Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 23- -2- -2008 Renfe vende billetes de más en el AVE a Málaga y los afectados viajan de pie 11 El altavoz y la kedada Entre los exaltados que intentaron agredir a los dos consejeros había sindicalistas y miembros de la Unión Cívica por la República, que se enfrentaron entre sí s La convocatoria también se hizo on line POR C. HIDALGO MADRID. Los servicios de seguridad de la Comunidad de Madrid lo tienen claro: lo que ocurrió ayer en Parla estaba más que preparado. Había alrededor de 150 personas para protestar por la presencia allí de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y los consejeros de Sanidad, Juan José Güemes, y Presidencia e Interior, Francisco Granados, quien, además, es el secretario general de los populares madrileños. Tras el despiste de los policías locales que se habían concentrado también allí para protestar contra Tomás Gómez- -además de secretario general del PSM es alcalde de Parla- se produjo la segunda protesta contra la Comunidad. Había unas 150 personas, exaltadas, portando pancartas, de las que una veintena fueron las que intentaron agredir a Güemes, primero, y Granados después. La mitad de ellos pertenecen a la plataforma Unión Cívica por la República, de ultraizquierda. ¡Esta bandera es la verdadera! gritaban, enarbolando una enseña de la República, con la que intentaron agredir a Granados. Este grupo llevaba tiempo convocando a sus seguidores, también por internet, a esta kedada El consejero de Interior, cuando todo había acabado, indicó que se había fijado en que uno de los alborotadores portaba un altavoz con la pegatina de CC. OO. En medio del desbarajuste que se montó, los propios miembros de la Unión Cívica por la República se enfrentaron entre sí, pues eran conscientes de la lamentable imagen que estaban dando. Granados, en un principio, no tenía previsto asistir a la visita al nuevo Hospital de Parla; sin embargo, según explicó, quiso acompañar a la presidenta Aguirre al acto, debido a la expectación levantada. Lo que no podía imaginar, claro, es que llegara a esos extremos de violencia. Y la cosa no fue a más por la labor de los escoltas. Uno de ellos, además, fue el que sacó a Esperanza Aguirre y Rajoy del helicóptero en el que tuvieron un accidente en diciembre de 2005, en Móstoles. Asimismo, Esperanza Aguirre se libró de ser linchada porque tanto Granados como Güemes le advirtieron, antes de que llegara, de lo que estaba ocurriendo; así, entró por una puerta lateral al hospital y evitó agresiones. Una hora después de los incidentes, Granados bromeaba con sus colaboradores: Juanjo se ha librado de una paliza Y recordaba con ironía: Esta noche (por ayer) tengo un debate en televisión con Tomás Gómez Cosas de la política. El consejero de Sanidad, Juan José Güemes, mientras atravesaba la protesta de las elecciones del 9- M. Primero fueron las populares María San Gil y Dolores Nadal, y después vino el sufrido por Rosa Díez (UPyD) Aunque finalmente no lo lograron, ayer le tocó a Esperanza Aguirre. Sin embargo, este incidente supone un punto de inflexión en el tipo o la procedencia de los agresores. De esta forma, si en anteriores ocasiones fueron realizadas en su mayor parte por estudiantes universitarios de ultraizquierda o independentistas, émulos de los borrokas en ésta es muy significativo que entre las personas que se encontraban ayer a las puertas del hospital hubiera sindicalistas críticos con la política sanitaria de Aguirre y simpatizantes de la Unión Cívica por la República, que protestaban contra la Comunidad, mientras ondeaba banderas tricolores y gritaban esta es la bandera, la verdadera También tuvo un recuerdo para San Gil y Nadal el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Antonio Beteta, quien además de exigir la inmediata actuación de la Fiscalía General del Estado concluyó que la crispación alentada desde el PSOE se ve que está teniendo resultado Los socialistas, aseguró, no tienen inconveniente en contribuir a esa tensión que pedía Zapatero Por otra parte, una veintena de jóvenes increparon ayer a Eduardo Zaplana y a Jorge Fernández a su salida de un acto con militantes del PP en Cervera (Lérida) Un grupo de jóvenes, entre 15 y 20, se congregaron en las puertas de la Sala del Casal de Cervera portando una pancarta de grandes dimensiones con el lema Feixista (fascista, en castellano) Los altercado de ayer se producen tras la difusión por este periódico de la consigna distribuida por el PSOE entre sus candidatos bajo el título Líneas de discurso para la campaña El manuscrito lo dice muy claro: ordena a los políticos socialistas que califiquen al PP como un búnker de extrema derecha La tensión de Zapatero Un reportero gráfico de ABC resultó herido leve en una rodilla El grupo concentrado a las puertas del Hospital de Parla no tuvo suficiente con los consejeros de Presidencia y Sanidad del Partido Popular. En medio de los empujones no hay diferencias, y en uno de ellos, además de zarandear a los dos políticos, arrastraron a Jaime García, fotógrafo de este periódico. El reportero gráfico cayó justo a la entrada del centro, se rompió el pantalón y se hizo una herida en la rodilla izquierda que le curaron inmediatamente en la recién estrenada enfermería. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, precisó al respecto que, aunque las manifestaciones constituyen un ejercicio de la libertad de expresión lamentaba que en la de ayer, en el forcejeo, un fotógrafo resultase herido. ABC. es Vídeo de la agresión a los consejeros del PP en abc. es