Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 20- -2- -2008 Colección joyas del cine clásico CULTURAyESPECTÁCULOS 97 A la izquierda, Van Johnson y Liz Taylor en La última vez que vi París película que se entregará el próximo domingo junto a El padre de la novia (bajo estas líneas) y Motín protagonizada por Ángela Lansbury (fotograma inferior) Una colección llena de estrellas y de Oscar Muchas estatuillas doradas y otras más nominaciones contemplan los currículos de un buen número de actores, actrices y realizadores que aparecen en la colección Joyas del cine clásico. Los dos Óscar de Spencer Tracy (pocos para sus nueve nominaciones) el de Elizabeth Taylor, los dos como secundario de Michael Caine, o el de los realizadores Vincente Minnelli, Leo McCarey (tendría que haber logrado otro a la paciencia tras dirigir a los Hermanos Marx en Sopa de ganso William Wellman o la parejita de Frank Lloyd, además de los honoríficos- -esa forma tan hollywoodiana de hacer justicia ante su propia injusticia- -de Edward G. Robinson, Cary Grant, Kirk Douglas o Barbara Stanwyck, entre otros. Hubo a quienes no les hizo falta, como al especialista en películas de bajo presupuesto Roger Corman, quien tituló su autobiografía Cómo realicé un centenar de películas y nunca perdí un centavo A Irene Dunne se le escapó seguramente cuando su carrera entró en declive, entre otras cosas porque su marido, el productor Walter Wanger, movido por los celos, le pegó un tiro a su agente. El amor fue la causa de la muerte de Charles Boyer, nacido en Francia, que se suicidó dos días después de que su esposa falleciera víctima de un cáncer. Mejor que un disparo estaba la separación, como entendieron Cary Grant (cinco bodas a sus espaldas) William Wellman (cuatro, con siete hijos de su último matrimonio) pero nada en comparación con los siete contratos que firmó Liz Taylor. Un tema este, el del matrimonio, que no hizo reír a cara de palo Buster destructor Keaton, un apodo que le puso su padrino, el escapista Harry Houdini. Vanidad, mucha vanidad, y no poco genio. bre un complot de Japón para hacerse con el control del mundo. Kirk Douglas Randolph Scott y Jack Buetel son las estrellas masculinas de las tres películas incluidas en el capítulo del western La ley de la fuerza Rabia interior y El forajido siempre bien acompañadas por las bellas Eve Miller, Mala Powers y Jane Russell, en sendas realizaciones de Felix Feist, Tim Whelan y Howard Hughes. Edward G. Robinson y Joan Bennet protagonizan Perversidad Scarlet Street del gran mago expresionista Fritz Lang, una obra maestra del film noir cine negro, acompañada en su estuche por las no menos apetecibles El gran Flamarion de Anthony Mann o Detour de Edgar G. Ulmer. Por supuesto, como no podía ser menos, el detective Sherlock Holmes, creado por Arthur Conan Doyle, tiene su propio apartado con tres filmes Sherlock Holmes y el arma secreta Terror en la noche y Vestida para matar dirigidas las tres por Roy William Nell e interpretadas por la mejor pareja HolmesWatson de la historia del cine, la encarnada por Basil Rathbone y Nigel Bruce. Una colección en la que también está representado el cine de la II Guerra Mundial, el de boxeo, las películas de aventuras en el mar, clásicos de animación, el suspense, la comedia, el cine de divas y galanes o el musical, con artistas de la talla de Cary Grant, Buster Keaton, Stan Laurel y Oliver Hardy, Shirley Temple, Fred Astaire, Judy Garland, Charles Boyer, Carmen Miranda o Harold Lloyd. ¿Quién da más? a la animación