Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 20 s 2 s 2008 MADRID 65 El jefe de licencias de Villaverde, nuevo imputado del caso Guateque El portavoz socialista, David Lucas, cree que este hecho puede dar un giro a la investigación s El PP le acusa de estar en campaña electoral ABC MADRID. El jefe de licencias de la junta de distrito de Villaverde fue imputado ayer en el caso Guateque que instruye el juez Santiago Torres, informa Ep citando fuentes de la investigación. Por orden judicial, la Guardia Civil realizó ayer un registro en la junta de Villaverde, se incautó de el disco duro del ordenador y las agendas de este funcionario, y le citó a declarar ante el juez el próximo jueves. El registro realizado ayer es el último, hasta el momento, en la operación Guateque que investiga una presunta trama de corrupción en la concesión de licencias municipales en la capital. En esta ocasión, duró aproximadamente dos horas. Hasta el momento, han sido 15 juntas de distrito- -de las 21 que hay- -las registradas por la Guardia Civil por orden del juez Santiago Torres, además de las sedes de las áreas municipales de Urbanismo y Medio Ambiente. Desde que comenzó la operación, hace ya más de tres meses, el juez que lleva el caso ha imputado a más de 25 personas, la mayoría de ellas funcionarios, aunque también varios empresarios, por delitos de prevaricación, cohecho y tráfico de influencias. Seis de ellos han ingresado en prisión: los funcionarios de la concejalía de Medio Ambiente Victoriano Ceballos- -presunto cerebro de la operación- Joaquín Fernández de Castro y Carmen Ibáñez; el funcionario jubilado Carmelo García Sánchez, y los empresarios Santiago Castillo y Antonio Sanz. Según han informado a Efe fuentes municipales, el registro de ayer se ha realizado con toda la colaboración del Ayuntamiento como ha ocurrido en el resto de juntas en las que la Guardia Civil ha buscado documentación relacionada con el caso. El nuevo imputado en el caso Guateque ha generado una lluvia de declaraciones políticas. Por un lado, el portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, señaló que la investigación podría dar un giro después de que se conociera la imputación del jefe de licencias. A su juicio, la investigación podría entrar en un estadio cualitativamente diferente Lucas dijo sentir vergüenza porque la Benemérita entre en el Ayuntamiento otra vez y criticó que el alcalde esté más preocupado por la si la presidenta de la Comunidad de Madrid le da un beso o no en el acto en el que coinciden Reprochó al Gobierno local que no haya puesto mecanismos para evitar el caos en las licencias Por eso, pedirá que el jueves la junta de portavoces de la comisión de investigación del caso Guateque deje abierto el número de expedientes a solicitar y el de comparecientes, en función de las nuevas acciones que vaya abriendo el juzgado que instruye el caso. El portavoz popular en esta comisión de investigación, que es el concejal Miguel Ángel Villanueva, arremetió a su vez contra Lucas y su lectura de la última imputación de un funcionario: Ha demostrado que le importa bastante poco conocer la verdad sobre el caso A su juicio, informa Efe, el PSOE está en campaña electoral y el giro del que habla Lucas probablemente sea el que está experimentando ese partido, retorciendo los argumentos y desconfigurándolos totalmente ante su incapacidad para proponer soluciones Lucas destacó una vez más la colaboración del Gobierno local con esta investigación e insistió en culpar a quien gobierna la ciudad desde hace 19 años, el PP de la mayor trama de corrupción en toda la historia de Madrid AL DÍA Manuel de la Fuente ULTRACUERPOS o seré yo quien trace el mapa o escriba el cuaderno de bitácora de las obligaciones y los estudios de nuestros nuevos paisanos, ésos que vienen a España a echar el resto y ganarse algún pan, y algún que otro pez, con el sudor de su frente, y la inseguridad del andamio o la frugoneta. No se dirá nada aquí sobre la conveniencia o no de que los llegados allende los mares, allende el Estrecho, o allende los Pirineos, tengan que aficionarse, terca y tozudamente, a la siesta, o le cojan, como si tal cosa, el gustillo a los boquerones en vinagre y a los pimientos de Padrón, o tengan que verse obligados a meterse entre pecho y espalda un bocata de chistorra a las diez de la mañana regado con unos orujitos sin refinar. No, esta oleada no viene en carne mortal, sino en forma de uso y costumbre, mala costumbre. Probablemente, con tanto oír hablar de tortillas desestructuradas y espumas de pote gallego, algunos de nuestros hosteleros de toda la vida, los de los bares de la esquina, han decidido modernizarse y la verdad es que el asunto da mala, muy mala espina. Al crimen de la torti en el microondas se suma inopinada y marítimamente (bueno, esto es un decir) esa cosa (llamarla cangrejo sería mucho llamar) rojiblanca (tranquilos, atléticos, esto no va con segundas) de tacto escurridizo y paladar viscoso, que a nuestros restauradores de base les ha dado por usar como extraño aliño y acompañamiento de ensaladillas (en perjuicio del escabeche claro y calvo de toda la vida) en la ensalada mixta, e incluso como escolta de unas simples, sencillas, y lumpemproletariat aceitunas en manzanilla. Hay otras fobias (o filias, vaya usted a saber) como la de escamotearle el limón a la cocacola o la de abrir la tortilla de patatas del día anterior y rellenarla de las más variadas especies, tanto de la montaña, como de la mar (y no el mero, precisamente) como del río, y hasta del estanque del Retiro. La tortilla rellena, al igual que la casera, es un sabio truco y un astuto recurso casero para aprovechar y no desperdiciar viandas, pero que la edad de su relleno se pierda en la noche de los dinosaurios, ya es otra cuestión. A esto, en el cine de mi pueblo, le llamaban la invasión de los ultracuerpos. N Lecturas políticas