Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 JUEVES deESCENA JUEVES 21 s 2 s 2008 ABC A telón abierto Festival de Almagro 2009 Cardenio primera coproducción con la Royal Shakespeare Company SEVILLA. El Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro realizará para 2009 su primera coproducción con la Royal Shakespeare Company, según decisión tomada ayer entre el director del festival, Emilio Hernández y Greg Doran director de la RSC. Hace tiempo que estábamos pendientes de hacer algún tipo de colaboración pero no hemos podido cerrarla hasta ahora delcaró MARTA CARRASCO ayer Hernández que se encontraba en Sevilla para asistir al estreno de la obra El pintor de su deshonra a cargo de la CN de Teatro Clásico. La obra, que se presentará en el festival de Almagro de 2009 será Cardenio un personaje ficticio de la novela Don Quijote de la Mancha y pieza teatral perdida en un principio y atribuida a John Fletcher y William Shakespeare. El pasado año Greg Doran, director de la Royal Shakespeare Company, anunció que la compañía había logrado autentificar una de las versiones. Habrá dos versiones, en inglés y en español, dado que después de su estreno en Almagro, la obra se pondrá en escena en el festival de teatro de Stratford (cuna de Shakespeare) así como realizará una gira mundial. La dramaturgia del texto ha sido encargada al dramaturgo sevillano Antonio Álamo. Bernhard completa el póker de grandes autores en el CDN Carme Portaceli dirige en el teatro Valle- Inclán Ante la jubilación una obra contra el nazismo del dramaturgo alemán JULIO BRAVO MADRID. El Centro Dramático Nacional completa con el estreno de Ante la jubilación el póker de grandes dramaturgos con que llena actualmente los carteles de sus dos teatros, el María Guerrero y el Valle- Inclán. Thomas Bernhard, autor de la obra, se suma así a Eugene Ionesco, William Shakespeare y Antón Chejov. Ante la jubilación se estrenó en Alemania a finales de los años setenta. Cuenta la historia de tres hermanos (Clara, Vera y Rudolf) que conviven bajo el mismo techo. Él tuvo que permanecer escondido por su pasado nazi, pero ahora es un alto cargo de la Justicia alemana, y tiene cerca su jubilación. Vera- -que tiene relaciones incestuosas con él- -comparte sus ideas, pero no así Clara que, atada a una silla de ruedas desde el final de la guerra, pasa buena parte de sus días leyendo (a través de ella se expresó Bernhard) Los tres se preparan para celebrar el cumpleaños de Himmler, el dirigente nazi, que salvó la vida de Rudolf al facilitarle un pasaporte falso. Carme Portaceli es la responsable del montaje; es, confiesa, un texto muy querido, que le rondaba desde hace años. Es una obra grande, propia del que Estreno en Málaga Miguel de Molina, protagonista de un musical En el teatro Cervantes de Málaga se estrena mañana Miguel de Molina: la copla quebrada una obra escrita por Borja Ortiz de Gondra. Rosario Ruiz Rodgers dirige esta producción, que presenta al artista malagueño en su exilio bonaerense, desde el que recuerda sus días de gloria. Miguel Palenzuela y Ángel Ruiz interpretan a Miguel de Molina en esta obra, donde suenan varias de las canciones que popularizó. Miguel Palenzuela y Ángel Ruiz Teresa Lozano y Walter Vidarte ALBERTO NEVADO CRÍTICA Dos caballeros de Verona Autor: William Shakespeare. Versión y dirección: Helena Pimenta. Escenografía: José Tomé y Pedro Galván. Iluminación: Miguel Ángel Camacho. Vestuario: Ana Garay. Coreografía: Nuria Castejón. Intérpretes: Gabriel Garbisu, Sergio Otegui, Miriam Montilla, Saturna Barrio, José Tomé, Jesús Berenguer, Jorge Basanta, Natalie Pinot, Jorge Muñoz y el perro Illun. Lugar: Teatro Fernán- Gómez (Centro Cultural de la Villa) Madrid. Cumpleaños con Shakespeare JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Para