Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CIENCIAyFUTURO JUEVES 21 s 2 s 2008 ABC ENFERMEDADES INFECCIOSAS (1940- 2004) N de eventos: 1 2- 3 4- 5 6- 7 8- 11 2 Se trata, según los propios científicos, de un momento seminal para el estudio de las enfermedades emergentes. Nuestro estudio ha conseguido demostrar que uniendo las ciencias ecológicas a la salud pública se puede ampliar el campo de una forma dramática. Durante las tres últimas décadas, se han gastado inutilmente miles de millones para intentar explicar las pautas aparentemente aleatorias que llevan al surgimiento y a la expansión de las nuevas enfermedades infecciosas. Esta investigación, por fin, arroja algo de luz sobre el problema y una primera aproximación sobre las zonas en que los nuevos brotes pueden ocurrir en el futuro. Según Kate Jones, investigadora del Instituto de Zoología de Londres y coautora del estudio, los puntos calientes en los que pueden surgir nuevas enfermedades son más comunes en áreas ricas en vida salvaje. Por eso, proteger especialmente esas regiones supondrá un valor añadido en la prevención de futuras enfermedades Conocer el problema, sin embargo, no es suficiente, ya que en la actualidad, la mayor parte de los recursos económicos se invierten en vigilar las naciones más desarrolladas. Sin embargo, sería necesario e inteligente según el estudio, tomar medidas de precaución en los puntos calientes, localizados en su mayoría en países en vías de desarrollo. Pautas aleatorias OCÉANO PACÍFICO 1 OCÉANO ATLÁNTICO OCÉANO PACÍFICO ZONA AMPLIADA 1 OCÉANO ÍNDICO ZONA AMPLIADA 2 Europa OCÉANO ATLÁNTICO Localizan en un mapa los puntos calientes de las epidemias que vienen El sida, el SARS, el virus del Nilo y el Ebola extienden su radio de acción J. M. NIEVES MADRID. Las cosas pueden ir bastante peor de lo que creíamos. O por lo menos eso es lo que se desprende del concienzudo trabajo realizado por científicos de las universidades norteamericanas de Georgia y Columbia, en colaboración con el Instituto Zoológico de Londres. Se trata, en efecto, de la primera prueba concreta de que enfermedades infecciosas como el sida, el síndrome respiratorio agudo y severo (SARS) el virus del Nilo o el ébola, lejos de estar controladas, aumentan rápidamente su radio de acción en todo el mundo. El estudio se publica hoy en Nature El equipo de investigadores analizó 335 brotes de enfermedades infecciosas en los cinco continentes, desde 1940 hasta el presente. Y determinó que las epizootias (enfermedades originadas por animales y que pueden pasar al hombre) son la más importante y constante de las amenazas globales para la salud de las personas. Muchas de ellas, como el SARS o el virus del Ebola, originadas en la fauna salvaje. El segundo gran culpable del auge de las enfermedades infecciosas emergentes es la resistencia a los antibióticos, capacidad que favorece la aparición, entre otros, de males tan difíciles de tratar como la tuberculosis extremadamente resistente. ro los científicos no se limitaron a determinar las causas y el origen de las enfermedades infecciosas emergentes, sino que fueron un paso más allá. Utilizando sofisticados modelos informáticos consiguieron construir un mapa global con los puntos calientes del planeta. Un mapa que ayudará a prevenir dónde pueden producirse los siguientes brotes. ABC Costa Este de Estados Unidos Más información: http: www. who. int whr 2007 en Un paso más allá Revisando al detalle las estadísticas, los investigadores se encontraron con el hecho de que la mayoría de las nuevas enfermedades surgieron durante la década de los ochenta. En palabras de Mark Levy, uno de los autores del estudio, esta circunstancia probablemente se debió a la pandemia de sida de aquellos años, que llevó a la aparición de toda una serie de nuevas enfermedades capaces de afectar a las personas Pe- AFP El Atlantis regresa, misión cumplida El transbordador estadounidense Atlantis aterrizó ayer como estaba planeado, a las 15.07 hora española, en el Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida) tras una misión de 13 días en el espacio cuyo objetivo principal ha sido acoplar el módulo científico europeo Columbus a la Estación Espacial Internacional (ISS)