Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos JUEVES 21- -2- -2008 ABC Una visitante examina minuciosamente las alegorías de la bóveda pintada por Giordano en 1697 SIGEFREDO La milagrosa restauración de la bóveda de Luca Giordano reabre el Casón Una exposición del pintor napolitano abre hoy el edificio que celebrará, hasta el 4 de mayo, unas jornadas de puertas abiertas SUSANA GAVIÑA MADRID. Luca Giordano fue calificado en su época de pintor fa presto esto es, que ejecutaba sus obras con gran rapidez. Esta virtud, junto a su extraordinaria capacidad para despojarse de su propia personalidad al asumir e imitar el estilo de otros artistas, fueron ensalzadas mientras vivió, pero después fueron las responsables de sepultar su prestigio. Ahora, el Prado ha decidido reivindicar y redescubrir al pintor napolitano con una exposición que sirve para abrir de par en par el Casón de Buen Retiro- a partir de hoy, y hasta el 4 de mayo, se celebran unas jornadas de puertas abiertas- que ha permanecido cerrado por obras diez años. Adscrito al Campus del Museo del Prado, la futura función del Casón será la de albergar un Centro de Estudios, que incluye una sala de lectura- situada en la antigua Sala de Baile del Palacio del Buen Retiro que pasó a convertirse en Salón de Embajadores- Es ahí donde precisamente se eleva la obra más importante de Luca Giordano, la bóveda en la que el artista napolitano dejó plasmada la Apoteosis de la Monarquía Española en 1697, y que constituye uno de los siete murales- no todos se conservan- que elaboró el artista durante su estancia en tierras españolas, entre 1692 y 1702, bajo el reinado de Carlos II. Desde que se pintó hasta ahora, el espacio ha pasado por usos muy variados en sus tres siglos de existencia- Museo de Reproducciones artísticas, acogió colecciones del siglo XIX, y la primera exhibición del Guernica Todo esto quitó el sentido original del edificio. Nuestra intencion ha sido devolverle su carácter original y restituir la importancia de la obra del pintor explicó ayer el director del Prado, Miguel Zugaza. Para ello el museo ha organizado una exposición que reúne 56 pinturas del artista napolitano, procedentes tanto del Prado, como de Patrimonio Nacional y colecciones privadas. Ha sido un largo trabajo de investigación realizado desde 2001, año que comenzó la restauración de la bóveda y que concluyó en 2006 indicó Gabriele Finaldi, director adjunto de Conservación e Investigación del Prado. Giordano era un virtuoso en el siglo de los virtuosos. En la ejecución era capaz de realizar un retrato de memoria, imitar el estilo de cualquier artista, y pintar una bóveda con una rapidez excepcional indicó. Nacido en Nápoles en 1634, Luca Giordano pronto mostró su talento, y su proximidad con los españoles, comenzando a realizar trabajos para la Corte Española desde Nápoles. En 1692 se traslada a Madrid, donde permanece diez años, que suponen la culminación de su carrera En España, país que le trató muy bien elaboró durante esa década siete frescos- El Escorial, Aranjuez, la Catedral de Toledo, la Capilla real del Alcázar y el Casón del Buen Retiro, entre otros- Perdidos algunos de ellos, otros, como el del Casón del Buen Retiro, fueron restaurados, no sin cierta dificultad. La recuperación de la bóveda, a la que se hizo de todo, ha sido casi milagrosa subrayó Finaldi. Y es que el trabajo ha consistido en devolver el fresco- repintado en un 85 por ciento- a su estado original. A este compromiso y esfuerzo por devolver a Giordano al lugar que merece, se suman los trabajos para llevar a cabo el Catálogo razona- La muestra reúne 75 obras, entre lienzos, dibujos, planos y estampas, que ilustran la pintura de Giordano