Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CIENCIAyFUTURO VIERNES 22 s 2 s 2008 ABC La mortalidad por infarto aumenta durante la noche y el fin de semana ABC MADRID. Si se pudiera elegir el momento de sufrir un ataque al corazón, lo mejor sería tenerlo en días laborables. Un estudio de la Universidad Virginia Commonwealth, en Estados Unidos, ha llegado a la conclusión de que es más fácil sobrevivir a un infarto si no es festivo o por la noche. Tras estudiar el caso de 86.748 individuos comprobaron que los ingresados durante el fin de semana o a partir de las once de la noche tenían peores tasas de supervivencia. El estudio se realizó entre enero del año 2000 y febrero de 2007 en más de 500 centros estadounidenses. Los resultados del trabajo pusieron de manifiesto que la recuperación del paro cardiaco no dependía sólo de las condiciones del paciente o de la rapidez con la que se acudiera al hospital. También importaba cuándo. Una de las explicaciones es el trato que recibe el hospital. La práctica de resucitación podría ser menos eficiente durante las noches y en fin de semana cuando sólo trabaja el personal de guardia. La facilidad para recuperar una circulación adecuada y las posibilidades de sufrir daños neurológicos también fueron menores en los enfermos que habían acudido al hospital después de las once de la noche o en sábado o domingo. Aunque el paciente estuviera monitorizado, la supervivencia también era más baja. Mary Ann Peberdy, autora principal del estudio, pide que las conclusiones de su trabajo sean tomadas en consideración en los centros sanitarios. Deben evaluar de forma crítica cómo se llevan a cabo las labores de resucitación en las guardias El Google Map del punto G Con la ayuda de ecografías vaginales, médicos italianos han escrutado la zona entre la uretra y la vagina de veinte mujeres en busca del mítico punto G Y existe, aseguran. Eso sí, sólo para algunas N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Desde que el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg se atrevió a definirlo, el punto G se ha convertido en una zona casi mítica de la intimidad femenina. Pero esa localización misteriosa, que desencadenaría el placer sexual más intenso, tiene una localización anatómica. No es una leyenda urbana. Al menos, eso es lo que defiende un grupo de ginecólogos y urólogos italianos. Y para apoyar su hipótesis ofrecen imágenes obtenidas por ecografía donde lo localizan. Los ultrasonidos han revelado diferencias anatómicas claras en la pared vaginal entre las mujeres que aseguran tener orgasmos vaginales relacionados con el punto G y las que no. Los médicos de la Universidad de L Aquila, dirigidos por Emmanuele Jannini, publican sus hallazgos en el último número de la revista Journal of Sexual Medicine La investigación italiana no sólo acaba con las dudas so- ESTUDIO SOBRE EL PUNTO G FEMENINO Las mujeres con experiencia de orgasmos vaginales tienen un tejido más grueso entre la uretra y la vagina, lo que podría indicar la presencia del punto G Ecografía de un mujer de 28 años sin orgasmo vaginal 1 cm Vejiga Ecografía de un mujer de 28 años con orgasmo vaginal Vejiga 1 cm Útero Punto G (tejido más gueso) Vagina Vagina Uretra Vagina bre la existencia del punto G o punto Gräfenberg También brinda la posibilidad a las mujeres que lo deseen de realizarse pruebas para determinar si cuenta con el famoso punto. Si sus parejas deben seguir buscándolo o si deberían desistir. Sería posible con una ecografía, un test sencillo, rápido y barato asegura Jannini. No es el primer descubrimiento de este ginecólogo italiano en torno al área genital y la sexualidad femenina. Janni- Con una ecografía se podría saber quién debe esforzarse más en encontrarlo y quien debe desistir ni ya había descubierto marcadores bioquímicos, relacionados con la intensidad de la función sexual del tejido que se encuentra entre la vagina y la uretra. Allí es donde Gräfenberg sostenía que estaba localizado el punto G Entre los marcadores estaba PDES, una enzima que procesa el óxido nítrico, a su vez implicado en las erecciones masculinas. Sin embargo, esos marcadores no aparecían en el orgasmo vaginal, cuando es innecesaria la estimulación del clítoris. Así que el grupo de la Universidad de L Aquila cambió de estrategia. Decidió utilizar ecografías vaginales para trazar un mapa del espacio entre la uretra y la vagina. Los ginecólogos italianos fotografiaron con ultrasonidos esa zona de nueve mujeres que aseguraron tener orgasmos vaginales y on- ce con una experiencia diferente. Ninguna de ellas tenía alteraciones urológicas ni vaginales de ningún tipo. Comprobaron que el tejido del espacio uretrovaginal (detrás del hueso púbico y alrededor de la uretra) era más grueso en el primer grupo. Hubo una correlación directa entre la presencia de orgasmo vaginal y el grosor del tejido. Los autores piensan que una pared vaginal más gruesa cerca de la uretra está vinculada a la presencia del controvertido punto G Las mujeres sin su presencia probablemente no tendrá un orgasmo vaginal y necesitarán la estimulación de su clítoris dijo Jannini a New Scientist Si se confirman estos resultados, podrían diseñarse tratamientos para mejorar el deseo sexual de las mujeres. Fármacos que incrementen el tamaño de ese tejido y la respuesta femenina con hormonas como la testosterona, por ejemplo. Las mujeres postmenopáusicas serían una población diana para este tipo de terapias. Para otros médicos la teoría de los investigadores italianos no está tan clara. No creen que el punto G sea una estructura diferente. El espacio uretrovaginal es rico en vasos sanguíneos, fibras musculares, nervios... En estudios previos, la mayoría de las mujeres describen algún grado de sensibilidad en esa zona donde debería estar localizado el punto del placer. Otra posibilidad es que las mujeres con orgasmos vaginales hayan alterado su anatomía, con ejercicio que aumente el grosor del tejido. Jannini acepta las limitaciones de su estudio. Sobre todo, por la pequeña muestra en la que se basa. El ginecólogo planea otros estudios más amplios. Mejorar el deseo femenino AP El tiburón martillo, globalmente amenazado La sobrepesca y la creciente demanda de aleta de tiburón han puesto al tiburón martillo más cerca de la extinción. Los científicos reunidos en el encuentro anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia han propuesto que se añada este año a la lista de especies amenazadas, como globalmente amenazado Más información en: http: www. jsm. issir. org ABC Uretra Uretra (externo) Clítoris