Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ELECCIONES 9 M ESPAÑA ANÁLISIS VIERNES 22 s 2 s 2008 ABC A la espera de los debates Cambiar ahora de estrategia parece complicado, pero tampoco estaría de más, cuando unos y otros confían tanto en los debates para deshacer el empate técnico le apoyaron y se pueden sentir ahora desencantados los peligros que hipotéticamente supondría el triunfo del PP. Que se prime esta actitud a la de la exposición de logros en esta legislatura revela la debilidad intelectual del partido gubernamental, que ha optado por un programa por adición en vez de una propuesta elaborada desde principios ideológicos. soluta. La descalificación del PSOE y su Gobierno tiene un lugar principal en la estrategia por si cala el mensaje de que no se puede votar a quienes han mentido sobre la negociación con ETA o no han sabido administrar una buena herencia económica, etc. A lo largo de estos cuatro años- -incluso más: también cuando gobernaban- la derecha ha mantenido sus electores pero se ha mostrado incapaz de ilusionar a otros con la pedagogía y la actitud precisas para explicar un programa y una alternativa. Hay en la derecha una cierta concepción de las elecciones como una suerte de oposiciones, en las que lo lógico sería que ganase el mejor desarrollo de los temas y los equipos, que es lo que creen tener. Nadie duda de que ya está todo programado, las convocatorias y hasta el empeño porque el titular de cada día sea el que está previsto por los estrategas. Cambiar ahora de estrategia parece complicado, pero tampoco estaría de más, cuando unos y otros confían tanto en los debates para deshacer el empate técnico, recordar uno de los más famosos, el que enfrentó a Kennedy y Nixon en 1960. Mucho se ha hablado sobre el mal maquillaje y el sudor del entonces vicepresidente, pero, con el tiempo, los analistas coinciden en que la virtud de Kennedy para terminar con el empate de los sondeos- -que era incluso mayor que el de hoy en España- -estuvo en la elegancia de reconocer los méritos del adversario para añadir que su programa le parecía mejor y exponer este desde el principio. Nixon quería desacreditar a Kennedy como inexperto y cuando llegó a las propuestas estaba ya sudando... Zapatero se hará la foto en el AVE el 6 de marzo, y hoy lo hace Chacón Un fallo en un cambio de agujas causa el primer retraso de un tren À. GUBERN BARCELONA. La campaña electoral arranca a Alta Velocidad. Para poner en marcha el AVE no hubo ni corte de cintas ni discursos protocolarios, en cambio sí habrá plena ocupación de políticos a bordo, que han descubierto con entusiasmo las virtudes del transporte ferroviario. Así, y después de que ayer el alcalde Madrid utilizase la línea para viajar a Barcelona, hoy hará lo mismo la candidata del PSC Carme Chacón, que se subirá al tren en dirección a la capital catalana al acabar el consejo de ministros. Finalmente, y en la que será seguramente una de las fotos de la campaña, la misma Chacón explicó que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es muy probable que use el AVE para acudir al míting que tiene previsto celebrar en Barcelona el 6 de marzo. Otro tanto podría hacer mañana Felipe González, que interviene en un acto electoral en Tarragona junto a José Montilla y la candidata Chacón. Definitivamente, el AVE hace furor entre los políticos, aunque no estén ya en lides electorales. El mismo día de la puesta en marcha de la línea se pudo ver por ejemplo al ex presidente Pasqual Maragall acompañado de dos de sus nietos. Al margen de la politización de las infraestructuras, ayer, en el segundo día de servicio de la línea, la corriente de euforia que se había generado se vio parcialmente empañada por el primer retraso sufrido por un convoy, que acumuló doce minutos de retraso en su entrada en Atocha. De alguna manera, al AVE se le ha caído su primera pluma. Sucedió en el tren de las siete de la mañana con destino a Madrid, en un fallo en un cambio de agujas a la altura de Vallecas, un percance atribuible al Adif y que también afectó a otros trenes en sentido contrario, aunque estos pudieron recuperar luego el retraso durante el trayecto. Con anterioridad a este percance, el tren con demora había sufrido dos paradas no previstas, una en Tarragona y otra tras superar Zaragoza, que dejaron al Siemens S- 103 sin suministro eléctrico eléctrico, según relató Efe. Pese al retraso, no hubo compensación para los viajeros, ya que sólo se devuelve el 50 del billete entre los 15 y los 30 minutos de demora, y el 100 cuando esta es superior a la media hora. Al margen de este percance, el servicio se desarrolló con normalidad. Germán Yanke Que la campaña comience hoy resulta una broma después de las semanas precedentes en las que se han multiplicado los mítines, las promesas electorales y las descalificaciones mutuas. Si los carteles y los anuncios no han pedido formalmente el voto hasta hoy, no se puede decir que este no haya sido reclamado ni que se haya obviado la presentación de los males que supone votar al adversario. Ahora se desacreditarán unos a otros se oye decir a los más mojigatos, porque no faltan los que creen que la campaña inicia el periodo de los insultos. No hay que echar en saco roto este tópico ya que vamos viendo que la política se desliza hacia un tipo de debate que poco tiene que ver con el contraste de políticas distintas. Si desgraciadamente los partidos tienen ya poco de cauces para el debate y se han convertido en maquinarias de poder, la discusión ha perdido el tinte de la confrontación ideológica hasta el punto de parecer más importante evitar el voto al adversario que conseguirlo para uno mismo. La estrategia del PSOE- -la famosa tensión -consiste en hacer visible antes quienes El ejemplo francés Funcionó el método en 2004, bien es cierto que en circunstancias especiales, pero no sirvió en las últimas elecciones municipales, en las que el PP obtuvo en toda España más votos, lo que no deja de ser un síntoma. En Francia, asimismo, no tuvo ningún éxito el programa todo salvo Sarkozy animado por cierta izquierda y rechazado por la mayoría. Aquí, el PSOE confía en la mayor inclinación del electorado, según las encuestas, hacia la izquierda, pero no deja de ser peligroso porque el miedo a la derecha no elimina el desencanto de muchos votantes ante los síntomas de falta de energía de la acción gubernamental y la aparición de problemas, entre ellos los económicos. El PP, por su parte, pretende evitar precisamente que los votos prestados por el electorado en 2004 se mantengan en las arcas de los socialistas más que conseguir nuevos para su opción o, si no nuevos, los que ya tuvieron en 2000 cuando ganó los comicios con mayoría ab-