Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21 s 2 s 2008 INTERNACIONAL 33 Brown gravará a los inmigrantes El Parlamento para costear su asistencia social Europeo aprueba el La nacionalización se aplaza hasta después de los seis años, y habrá que dominar el inglés y realizar trabajos comunitarios EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. El Reino Unido implantará una tasa para inmigrantes con el objetivo de recaudar fondos destinados a hacer frente a la demanda de mayores servicios sociales- -educación, sanidad y vivienda de protección, principalmente- que supone la llegada de más población. La idea es crear un fondo para el impacto transitorio que suponen los inmigrantes para las arcas del Estado hasta que encuentran trabajo y comienzan a cotizar a la Seguridad Social y a regularizar el pago de impuestos. El Gobierno aún no ha concretado la cuantía de esa tasa, destinada a inmigrantes de fuera de la UE, pero podría tratarse de un recargo del 10 por ciento sobre el precio del visado. Éste es de unas 200 libras (270 euros) en el caso de una estancia mayor de seis meses, por lo que el nuevo impuesto sería de unas 20 libras supletorias. De todos modos, el precio variará en función del tipo de inmigrante y de la supuesta carga que vaya a ocasionar al Estado. Personas de más edad, con hipotética mayor necesidad de atención sanitaria, con hijos menores o cónyuge que no trabaje, pagarán más que los jóvenes sin nadie a su cargo. Según The Daily Telegraph ello supondría para el Estado unos ingresos de 15 millones de libras al año (20 millones de euros) muy por debajo de las necesidades expresadas por los entes locales del Reino Unido, de los que depende gran parte de la financiación de servicios sociales, ante la avalancha inmigratoria de los últimos años. En realidad, ésta ha sido protagoniza por los más de 600.000 inmigrantes llegados del Este de Europa, principalmente polacos, que son ciudadanos de la UE y por tanto ajenos a esos planes impositivos. También ciudadanos de ciertos países de la Commonwealth están exentos de visado. La nueva tasa comenzará a cobrarse en abril de 2009, un año después de que este mes de marzo empiece a aplicarse el sistema de puntos para la admisión de inmigrantes no comunitarios. El sistema prima a los inmigrantes cualificados y exige un depósito económico para los menos cualificados, con el que pagar el viaje de regreso si no encuentran trabajo durante el tiempo de visado. A todas esas trabas para la inmigración se unen las también anunciadas ayer por la ministra del Interior, Jacqui Smith, relativas al proceso de nacionalización. La ciudadanía británica tardará más tiempo en conseguirse y deberá ser ganada con el cumplimiento de mayores condiciones. Esto será aplicable a todos los extranjeros residentes que quieran disponer de pasaporte británico, incluidos los provenientes de otros países de la UE. Hasta hoy, la nacionalidad podría reclamarse después de haber vivido en el país durante cinco años, con el posterior tiempo de demora en la tramitación de la solicitud. La nueva normativa exigirá que tras ese primer periodo, en el que el inmigrante es considerado residente temporal, se acceda a un periodo de prueba de al menos un año en el que se pase a ciudadano en prueba En ese tiempo la persona tendrá que demostrar su integración en el país: nivel de inglés, conocimiento de la historia nacional e implicación en trabajos de voluntariado comunitario. Según Smith, el interés del Gobierno es que todo inmigrante que lleve cinco años en el Reino Unido opte entre pedir la nacionalidad o marcharse del país, aunque la disyuntiva no puede ser obligatoria. El Partido Conservador criticó el plan del Gobierno, porque a su juicio no ataca el problema en su raíz, que es la llegada misma de inmigrantes. Para los tories sería necesario un sistema de cuotas que limite anualmente el número de personas que llegan para trabajar al Reino Unido. Tratado de Lisboa El informe de Méndez de Vigo recomienda la ratificación en los Estados antes de 2009 MARIBEL NÚÑEZ CORRESPONSAL BRUSELAS. El Parlamento Europeo aprobó ayer por 525 votos a favor, 115 en contra y 29 abstenciones el informe presentado por el eurodiputado del PP Íñigo Méndez de Vigo sobre el Tratado de Lisboa, ya firmado por los Jefes de Estado y de Gobierno en diciembre en Lisboa. El texto que salió ayer de la Eurocámara recomienda a los Estados miembros que ratifiquen el Tratado antes del 1 de enero de 2009, todos por vía parlamentaria a excepción de Irlanda. Méndez de Vigo aseguró ayer que el Tratado de Lisboa dotará a la Unión Europea de instrumentos más democráticos y más eficaces para actuar y seguir construyendo políticas que aporten un valor añadido a los ciudadanos europeos aunque reconoció que la Eurocámara era más ambicioso que el Tratado final. Entre las cosas que se han quedado en el camino está el carácter constitucional del Tratado y algunas de sus características, como la bandera o el himno, además del cargo de Ministro de Asuntos Exteriores. El presidente del Parlamento Europeo, Hans- Gert Pöttering, aseguró que el resultado de la votación representa la voluntad libre del pueblo y otorga a la UE la posibilidad de mejorar su funcionamiento y refuerza la democracia Desde las filas socialistas Richard Corbett, coponente del informe, explicó que con el nuevo Tratado toda la legislación estará sometida al control de los Parlamentos nacionales y del Parlamento Europeo, un nivel de escrutinio que no existe en ninguna otra organización internacional Como nota de color tres eurodiputados euroescépticos del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) se disfrazaron ayer de gallinas para simbolizar el miedo del Gobierno de su país a un referendum sobre el Tratado. Naturalizarse o marcharse Para los tories el plan del Gobierno no ataca el problema en su raíz, que es la misma llegada de inmigrantes Ingreso insuficiente Alemania pide ayuda a la UE para atajar la evasión fiscal a través de paraísos M. NÚÑEZ BRUSELAS. Alemania pidió ayer a la Unión Europea que ataje la evasión fiscal que se realiza a través de paraísos fiscales opacos, como es el caso de Liechtenstein, territorio de 160 kilómetros cuadrados situado entre Suiza y Austria, y que ha servido para que el fisco alemán haya dejado de ingresar miles de millones de euros. La canciller alemana, Angela Merkel, que ayer se reunió en Berlín con su homólogo de Lichtenstein, Otmar Hasler, quiere que los Veintisiete aborden de una vez por todas la homologación de la transparencia en materia fiscal, a falta de un acuerdo más amplio sobre armonización casi imposible de alcanzar, ya que las decisiones en esta materia se toman por unanimidad. Merkel se mostró tajante con Hasler y le pidió que proporcione a Alemania información sobre los ciudadanos de su país que invierten en ese paraíso fiscal para evitar al fisco, al igual que hace con Estados Unidos, según informa Afp. Desde Bruselas, donde ha salpicado el escándalo de la evasión fiscal histórica ocurrida en Alemania y que podría elevarse a miles de millones de euros, se señala tímidamente que lo único que hay para evitar situaciones de este tipo es un acuerdo de 2005 de intercambio de informaciones entre los diferentes países miembros sobre los intereses bancarios de los no residentes. Sin embargo, Austria, Bélgica y Luxemburgo han declinado su participación en el acuerdo, por no mencionar los paraísos fiscales, entre los que está Lichtenstein, Suiza o Andorra, entre otros, que ni siquiera están en la Unión Europea. En la actualidad, la UE intenta negociar acuerdos bilaterales con estos paraísos fiscales aunque con escaso éxito. Merkel, ayer en Berlín con el jefe del Gobierno de Liechtenstein REUTERS