Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 22 s 2 s 2008 ABC AD LIBITUM DESIGUALDAD LA ESTABLECIDA PERSPECTIVA LA PÉRFIDA ALBIÓN TIENE NOMBRE DE MUJER acuerdo. Cuando afinalesdelsigloXX las empresas españoN par de artículos en la prensa británica han sido las empezaron a tomar posiciones dominantes en sectores suficientes para que el mundo político y económiestratégicos y políticamente sensibles de América Latina, co se haya puesto muy nervioso. Una corresponsal la prensa internacionalacuñóel términode los nuevos conextranjera publica unos datos ciertos- -que el recurso de quistadores. No recuerdo entonces reacciones tan viscerala banca española al Banco Central Europeo ha aumentales, y créanme que me tocó vivirlo con cierta proximidad, do significativamente desde la crisis financiera de este veni del gobierno ni de las propias empresas. Salió a colación rano- -y una interpretación exagerada- -que esa apelala leyenda negra y nadieserasgó las vestiduras, sino quetoción puede reflejar problemas de fondo en algunos bancos dos trabajamos intensamente para superar esa españoles- -para que se desate el patriotismo ecoimagen sesgada, distorsionada sin duda, pero por nómico, se extiendan las acusaciones de conjura mala información, no por mala fe. No criticamos contra la City londinense, se nuble el juicio colectisus intenciones, ni entramos en descalificaciones vo y prácticamente se llegue a pedir su extradipersonales; nadie llamó indignos vendepatrias a ción. Sólo ha faltado convocar una manifestación la oposición política, ni a los economistas españoen la plaza de Oriente, a semejanza de las que perióles críticos de la expansión internacional. Simpledicamente convocaba el caudillo Franco para remente nos pusimos a trabajar en lo que tocaba, que clamar la devolución del Peñón. Pero, eso sí, esta diría Pujol, en explicar nuestra versión de los hevez por consenso de todas las fuerzas democrátiFERNANDO chos, en construir coaliciones sociales de beneficas y sociales. Si el portavoz del PP ha metido al FERNÁNDEZ ciados. Por múltiples caminos, desde las propias Banco de España por medio, un error, se explica empresas, desde las administraciones públicas y desde la porque se rompió el consenso en los nombramientos, como Academia. Pero sin esconder la realidad, ni silenciar a los algunos señalamos en su momento. El incidente no deja de críticos. No hace falta ser experto en comunicación de criser una anécdota, un artículo no puede acabar con un Imsis para darse cuenta de que sólo la transparencia puede perio, pero desvela un problema real de nuestro tejido ecoacallar los rumores. Eso es lo que predican todos los días nómico. Hemos crecido tan rápido que no nos ha dado tiemlos supervisores financieros. No necesitamos reacciones po a cambiar de mentalidad. El subdesarrollo es un estado histéricas, sino road shows explicandolarealidad de un sismental y el cambio cultural es lento. Seguimos comportántema financiero solvente, eficiente y rentable como pocos donos como nuevos ricos con complejo de clase, demasiado en el mundo, pero con una exposición importante al inmoprestos a exhibir afrentas o desafectos por razones de oribiliario y unas necesidades de pasivo considerables. No gen. No nos quieren porque somos hispanos, morenos, catóconduce a nada insultar a aquellos mismos jóvenes agresilicos y del sur. No nos perdonan la gloriosa gesta, no olvivos que hace unos años cortejábamos sin pudor para que dan que hayamos sentado nuestros reales en su territorio, nosfinanciaran la internacionalización ymás tardepresioque hayamos comprado algunas joyas dela Corona británinamos sin clemencia por unos pocos decimales en los difeca. Nos quieren destruir. Todo antes que reconocer que terenciales de crédito. Es contraproducente negar la realinemos un problema. dad. Claro que la restricción de liquidez ha afectado a nuesMe van a permitir que disienta radicalmente del clima tros bancos, pero su mérito ha sido saber reaccionar a tiemde exaltación nacionalista dominante, aunque he de recopo. Ojalá otros hubieran hecho lo propio. Quizás hoy no tennocer que me divierte este renacer del patriotismo español. dríamos que perseguir molinos de viento. Como recomenPero las reacciones histéricas son contraproducentes. Todaría un gurú del Management, sigamos la regla de las tres do buen inversor sabe que perder los nervios es una receta T: tranquilidad, trabajo y transparencia. También desde el para el desastre. Todo buen negociador conoce que ocultar gobierno. Sobre todo desde el gobierno. las emociones propias es condiciónnecesaria para un buen OS acreditados estafadores Alberto Cortina y Alberto Alcocer no tendrán que ir a la cárcel por haberles birlado 4.000 millones de pesetas a sus socios en Urbanor. Así lo ha decidido, en una de sus piruetas procesales, el Tribunal Constitucional, ese innecesario adminículo garantista que, para que no nos falte de nada, incluye el Título IX de la Constitución vigente. Es el mismo Tribunal Constitucional que, cuando lo presidía Manuel García Pelayo, sirvió a los intereses del Gobierno de Felipe González y dio por buena la irregular expropiación de Rumasa a José María Ruiz Mateos. La compleM. MARTÍN jidad técnica de este tipo FERRAND de asuntos y el temor que las togas inspiran a quienes podrían ocuparse de ellos hace que tengan menos acogida en los medios informativos de la que su gravedad aconseja; pero, van calando en la ciudadanía que, sin entenderlo del todo, se solivianta ante el establecido amancebamiento entre los tres grandes poderes del Estado y las colisiones, más forzadas que naturales, entre un Tribunal Supremo y uno Constitucional que no existe en buena parte de las democracias más avanzadas y que muy bien podría ser aquí una sala especializada del órgano jurisdiccional superior en todos los órdenes La ciudadanía, más sutil de lo que le reconocen los partidos clásicos y más perezosa de lo que quisieran los grupos políticos emergentes- -como el UPyD- no metaboliza con facilidad estas graves muestras de desigualdad. El hecho cierto de que sea más fácil ir a la cárcel por el tirón de un bolso que por una gigantesca estafa escandaliza mucho y acarrea un creciente y generalizado desprecio por las instituciones en las que, se supone, radica la esencia de la democracia. El respeto a las formas y las apariencias no es asunto menor. Es, en la cotidianeidad, algo más tangible y próximo que los grandes principios. Muchos ciudadanos, los que son capaces de anteponer su identidad, dignidad y criterio a los planteamientos partitocráticos, tienden a la automarginación cuando advierten que los valores elementales brillan por su ausencia. Si el derecho procesal se antepone a la razón y convierte en inútiles el penal y el civil es como si la caligrafía pasara a ser determinante de la literatura y, por ello mismo, tuviéramos que rendir más honores y atención a un pulcro pendolista que a Miguel de Cervantes, que, dicho sea de paso, tenía muy mala letra y escribía con borrones. Mariano Rajoy, siempre mal aconsejado, empujado por esa pérdida de respeto a los valores tradicionales, se ha pasado al tuteo para reforzar la fuerza populista de sus, por otra parte acertados, alegatos contra José Luis Rodríguez Zapatero. En uno de ellos debiera incluir, por si las encuestas se equivocan, un firme propósito de devolvernos la independencia de los poderes del Estado y el ahorro de un TC que no nos lleva más que al disparate. L U