Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21 s 2 s 2008 CULTURAyESPECTÁCULOS 81 La locura de ser abuelo llevada a la pantalla grande por Vincente Minnelli El domingo, gratis con ABC, la secuela de El padre de la novia rodada por el cineasta POR LUIS CONDE- SALAZAR Todo estaba tranquilo: Una casa totalmente pagada, unos hijos totalmente pagados y una adorable mujer Tuvo que ser anunciada la llegada de cincuenta centímetros de alaridos humanos para que todos los sueños del fiscal Stanley Banks, un hombre en la cincuentena con ganas de comerse el mundo desde su ventajosa posición de clase media- alta, se esfumaran como polvo en el aire. Su hijita mayor, la adorable Kay, casada con el cretino Buckley Dunstan, había quedado embarazada y, con ello, cometía el delito de convertir a un hombre por fin libre en abuelo. Gran alborozo para todos menos para el metapadre encarnado por Spencer Tracy (1900- 1967) uno de los mejores actores de la historia del cine. Vincente Minnelli (1903- 1986) un realizador que encontró su filón personal en el género de la comedia familiar, había rodado y estrenado en 1950 El padre de la novia protagonizada por Tracy en el papel de padre de una jovencísima morena de ojos violetas y figura de reloj de arena que encadilaría con su voluptuosa sensualidad a medio mundo. Y al otro medio, también. Se trataba de la británica Elizabeth Taylor, nacida en 1932. Tenía por entonces dieciocho añitos y ya había firmado en la vida real su primer contrato matrimonial. Luego vendrían siete más, incluidos dos con el mismo hombre, el actor Richard Burton, a quien conoció a fondo en el rodaje de Cleopatra en uno de los papeles más aclamados de ambos. Minnelli obtuvo un rotundo éxito de taquilla- -con nominación al Oscar incluída- -con aquel sencillo pero efectivo argumento en el que un padre gruñón ve como le es arrebatada su hija por un muchachito honrado (Buckley Dunstan, interpretado por Don Taylor) por quien no siente, precisamente, simpatía. Un reparto completado por la figura de Irene Dunne, magnífica actriz- -fue nominada en cinco ocasiones para el Oscar- -que hace de esposa de Tracy y madre de Taylor, que vio declinar involuntariamente su carrera cuando su marido, el productor Walter Wanger, desesperantemente ce- IÑAKI EZKERRA EN EL AULA DE CULTURA DE ABC Al legitimar las ideas de ETA se deslegitima a las víctimas MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Es uno de ésos hombres que ha levantado la voz, el ánimo y la palabra frente al telón de acero la barbarie etarra, frente al muro de la vergüenza de su ideología obtusa y totalitaria. Iñaki Ezkerra, escritor, periodista y presidente del Foro de Ermua, vuelve hoy a hablar alto y claro en el Aula de Cultura de ABC (Centro Cultural del Círculo de Lectores. O Donnell, 10, a las 20.00 horas) que patrocina la Fundación Vocento, donde pronunciará una conferencia cuyo título no deja lugar a casi ninguna duda: La derrota de ETA y la batalla de las ideas El propio autor traza las líneas maestras de su disertación: Sostengo que aparte de la derrota de ETA y su mundo en el terreno judicial y policial y usando todos los resortes del Estado de Derecho, además se tiene que librar una batalla ideológica una batalla moral ¿En estos últimos cuatro años se ha perdido esa batalla? ¿Es más, se ha dejado de librarla? Lo grave de esta legislatura de Zapatero es el reforzamiento ideológico y moral que ha recibido el mundo de ETA algo más grave que el hecho de que haya resucitado la banda en el terreno criminal. Se les ha dicho que tenían razón, que tenían parte de razón. Ha sido una legitimación de la ideología etarra y nacionalista Alguien alimenta a la serpiente totalitaria, alguien inocula sus huevos con un veneno letal. El nacionalismo vasco es totalitario y racista, algo que que algunos no quieren ver- -sostiene Ezkerra- Dónde está el mal, pues precisamente en la ideología. Cuando hablamos de derrotar a ETA es fundamental que se condene también la ideología. En Sabino Arana ya estaba ETA ¿Ideas o bombas lapa del pensamiento? A veces se dice muy a la ligera que todas las ideas son defendibles- -continúa el escrito- pero hay ideas que son indefendibles y miserables. Y deben ser perseguidas. Pensar que el otro no es igual que tú, que no tiene los mismos derechos... no es una idea digna ni presentable. Hay que desligitimar esa ideología, porque legitimando ésas ideas se deslegitima a las víctimas y la moral y la ideología democráticas. El Talmud judío lo expresa muy bien: Si sóis piadosos con los crueles, terminaréis siendo crueles con los piadosos y ésa cita es el resumen del programa de Zapatero El éxito pedía continuación Imagen de la película El Padre es Abuelo rodada por Vincente Minnelli loso, le metió una bala en el cuerpo al agente artístico de la intérprete. Por desgracia, ella pagó con el ostracismo los platos rotos. La aclamación tras el estreno de El padre de la novia fue tal que Minnelli, presionado por su estudio (Metro Goldwyn Mayer) se vio casi en la obligación a rodar una secuela con el mismo reparto pero continuando con la sucesión digamos que lógica de los hechos. La película se llamó Father s Little Dividend (traducida en España como El padre es abuelo haciendo alusión a la teoría de la esposa del fiscal en la que sostiene que un nieto es como recibir un dividendo Por supuesto, Stanley Banks, que tenía planes de futuro, no lo ve de la misma manera: su hija está encinta y él va a ser abuelo, ese es el inconveniente A partir de la noticia, recibida por Banks con la sonrisa que uno es capaz de poner ABC El padre es abuelo EE. UU, 1951 Título original: Father s Little Dividend Dirección: Vincente Minnelli Guión: Albert Hackett y Frances Goodrich Intérpretes: Spencer Tracy, Elizabeth Taylor, Joan Bennet, Don Taylor Música: Albert Sendrey El nieto es el dividendo ABC regalará a sus lectores cada domingo tres películas con la colección Joyas del cine La primera entrega, el próximo domingo, incluye actores como Kirk Douglas, Elizabeth Taylor o Bogart... en la cara cuando se le abre una úlcera, comienza el conflicto entre los abuelos de ambas familias por la propiedad del cariño de un bebé en puertas. Otra vez un argumento sencillo, sin grandes campanas, acompañado de diálogos ingeniosos producidos en buena parte por el desdén del futuro abuelo ante la tensa situación, como cuando Kay escapa de casa y su marido llama al fiscal. No te preocupes- dice- si se llevó cepillo de dientes no se tirará al río La cosa se complica cuando nace el pequeño y el joven matrimonio se instala en casa de los abuelos de Kay como solución a los problemas de espacio y a una economía no muy boyante. A principios de los años noventa se llevó a cabo un remake de ambas películas, protagonizadas por el cómico Steve Martin en el papel que le correspondió en su momento a Spencer Tracy. Ni que decir tiene que la diferencia es notable. A favor de Tracy, claro.