Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CULTURAyESPECTÁCULOS Colección joyas del cine clásico MIÉRCOLES 20 s 2 s 2008 ABC Belleza de género A partir del próximo día 24 de febrero, ABC regala a sus lectores una colección fundamental para entender el cine a través de un recorrido por los distintos géneros- -familiar, aventuras, bélico, animación... que ofrece tres títulos en cada DVD POR LUIS CONDE- SALAZAR En los años 30 del siglo XX se consolidaron para bien y para mal los tres pilares de una fórmula que, implantados experimentalmente desde una década atrás, convirtieron la industria cinematográfica mundial en un fenómeno casi en su totalidad puramente americano. Ese triunvirato sustentado en la organización y la economía de las producciones estaba constituido por el studio system (un sistema de poder en el que unas pocas empresas manejaban todo el mercado) el star system (las rutilantes figuras de carne y hueso que vendían por su sola presencia lo que la industria producía) y, por supuesto, el cine de géneros, elemento fundamental a la hora de comunicar y convocar al mayor número posible de espectadores; un público al que le tiraban para atrás las pesadillas que nacían de su fábrica de sueños Es decir, que una garantía de éxito comercial se basaba en el hecho de que la gente supiera qué era eso que iba a ver. La fórmula más sencilla fue el género Sólo había que escribir western en los soportes promocionales y ya todos eran conscientes de lo que iban a ver en la Gran Pantalla, aunque hubiera también drama, suspense, elementos de comedia o tuviera más o menos tintes románticos. El género se constituyó en un elemento fundamental en el desarrollo de la Edad de Oro de Hollywood, pero no sólo en el campo de la comunicación, sino también en el de la producción, ya que los estudios limitaban la creatividad de los argumentos y la disposición de unos u otros artistas. El resultado económico fue inmejorable. El género había venido para quedarse y, muy posiblemente, sin él la industria del celuloide no habría alcanzado las cotas a las que llegó. De hecho, muchos directores, actores y actrices, a pesar de plasmar en cada obra su propio sello, fueron considerados grandes, y con razón, al incluir la mayoría de sus propuestas en un género concreto, como los realizadores Roger Corman, Leo McCarey, Vincente Minnelli o Alfred Hitchcock o los intérpretes James Cagney, Barbara Stanwyck, Robert Mitchum o Cary Grant. A partir del próximo día 24 ABC propone para sus lectores una colección fundamental para entender el cine desde el punto de vista genérico, aunando tres títulos en cada dvd, representantes de los géneros clásicos del cine, en el período comprendido entre 1922 y 1964. Para empezar, tres ejemplos del género llamado familiar la secuela de El padre de la novia con la que Vincente Minnelli se hizo un hueco en el campo de la comedia light y que fue traducida en España como El padre es abuelo (el título original era Father s Little Dividend 1951) con el siempre efectivo Spencer Tracy acompañando a una jovencísima Elizabeth Taylor y a la injustamente poco conocida Irene Dunne. Motín Mutiny 1952) es el segundo título del primer número con la sempiterna e incombustible Ángela Lansbury, aquella inolvidable bruja novata esta vez reconvertida en heroína de una epopeya en alta mar. Y por último La última vez que vi París basada en un cuento de F. Scott Fitzerald con Van Johnson ha- Una colección fundamental Edad de Oro de Hollywood El género se constituyó en un elemento fundamental en el desarrollo de la Edad de Oro de Hollywood Tanto la primera entrega como las siguientes, de tres títulos cada una, serán gratuitas ciendo de escritor frustrado y marido de la festera e incontrolable Liz Taylor. Del cine de aventuras... Cada DVD incluye tres títulos pertenecientes a un mismo género: familiar, aventuras, negro, bélico, boxeo... El género de aventuras está representado por Zulú del realizador Cy Endfield con la que Michael Caine abandonó su status de cockney secundario de los bajos fondos, para interpretar a un oficial británico en la guerra contra los zulúes surafricanos. El segundo título, El inspector general The Inspector General 1949, dirigida por Henry Coster y basada en una obra de Nikolai Gogol) narra las divertidas andanzas de un diablillo encarnado por el histriónico pelirrojo Danny Kaye que se hace pasar por inspector general de Napoleón, enviado para acabar con la corrupción en los confines del Imperio. Por último, el arquetipo de gángster James Cagney se mete en la piel de un periodista destinado en Tokio que descu-