Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL CUBA ENSAYA EL CASTRISMO SIN CASTRO DE SIERRA MAESTRA AL CHÁNDAL MIÉRCOLES 20 s 2 s 2008 ABC Un joven Castro lee un ejemplar de Kaputt de Curcio Malaparte, en el campamento de Sierra Maestra El último tiranosaurio Con Fidel Castro desaparece uno de los prototipos de la dictadura comunista que resistió el derrumbe de la URSS y los países de Este s Pasó de negar el marxismo los años previos, a abrazarlo hasta convertir Cuba en uno de los países con menos libertad POR CRISTINA JIMÉNEZ MADRID. Cuesta creer que en algún momento Cuba fuera una democracia. Los recuerdos más antiguos sólo tienen un referente, la dictadura de Castro, y si encontrásemos a alguien aún más viejo, nos remitiría a la anterior, la de Batista. Así que se puede decir que ni siquiera alguien que haya sobrevivido al supremo comandante conoce una vida distinta, libre de la tiranía del estado de ánimo de un militar, de un rebelde que arrastró tras de sí un país. Fidel Alejandro Castro Ruz nació el 13 de agosto de 1926, en la hacienda familiar de Birán, en la costa nordeste de la provincia de Oriente. Su padre era un rudo campesino gallego, que hizo fortuna con las serrerías de madera y explotando las 860 hectáreas de caña de azúcar de su plantación. Rodeado de sus cinco hermanos, las paredes de la casa siempre estuvieron repletas de crucifijos y efigies de la Virgen. Esas firmes creencias religiosas de la familia Castro llevaron al entonces niño Fidel a estudiar en una escuela católica de Santiago de Cuba. Continuó después como pensionista en el colegio La Salle, y, en 1942, en el de Belén, dirigido por los jesuitas. En esta última etapa, Fidel destaca en la banda del colegio como el mejor trompetista, y en los estudios se entusiasma con Historia, Geografía y Literatura, pero no soporta el Dibujo ni las Matemáticas. En los deportes, brilla especialmente en el baloncesto, el béisbol, y las carreras de velocidad. Acabados los estudios secundarios, Castro decide estudiar Derecho, y en la universidad estalla la rebeldía que lleva dentro. Se une al cuerpo expedicionario de 1.100 hombres que pretenden invadir la República Dominicana para derrocar al lobo de las Antillas el dictador Rafael Trujillo. El fracaso es rotundo. Más tarde participaría, en 1948, en el denominado bogotazo en Colombia, pero los revolucionarios tampoco tuvieron éxito en esa ocasión. El 12 de octubre de 1948, Fidel Castro se casa con una estudiante de Filosofía y Letras, Mirtha Díez, y un año después nacería un niño, Fidelito. Consigue licenciarse en 1950. En la puerta de su despacho coloca una placa en la que puede leerse: Fidel Castro Ruz. Consultorio Jurídico Aunque la realidad es que ejerce gratuitamente en defensa de quienes no pueden pagar. Durante todo un año Fidel, su hermano Raúl y un grupo más de estudiantes se dedican a reclutar gente y armas. Son apenas 150. La idea es tomar el cuartel de Moncada, en Santiago de Cuba, para que la isla se levante inmediatamente contra Batista y éste huya. do. Como abogado, se defiende a sí mismo durante cinco horas. ¡Condenadme! -dice- No me importa. La Historia me absolverá No es ejecutado, pero sí condenado a quince años de prisión. Trasladado a la isla de los Pinos, allí se entera que su esposa ha pedido el divorcio y su suegro ha sido nombrado ministro de Batista. Fidel parte hacia México, donde le esperan su hermano Raúl y un idealista argentino, Ernesto Che Guevara, médico de profesión, muy débil de salud, pero con una gran fortaleza mental: El primer arma del hombre es su cerebro sentencia. Juntos reclutan hombres y buscan dinero. Se está fraguando el Movimiento Revolucionario 26 de julio. Edificaremos una patria nueva e igualitaria se proponen como fin. El ex presidente cubano Prío Socarrás les facilita armas, mientras un antiguo coronel español del ejército republicano, Alberto Bayo, les instruye en la En la madrugada del 26 de julio de 1953, los hombres de Castro preparan los últimos detalles para el asalto al cuartel en una granja cercana. Cuba celebra los carnavales y los soldados- -piensan los revolucionarios- hartos de ron y fiestas, deben estar dormidos. Consiguen entrar a la plaza fortificada con algunos de sus vehículos, pero inmediatamente son rodeados y el tiroteo se hace ensordecedor. Algunos son ajusticiados, pero Fidel consigue salvar su vida gracias a la mediación del cardenal Pérez Serantes, que intercede para que sea juzga- El primer asalto