celebrar su vigésimo cumpleaños, la compañía Ur Teatro regresa a Shakespeare, un territorio que ha frecuentado a con- ciencia y, generalmente, con buenos resultados. Bajo la batuta de Helena Pimenta, han elegido Dos caballeros de Verona una de las primera obras del Bardo de Stratford, que debió de escribirla en torno a 1590 inspirándose probablemente en una de las historias contenidas en la Diana del portugués Jorge de Montemayor o en alguna adaptación teatral de la misma. Una pieza que es de las menos apreciadas por la crítica erudita, que encuentra en ella elementos y anticipos de lo que el dramaturgo llegaría a ser, aunque no los suficientes como para dejar de despacharla como un trabajo menor con el defectuoso acabado de un boceto primerizo. Cierto es que la estructura y el desarrollo de esta comedia cojean de aquí y allá, y parece hecha con retales, pero también es verdad que tiene momentos muy divertidos y jeribeques argumentales atractivos. En esencia, trata del pulso entre la amistad y el amor a través de la historia de dos ami- gos, Valentín y Proteo, que sucesivamente deben partir a Milán; el segundo no dudará en traicionar al primero para medrar en la corte y arrebatarle a su amada, aunque el traicionado, que el destino pone al frente de una partida de bandidos, terminará perdonándolo y hasta ofreciéndole su dama como prueba de afecto fraternal. Una ensalada farsesca que el desbordante Harold Bloom, tan atento lector de Shakespeare, sólo salva por una las criaturas secundarias, el criado Launce, aquí denominado Lanza, un tipo descacharrante, que rezuma humor marxiano y que, Bloom dixit, es una lástima que el autor desaprovechara en esta obra tan insuficiente. Los personajes femeninos son tratados con asaz desconsideración, por lo que Pimenta se toma la revancha cerrando la función traicionado al autor, aunque con un guiño ibseniano: las dos enamoradas abandonan la sala por el patio de butacas mientras suena un portazo. El montaje de Ur traslada la acción a los años 20 del pasado siglo, lo que permite a los caballeros lucir esmoquin y a las damas traje de noche, amén de propiciar algún uniforme mussoliniano, y eso suele resultar vistoso; el diseño de producción es francamente elegante, con nota para el estupendo vestuario de Ana Garay, la excelente iluminación de Miguel Ángel Camacho y los animados números musicales, pero el conglomerado de elementos dispares ensamblados por Shakespeare se ha traducido en una puesta en escena discontinua, que da sensación de amontonamiento y desorden, como si el ritmo se hubiera confundido con la prisa. Algo que se extiende a la interpretación, muy irregular y con muy heterogénea dicción y prosodia: a veces parece que los actores actuaran en claves diferentes, salvando al formidable Lanza encarnado por José Tomé y al perro que lo acompaña en una escena, todo un ejemplo de sobriedad. es el más grande creador del siglo XX Para la directora barcelonesa, lo fabuloso es cómo el autor parte del micromundo de los tres hermanos para atravesar el recorrido emocional de los personajes y convertirlos en reconocibles, trascendiendo las ideologías. Es una obra tan grande que apenas hay que hacer otra cosa sino contarla dice Carme Portaceli. Su teatro nunca es meramente literario, sino plenamente vital. Su modernidad está más en su pensamiento que en el aspecto formal de su teatro Un gran armario es la única escenografía (la firma Paco Azorín) de esta función, que se estrena hoy en la sala Francisco Nieva del teatro Valle- Inclán, y que cuenta con un estimulante trío de actores: Teresa Lozano (Clara) Gloria Muñoz (Vera) y Walter Vidarte (Rudolf) Los tres coinciden en señalar la belleza, complejidad y profundidad del texto de Thomas Bernhard. Más información sobre la producción: http: cdn. mcu. es