Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 22- -2- -2008 ESPAÑA 27 EL PERFIL OTRO ARRESTO PARA EL CAPITÁN CORCHETE El coronel Lorenzo Fernández Navarro fue arrestado en 1981 y ahora en 2008. La primera vez por una carga contra una manifestación; ahora, por un informe POR E. AMADO A. MARTÍNEZ LA CORUÑA. De talante enérgico, dinámico y tenaz, se le conoce cariñosamente como Capitán Corchete Él sabe de la existencia de este apodo, que se remonta a cuando fue capitán a finales de los 70 en el Centro de Instrucción de Reclutas número 11, en Vitoria. En el libro de visitas del C. I. R. un usuario relata que su anterior superior sabe de la existencia de esta página que visita. Los que lo conocen dicen que nunca fanfarronea de su larga vida militar, pero tampoco olvida ninguna experiencia ni recuerdo. Cuentan que es perseverante y hablan de su constancia. La decisión del arresto de Lorenzo Fernández Navarro de los Paños y Álvarez de Miranda, comandante militar de La Coruña y Lugo, se adoptó a principios del mes en curso, pero no ha trascendido a la luz pública hasta ahora, publicado por la prensa y en el arranque de la campaña electoral de las generales. Una supuesta extralimitación del coronel en un informe sobre símbolos preconstitucionales, al calor de la Ley de Memoria Histórica, parida por el PSOE esta legislatura, parece ser la causa de su arresto. A sus 58 años se decidió a escribir este parte. En 1981, siendo capitán de la Policía Militar de La Coruña, había sido detenido por una carga pistola en mano contra una manifestación autorizada contra el ingreso de España en la OTAN. Fue trasladado al Castillo de la Palma, en la Ría de Ferrol, al considerar el gobernador militar coruñés, general Álvarez de Toledo, que se había extralimitado. La Guardia Civil colgó las fotos de dos pederastas ya en prisión No cotejó en los archivos de Interpol si estaban ya arrestados s La Benemérita admite precipitación y exceso de celo P. MUÑOZ MADRID. Dos de los tres pederastas cuya fotografía difundió el pasado miércoles la Guardia Civil para pedir la colaboración ciudadana con el objetivo de identificarles ya estaban en prisión e, incluso, uno de ellos cumpliendo una larga condena. El error se produjo porque el Instituto Armado no consultó con los archivos de Interpol. Uno de los pederastas ya encarcelado es el que tiene la cara más rechoncha. Identificado como Joe Louis Sigourney, nació en Perú y fue arrestado en 2003 en Estados Unidos, país del que tiene pasaporte. Al año siguiente de su arresto fue condenado a veinte años de prisión y su rostro es muy conocido entre los agentes que combaten la pederastia en internet por haber aparecido en muchas imágenes. El otro criminal, moreno y sin barba, fue detenido en Dinamarca en 2006 después de ser identificado por la Policía de su país como Tom Bjarne Tokeland. La explicación de que se haya producido una situación tan rocambolesca como esta es que la Guardia Civil actuó por propia iniciativa y sin seguir mínimamente los protocolos establecidos antes de dar un paso sin precedentes en nuestro país, como es el de difundir de forma masiva las fotografías de unos pederastas. La Policía tampoco tuvo noticias en momento alguno de la intención del Instituto Armado de tomar esa iniciativa. Las primeras consultas con Interpol- -una iniciativa que debía haber adoptado la Guardia Civil desde un principio- demostraron que dos de los individuos que aparecían en las fotografías ya estaban en prisión, uno de ellos desde 2002 e incluso con una larga condena sobre sus espaldas. Las fuentes consultadas señalaron que lo sucedido ha provocado un cierto malestar en Interpol, donde no se entiende la forma de actuar del Instituto Armado. Obviamente, nadie puede saber si una persona está detenida o no en cualquier parte del mundo, pero precisamente una de las funciones de ese organismo internacional es informar a quien lo solicite de si hay datos sobre sospechosos, y más en casos como éste en el que se trata de un fenómeno de delincuencia con ramificaciones internacionales. Fuentes de la Guardia Civil consultadas por ABC admitieron que en este episodio ha habido precipitación y exceso de celo por parte de la Unidad responsable de combatir la pederastia en internet, pero añadieron que al menos lo sucedido servirá para imputar a esos individuos más delitos No siguió el protocolo