Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21 s 2 s 2008 JUEVES deESCENA 85 TEATRO INTERNACIONAL s LONDRES La importancia de saber extrañarse por un bolso Penelope Keith pasa con nota el examen de la frase de la obra más famosa de Wilde EMILI J. BLASCO, CORRESPONSAL LONDRES. Las dos frases más famosas del teatro inglés, que suelen citarse frecuentemente cuando se presenta la adecuada ocasión, son: Ser o no ser y ¿Un bolso? De lo más trascendental a lo más trivial, del Hamlet de Shakespeare a La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde. ¿Un bolso? es lo que pregunta Lady Blacknell cuando, examinando a quien aspira a casarse con su hija, aquel le dice que desconoce a sus propios padres y que, siendo bebé, fue encontrado dentro de un bolso. El momento es clave para el desarrollo de la obra, y es la ocasión que espera el público para calibrar a la actriz que encarna a la dama victoriana. En la memoria colectiva quedan los extremados tonos utilizados por Edith Evans, popularizados por una película de 1952. En la representación que hasta el 26 de abril está en el Vaudeville Theatre de Londres, Penelope Keith prefiere limitarse a arquear las cejas, sin particular entonación de las tres vocales de a handbag con las cejas de puntillas, para luego verter su horror más teatral en el diálogo que sigue: un bolso dejado nada menos que en un lavabo público, y además de una estación de tren, la de Victoria, el peor sitio imaginable para alguien que guarda tanto las maneras como Lady Blacknell. La dama está dispuesta quizás a pasar por alto lo de ser hallado como paquete, pero no en un lugar Penelope Keith y Rebecca Night, en una escena del montaje de tan baja etiqueta. De la hipocresía y de la doble vida trata magistralmente la comedia, la mitad de la cual al menos debiera encontrarse en un diccionario citas. La importancia de llamarse Ernesto que dirige Peter Gill, presenta diáfanamente la acción y los personajes concebidos por Wilde en 1895. Ni Lady Blacknell es una generala alemana, como otras veces ha ocurrido, ni hay una homosexualidad manifiesta por parte de Algy Moncrieff Probablemente Wilde situó entre líneas algún guiño gay, pero como un lenguaje codificado dirigido a un pequeño círculo y no con pretensión de veladamente sustentar en ello la trama. The Importance of Being Earnest se traduce literalmente como la importancia de ser formal aunque también va sobre la importancia de llamarse Ernesto (Ernest se pronuncia NOBBY CLARK igual que earnest nombre del que están enamoradas las dos jóvenes casaderas y los dos pretendientes aseguran tener. Al parecer, earnest era también una forma de cierta jerga victoriana para gay. El peso del cartel corresponde a la gran dama cómica inglesa Penelope Keith, pero la figura central acaba siendo inesperadamente Gwendolen, por la expresiva interpretación de Daisy Haggard.