martin Sarasola, autores del atentado de la T- 4. Los agentes prestaron ayer declaración a puerta cerrada, aunque con la presión de los proetarras que, convocados por la ilegal Askatasuna, provocaron altercados en los alrededores del Palacio de Justicia. Los guardias civiles habían solicitado declarar tras un biombo, dada la presencia de los letrados de los dos pistoleros. Sin embargo, el juez se negó, asegurando que la medida estaba reservada para los testigos y ellos declaraban como imputados. En cualquier caso, la declaración fue a puerta cerrada, con la sola presencia del juez, el fiscal y las representaciones legales de los agentes y los dos etarras. En su comparecencia, que se prolongó a lo largo de toda la mañana, los miembros de la Benemérita declinaron responder a las preguntas de los abogados que asisten a los dos etarras. Pero a preguntas de la fiscalía y de su propia defensa, reiteraron que la detención de los terroristas fue violenta, ya que opusieron fuerte resistencia, lo que explica las lesiones que sufrieron. Así, relataron que tras sospechar de los dos etarras cuando patrullaban por la localidad guipuzcoana de Mondragón procedieron a identificarlos y a registrar la mochila que llevaban. Los etarras salieron huyendo y, tras ser interceptado, Portu tuvo que ser reducido por la fuerza. Los guardias civiles, de esta forma, volvieron a negar que hubieran sido objeto de malos tratos. Mientras los agentes de la Benemérita prestaban declaración, una turba de proetarras, convocados por la ilegal Askatasuna se concentró en los alrededores del Palacio de Justicia, con la intención, condenada al fracaso, de intimidar a la Justicia y de mermar la moral de los agentes antiterroristas. El Departamento de Interior del Gobierno vasco, que dirige Javier Balza, había permitido la concentración, convocada a través de Gara pese a la peti- Intentos de intimidar Los miembros de la Benemérita declinaron responder las preguntas de los abogados que asisten a los dos etarras ción del PP para que fuera prohibida. Los proetarras portaban una pancarta con el lema Torturadores fuera de aquí. Ya basta Los congregados, entre los que se encontraba la dirigente de ANV Idoia Ibero, llevaban también carteles con la figura de un guardia civil y la frase Tortura democrática Pese a ese intento de amedrentar a la Justicia, la Ertzaintza se limitó a establecer un cordón frente a los congregados e identificaron a varios de ellos. En ese momento, los filoetarras empezaron a insultar a los agentes, a los que llamaron cipayos, siervos de España Fue entonces cuando la Policía autónoma advirtió a los provocadores que si no retiraban los carteles, la concentración quedaría prohibida. Ante la insistencia, la Ertzaintza procedió a disolverles. Durante muchos años, los terroristas han denunciado sistemáticamente torturas, siguiendo las indicaciones de ETA, y muchos guardias civiles no sólo han tenido que declarar sin preservar su identidad, sino incluso han participado en masivas rondas de reconocimiento que exhibían ante los terroristas a numerosas personas que, por pertenecer a los Cuerpos y Fuerzas de seguridad del Estado, son objetivo de los terroristas. Para ETA son objetivos prioritarios los agentes de la Guardia Civil o de la Policía Nacional que participan en operaciones antiterroristas, como los ocho guardias civiles que tuvieron que declarar ayer ante el juez por detener a los asesinos de la T- 4. En la T- 4, dos muertos. Como eran ecuatorianos, mejor para nosotros S. S. MADRID, El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz envió ayer a prisión a cinco de los seis radicales detenidos el martes en Vitoria tras acusarles de los delitos de integración en organización terrorista y estragos dada su pertenencia a la ilegalizada Segi- -rama juvenil de ETA- de la que cuatro eran dirigentes. El otro detenido quedó en libertad bajo fianza, y un séptimo imputado, que se entregó voluntariamente, fue puesto en libertad sin fianza. En el auto de prisión, el juez detalla cómo entre la documentación incautada a los arrestados había un panfleto con la imagen de un magistrado y objetivos potenciales de ETA, entre ellos una sede del BBVA ubicada en el corazón financiero de Madrid, donde pretendía atentar el comando Elurra Además, a uno de ellos se le encontró esta anotación escrita por él: Lo de Barajas fue una demostración de fuerza. Dos muertos. Como eran ecuatorianos, mejor para nosotros Agentes de la Ertzaintza contienen a los radicales que se congregaron ante el Palacio de Justicia EFE