Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL VIERNES 22 s 2 s 2008 ABC EE. UU. destruye su satélite fuera de control entre temores a la militarización del espacio La polémica misión ha corrido a cargo de un misil SM- 3 lanzado desde el Pacífico por un buque de la Navy EL DERRIBO DEL SATÉLITE Un misil táctico modificado, disparado desde un buque de guerra de EE. UU. derribó un satélite espía antes de que entrara en la atmósfera terrestre Velocidad: 11.265 km h PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Dentro de una saga que combina bastante intriga internacional, consideraciones de seguridad, guerra de las galaxias, la más sofisticada tecnología y hasta un poco de James Bond, el Pentágono ha conseguido destruir a unos 250 kilómetros sobre las aguas del Pacífico su satélite espía conocido como L- 21 Un ingenio del tamaño de un camión que, desde su lanzamiento en diciembre del 2006 desde la base Vandenberg en California, ha permanecido fuera de control pero con toda su carga intacta de 453 kilogramos de un combustible altamente tóxico, conocido como hidracina. La polémica operación de la Armada de Estados Unidos ha corrido a cargo del crucero USS Lake Erie desplegado al oeste de Hawai y que, desde el 2002, tiene un papel protagónico en ensayos de defensa antimisiles. El buque de la clase Aegis lanzó un misil táctico SM- 3 a las 4: 26 de la madrugada del miércoles al jueves (hora peninsular española) alcanzando de pleno su objetivo. El Pentágono ha solicitado un plazo adicional de 48 horas para determinar a ciencia cierta la completa destrucción del temido combustible. Las múltiples observaciones y análisis realizados hasta el momento indican que los mayores restos en órbita del satélite destruido serían de un tamaño equivalente a un balón de fútbol. Con bastantes probabilidades de ser calcinados en el plazo de dos días, aunque existe el riesgo de que porciones adicionales entren en la atmósfera terrestre durante las próximas seis semanas. De hecho, Estados Unidos ha organizado un equipo para lidiar con sustancias contaminantes en caso de una improbable emergencia. El misil utilizado para esta inusual misión está diseñado para, sin necesidad de una carga explosiva, destruir sus objetivos en movimiento con ayuda de la fuerza cinética acumulada por la combinación de grandes velocidades. Lo que, desde un punto de vista tecnológico, supone básicamente el reto de destruir una bala con otra bala. Según los datos del Pentágono, en el momento del impacto, el satélite a la deriva se desplazaba por el espacio a una velocidad de más de 27.000 kilómetros por hora. Para proceder con la destrucción del malogrado satélite, además de avisar a una serie de países y dictar una alerta pública a la navegación, la Armada de Estados ha esperado a que el trasbordador espacial Atlantis de la NASA retornase el miércoles a su base de Cabo Cañaveral. También se ha esperado a que desapareciera la amenaza de mal tiempo en la zona, en búsqueda de condiciones óptimas antes de que el satélite descontrolado se precipitase el próximo día 6 contra la Tierra. La hora elegida tampoco ha sido una cuestión aleatoria. Tras diversas deliberaciones técnicas, la Armada había llegado a la conclusión de que el mejor momento para esta operación era hacia el final de la tarde, hora de Hawai, cuando el satélite hubiera acumulado el mayor tiempo posible de exposición directa al Sol. Un aumento de temperatura en su superficie requerido para facilitar los sistemas de guía por calor del misil SM- 3, producto de la empresa Raytheon, con un coste estimado en 6,7 millones de euros por unidad. EL SATÉLITE Denominado L 21 quedó fuera de control casi desde su puesta en órbita el 14 de diciembre de 2006. Era del tamaño de un camión y en su interior se almacenaban 453 litros de hidracina, un compuesto químico altamente cancerígeno que utilizaba como propulsor El impacto fue equivalente al choque de un camión de 10 toneladas a 965 km h Cabeza de guerra IMPACTO MISIL SM- 3 Tiene un coste de 10 millones de dólares por unidad. Tuvo que ser reprogramado especialmente para derribar satélites. Se desplegaron dos de estos misiles en dos barcos distintos La cabeza de guerra se separa y busca su objetivo con su cámara de infrarrojos 3 247 km de altura La cabeza de guerra se programó para impactar en el depósito de hidracina y destruirlo completamente. Si hubiera caido a la superficie se habría contaminado una zona de más de 2 campos de fútbol. Tras el impacto, los restos se quemaron en la atmósfera 4 Una bala contra una bala ZONA DE LANZAMIENTO EE. UU. Guía por infrarrojos Utilizando datos preprogramados, el misil se dirige al punto de intercepción estimado Etapa superior 2 ASIA Océano Pacífico Australia Tras la aceleración inicial, el misil establece contacto por radio con el barco ABC Carlos Aguilera Aletas estabilizadoras 8,9 metros Segunda etapa Anillo de equipo de guía Aletas de control 1 LANZAMIENTO El barco utilizó su radar Aegis para dirigir al misil en su primera etapa de aproximación al satélite. Si el primer misil hubiera fallado el blanco, otros dos barcos hubieran intentado el derribo en la siguiente órbita, ya que el satélite sobrevolaba la zona cada hora y media Cohete acelerador 9.600 km h- Velocidad: -Cabeza de guerra: Cinética 0,34 m- Anchura: 8,9 m- Longitud: Fuente: Globalsecurity. org Reuters L. A. Times USS Lake Erie USS Lake Erie USS Decatur USS Russell