Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 21 s 2 s 2008 ABC AD LIBITUM SUCEDÁNEOS L día 30 de septiembre de 1982, en vísperas de que Felipe González, por arrolladora mayoría- -202 diputados- consiguiera las llaves de La Moncloa, TVE ofreció en su prime time una rueda de prensa en la que el candidato socialista fue hábilmente interrogado por Pilar Urbano, Ramón Pí, José Oneto, Jorge del Corral y Pedro Altares. ¿Resistiría hoy cualquiera de los dos grandes aspirantes a la presidencia del Gobierno una entrevista con los mismos, o parecidos, interlocutores? En aquellos días, aunque renqueantes tras un golpe de Estado, todavía podía hablarse en España de una clara separaM. MARTÍN ción entre los poderes LeFERRAND gislativo, Ejecutivo y Judicial, y, esperanzados con un uso no tramposo de la Constitución, el futuro y la libertad eran los faros que iluminaban la esperanza de la ciudadanía. Ninguno de los periodistas citados más arriba es hoy un peligroso dinamitero y todos, cada cual con su perfil, son muestra de un periodismo respetable, democrático y honesto. ¿Por qué hoy Zapatero o Rajoy no parecen dispuestos a sentarse en el banco de las preguntas y las respuestas con los mismos nombres o sus equivalentes tras el relevo generacional? Después de muchas, largas y absurdas negociaciones, el próximo lunes los candidatos del PP y el PSOE se enfrentarán, diz que cara a cara, en algo que se ha bautizado como debate y que, desde el rigor y la tradición periodísticos, es una mistificación. Un sucedáneo cuyas formas son más próximas a las del teatro que a las del periodismo y los presentadores seleccionados por su docilidad. Lo que en el mundo se conoce como animador de un debate político y aquí, en sospechosa contradicción terminológica, llamamos moderador es el que debe administrar tiempos y temas de modo que el enfrentamiento dialéctico entre dos titanes de la política, o de cualquier otra dedicación, luzcan sus facultades y, lo que es más importante, los ciudadanos espectadores puedan valorarlos adecuadamente. Aquí hemos optado por el corsé y ya sólo nos falta, en desprecio a la contemporaneidad, llegar al miriñaque. ¿Se le puede decir debate a una escenificación donde todo está previsto, medido, ordenado, convenido, pautado y, si se apura, ensayado? Comparémonos con nosotros mismos, que no es necesaria la falacia del interesado contraste internacional. La entrevista que evoco, hace más de un cuarto de siglo, con una televisión sin pluralismo formal, daba una medida de mayor libertad y entendimiento periodísticos. En aquella entrevista González, en respuesta a una pregunta de José Oneto, dijo que el cambio es algo muy sencillo: que España funcione Pasó González, pasó José María Aznar, Zapatero consumió una legislatura y España sigue sin funcionar. O funciona peor. En materia de libertades e información el retroceso resulta tan evidente como inquietante. DEBATES Y LISTAS ABIERTAS EL MUNDO FELIZ DEL ZAPATERISMO ción con ETA, el Estatuto catalán o las iniciativas laicisL excipiente de la fórmula zapaterista es la hiperactas del Gobierno Zapatero. De hecho, en todas esas iniciatitividad política, aunque el principal componente vas hay un componente anacrónico que contrasta con el farmacológico sea de sustancia inmovilista. Es por significado de las reformas que incluso la social- democraeso que las píldoras del zapaterismo entran por la vista, no cia escandinava intenta introducir en el Estado- providensaben del todo mal pero producen efectos de un cierto socia mientras que Zapatero de una parte fomenta más culpor y de descomposición interna en caso de sobredosis. En tura de la dependencia y por otra genera más contravalotal caso, hay que llamar al médico. Al estar la izquierda eures de desvinculación. Felices los analistas del Policy ropeaen buscadefórmulas, el método de Zapatero ya ha llaNetwork porque de ellos será el reino de los ciemado la atención en los foros progresistas: no es gos, un reino de los ciegos donde al parecer poco cualquier cosa conseguir la impresión de cambio importa no tener política exterior o tener la que sin reformar nada que sea sustancial, salvo si se tiene Rodríguez Zapatero. trata de arrinconar a la derecha. En el Policy NetDe ahí, argumentan en el Policy Network work (www. policy- network. net) consideran que la quelaconfianza en elGobierno y altos niveles defecombinación deinnovación social, cuidar de lagenlicidad, tanto como satisfacción vital, parezcan este y la gestión macro- económica es la clave deléxito tar en correlación: en fin, los españoles cada vez de Zapatero. Concretamente, con cuatro años del son más felices y Zapatero ha demostrado que gobierno de Zapatero, España está a la altura del VALENTÍ una agenda audaz de reforma social y política puebienestar de las sociedades escandinavas. PUIG de tener aceptación en amplios sectores de la socieCitar la felicidad de los métodos nórdicos es una dad y restaurar la confianza en el activismo del gobierno tentación con riesgos. Viene a la memoria lo que dijo Josep Sí, así es: la gragea zapaterista estaba bien concebida en Pla cuando Jordi Pujol en los años de la transición hablaba sus inicios, con excipiente hiperactivista y contenido de indel modelo sueco. El problema es que en Cataluña no hay movilidad, salvo en todo lo que el consenso histórico aconsuecos dijo Pla. De Zapatero podría decirse que sus relasejaba no menear. Será por eso quellevamos ya cuatro años ciones con la verdad no resistirían fácilmente el sistema de en campaña electoral y no pocos meses de rectificaciones contrapesos y controles que sustenta la vida pública de los por conveniencia. Inicialmente, los instintos del centro- depaíses escandinavos. Según el análisis del Policy Netrecha se negaban a aceptar que en la votación posterior a la work a Zapatero le ha sido de gran ayuda la buena herentragedia del 11- M el PSOE había ganado las elecciones y cia económica recibida, pero lo cierto es que su segunda ocupado La Moncloa por sus pactos con IU ó ERC, a semetransición ha transformado España de un modo que no janza del tripartito catalán. Pero luego aparecieron lo que tiene precedentes en el siglo XXI En primer lugar, puede Zapatero llamó proceso de paz y el otro eufemismo pecuapostillarse que en 2008 todavía tenemos a mano pocos preliar de esta legislatura, la reforma territorial Se sumacedentes del siglo XXI y en segundo lugar resulta que tal ron pronto las iniciativas de la Memoria Histórica y el re segunda transición se ha hecho tratando de atomizar los brote laicista. Del resultado electoral no había dimanado consensos de la primera, aquella transición que pactó la un mandato claro para esos empeños. Así fue como entraCarta Magna, rigió la alternancia, dio un sólido contenido mos tan tempranamente en campaña electoral. Que no lo a la lucha antiterrorista y sustentó un modelo territorial. entiendan en los simposios del Policy Network no causa En realidad, no es extraño que al ir en busca de nuevas extrañeza. Tampoco lo entienden algunos miembros ilusideas para una política progresista los centros de retrados del PSOE. flexión como el Policy Network no entren en la considevpuig abc. es ración de asuntos como la memoria histórica, la negocia- E E -Me hago un lío: en España estamos al servicio de la unidad de la patria, y a Serbia nos mandan a ayudar a que Kosovo se independice.