Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 DEPORTES Liga de Campeones s Octavos de final JUEVES 21 s 2 s 2008 ABC Mucho castigo para el Sevilla Remontó dos veces a un incansable Fenerbahce que sentenció en el 87 Fenerbahce Sevilla 3 2 el campo al contragolpe y en su segunda aparición abrió la jaula. Fue una internada por la izquierda de Alex que Mateja Kezman cabeceó con limpieza a la red. Dio la impresión de que Kezman ha recobrado la talla de futbolista importante que llegó al Chelsea y luego pasó de puntillas por el Atlético. Incisivo en el área, aunque torpe con el balón, trajo de cabeza a la defensa sevillista y le dio la noche a Palop. El Sevilla no se amilanó ante la adversidad. Estuvo a la altura de las circunstancias, al nivel de la competición y de las exigencias que marca su presidente, tan osado como irresponsable en el terreno de los pronósticos. Si en el Fenerbahce manda la zurda de Roberto Carlos, en el Sevilla lo hace la pierna derecha de Dani Alves, el lateral con más influencia del planeta. Desde su carril tiró en el minuto 23 un pase envenenado que Edu despejó al interior de su portería. El Sevilla enseñó toda su ambición en ese tramo. Un par de contragolpes mal concluidos por Adriano y Luis Fabiano no achicaron al equipo de Zico, que exigió más a Palop, muy ágil en defensa de su portería. En pose simétrica, el Fenerbahce volvió a doblar el partido a su favor. Lo hizo a balón parado, un sufrimiento para el Sevilla toda la noche. Lugano remató un córner más solo que la una. El intercambio de golpes no alteró a los andaluces, que volvieron a remar contra corriente. Y con mucho empeño, por cierto. Es un equipo que vuelve a creer y que respondió contundente. Escudé empató en la jugada que retiró del partido a Roberto Carlos, con una brecha en la pierna. Lejos de plegarse, el Fenerbahce siguió al galope y encontró el premio en el minuto 87, en un remate seco, bien dirigido de Senturk que pilló en pañales a Palop. Fenerbahce (4- 4- 2) Demirel; Gonul, Lugano, Edu, Roberto Carlos (Vederson, m. 68) Deivid, Selcuk Sahin, Aurelio, Boral (Kazim, m. 76) Alex y Kezman (Senturk, m. 83) Sevilla (4- 4- 2) Palop; Dani Alves, Escude, Dragutinovic, Adriano; Jesus Navas, Poulsen, Keita, Duda (Capel, m. 62) Luis Fabiano y Kanoute. Árbitro Meyer (Alemania) Amarilla a Kezman, Roberto Carlos, Palop. Goles 1- 0, m. 17: Kezman cabecea solo. 1- 1, m. 23: Pase de Alves que Edu despeja a su red. 2- 1, m. 56: Córner de Alex y cabezazo, solo, de Lugano. 2- 2, m. 66: Escudé remata un córner. 3- 2, m. 87: Potente disparo de Senturk. Paradón de Palop a remate de Aurelio EPA JOSÉ CARLOS CARABIAS El Sevilla vuelve a creer, aunque la derrota diga lo contrario. Se hizo respetar en Turquía, ante un Fenerbahce incansable que sentenció el partido en el minuto 87 después de que le remontaran dos veces. El primer pensamiento que induce un partido como el de ayer es que Roberto Carlos podría seguir jugando en el Real Madrid sin ningún problema, que su radio de acción continúa activo a partir del flanco izquierdo de cualquier campo y que aunque ha perdido velocidad y chispa, la experiencia de sus muchos años en la clase A del fútbol suple las carencias del carnet de identidad. El Fenerbahce es bastante más que su rutilante lateral izquierdo, aunque Roberto Carlos magnetiza casi todos los movimientos de este equipo. Por ejemplo, la mayoría de las entradas de los turcos llegaron por el costado del brasileño, aunque no siempre de su poderoso pie. El partido arrancó volcánico, dos equipos decididos a intervenir de primera mano en el gobierno de la pelota y su dirección. Y ambos, con un perfil muy parecido. Acciones rápidas, de corte tajante, llegar y golpear sin muchas contemplaciones. Al Fenerbahce lo empuja un estadio y una hinchada con fama de envolventes y al Sevilla lo impulsa la recuperación de un estilo que le ha proporcionado la mejor cadena de triunfos de su historia. El conjunto otomano estiró Una lección defensiva del Milán al Arsenal Tapó todas las vías de penetración del equipo local y sólo recibió un susto en la última jugada, Adebayor al larguero ABC LONDRES. Arsenal y Milán lo dejaron todo pendiente para la vuelta en Milán. El 0- 0 de ayer dejó las puertas abiertas a todo, aunque la apuesta le salió mejor al conjunto italiano por aquello de jugarse todo en casa. Claro que allí deberá hacer una apuesta un poco más ambiciosa que la mostrada ayer, en la que su objetivo estaba claro: mantener la puerta a cero. Para ello no le importó sacrificar todo lo demás: creación, brillantez, poder ofensivo... Era demasiado pedir a un equipo italiano en un choque de ida y vuelta. Aunque sea el campeón de Europa en título. Poco aportó la primera mitad. Los dos equipos salieron con excesivas precauciones y en cuanto el Milán se dio cuenta de que su rival no iba a ser el equipo presionante y machacón en ataque que se esperaba abrió un poco más sus líneas. Juego más efectista que efectiArsenal Milán 0 0 ceta, aunque el férreo marcaje de los centrales dejaba poco espacio a los rematadores. La pegajosidad de los milanistas en la presión impidió a los jugadores del Arsenal poder disparar con comodidad de lejos. Sólo hay que anotar una parada en el haber de Kalac en la primera mitad, tras jugada de Eboué que remató Hleb. Cambió la actitud del Arsenal en la segunda mitad. Eboué y Cesc comenzaron a mover al equipo y las ocasiones se sucedieron, en especial por parte de Adebayor, ayer sin pólvora en sus botas. Quince minutos duró la presión insistente y sin cuartel del Arsenal, que se topó con la versión más completa del Milán cerrado. El partido se igualó después y Wenger, que cumplía ayer su partido número cien en la Liga de Campeones, Movió sus fichas en busca de un mayor potencial ofensivo. Pero ni por esas. El Milán es un experto en construir un equipo desde la defensa y ni siquiera la lesión de Nesta le impidió cumplir su objetivo, pese al susto final del remate de Adebayor al palo. En el otro partido de la jornada, Olympique, 1 (Benzema) Manchester United, 1 (Tévez) Arsenal (4- 4- 2) Lehmann; Sagna, Gallas, Touré (Senderos, m. 53) Clichy; Eboué (Walcott, m. 89) Cesc, Flamini, Hleb; Adebayor y Eduardo (Bendtnert, m. 74) Milán (4- 4- 2) Kalac; Oddo, Nesta (Jankulovski, m. 49) Kaladze, Maldini; Seedorf (Emerson, m. 86) Gattuso, Pirlo, Ambrosini; Kaka y Pato (Gilardino, m. 76) Árbitro: Bo Larsen (Din. Amarilla a Senderos, Eboué y Pato. Roberto Carlos no terminó el partido por un brecha en la pierna al intentar evitar el gol de Escudé vo, porque nunca disparó con intención a Lehmann. El Arsenal no encontraba espacios libres. La telaraña milanista del centro del campo impidió cualquier intento de jugada elaborada desde esa línea. Sólo le quedaba las opciones del juego por la banda y de los disparos lejanos. Sagna fue el más efectivo en la primera fa-