Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo VIERNES 22- -2- -2008 ABC Steve Ballmer, junto con el consejero general de Microsoft, Brad Smith (izquierda) y el responsable de software, Ray Ozzie (derecha) en su comparecencia pública ayer REUTERS Microsoft cede a la presión y anuncia que hará sus productos abiertos y compatibles El gigante informártico publicará gratis en su web los secretos de sus interfaces de programación y de sus códigos fuente ANNA GRAU. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. La guerra fría ha acabado en Redmond, sede de Microsoft, el gigante informático americano reiteradamente acusado de prácticas monopolísticas que convertían sus sistemas operativos en un telón de acero impenetrable para la competencia. Por fin, Microsoft entra en la glasnost y se aviene a hacer su software más transparente. Concretamente, han prometido cuatro cosas: Asegurar las conexiones abiertas, promover la portabilidad de datos, aumentar el apoyo para los estándares industriales y buscar un compromiso más abierto con clientes e industria, incluidas las comunidades de código abierto Estos principios regirán a partir de ahora los productos estrella de la casa, los sistemas operativos Windows Vista, Windows Server 2008, SQL Server 2008, Office 2007, Exchange Server 2007 y Office SharePoint 2007, en todas sus versiones pasadas, presentes y futuras. Además, Microsoft publicará gratuitamente en su web la información de todas las API (interfaces de programación de aplicaciones) así como los protocolos de comunicación. También se empezarán a publicar en MSDN cerca de 30.000 páginas de documentación del cliente Windows y de los protocolos servidor que hasta la fecha estaban sujetos a una licencia secreta. La compañía lanzará asimismo la Open Source Interoperability Initiative para promover el intercambio entre las tecnologías propietarias y las de la comunidad de código abierto. Ahí se ofrecerán recursos, laboratorios, pruebas técnicas y un sinfín de oportunidades de desarrollo conjunto. El presidente de Microsoft, Steve Ballmer, fue el encargado de anunciar el nuevo orden ayer en una conferencia de prensa publicitada a bombo y platillo, aunque, eso sí, con una seria advertencia: Ballmer no contestaría preguntas sobre el ambicioso pero por ahora fallido intento de comprar Yahoo. Esta advertencia retrotraía al viejo sistema de hacer las cosas que se estaba prometiendo abandonar; pero cambiar el chip de la transparencia lleva su tiempo. A Microsoft le ha llevado diez años sólo planteárselo. Fue en 1998 cuando Bill Gates puso a Steve Ballmer al frente de su compañía, justo cuando ésta empezaba a tener serios problemas legales por vender su propio buscador de internet, el Internet Explorer, empotrado en el Windows 95, sin dar la opción de usar este programa con un buscador de la competencia. Una demanda del Departamento de Justicia norteamericano y de veinte estados de la Unión obligaron a Microsoft a apearse de su posición dominante. Microsoft acató las resoluciones judiciales cuando no tuvo más remedio, pero no cambió de filosofía, y en 2004 volvió a verse denunciada por lo mismo, esta vez por la Unión Europea. Redmond tuvo que pagar una multa de 600 millones de euros, abrir ciertos protocolos a la competencia y producir una versión de Windows que no incluyera de serie ni el Internet Explorer ni el Windows Media Player. Un paso muy importante El fallido asalto a Yahoo En septiembre pasado la UE dictó sentencia firme contra Microsoft, lo cual tiene mucho que ver con el anuncio efectuado ayer por Ballmer, quien admitió que se estaba dando un paso muy importante para cambiar la manera con que la compañía comparte la información sobre sus productos y tecnologías En los últimos 33 años, hemos intercambiado información con cientos de socios en todo el mundo y hemos ayudado a construir esta industria- -aseguró ayer Ballmer- pe-