Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 GENTE www. abc. es gente era alto y atlético e, incluso, se ha encontrado un retrato en el que se le parecía bastante. Bana admitió que las similitudes son más profundas, porque ¿quién no ha perdido alguna vez la cabeza por una mujer? Aclaró, eso sí, que esas cosas sólo le ocurrían cuando era soltero y las admiradoras apenas le dejaban otra alternativa. Quien no parece muy proclive a perder los papeles es Natalie Portman, pese a que en sus últimas películas nos ha regalado algún (semi) desnudo y a que ayer llevaba un vestido con el que tuvo que pasar un frío negro. Carne, además, no le sobra a esta preciosa actriz, de 26 insultantes primaveras. Guapa pero no tonta- -no niega que la belleza ayuda más de lo que puede perjudicar en su generosa modestia se define como una chica nada espectacular más parecida a la vecina de al lado (Que tome nota de nuestra dirección) Tan moderada en sus respuestas como en su vida privada, la niña que enamoró a varias generaciones en Beautiful girls añoró los años en los que se podía ser una pequeña celebridad sin que sus compañeros de clase le robaran fotos o algo peor. La prensa ha cambiado muchísimo en los últimos cinco años dijo, y eso ya no va a cambiar La proliferación de webs habría hecho mucho más difícil mi infancia. Los jóvenes lo tienen ahora más duro lamentó. Natalie volvió a exprimirse en elogios hacia Scarlett Johansson, otra estrella infantil (como Ana Torrent) que supo aportar fuerza a su papel y conseguir que nuestra rivalidad fuera más interesante La Bolena mala reniega de los métodos de su personaje y afirma que para triunfar no es necesario pisar a nadie De la película destaca la mezcla de material histórico e imaginación, porque hasta cierto punto todo es ficción y la historia siempre está escrita por alguien que sobrevivió o ganó Otra circunstancia excepcional de Las hermanas Bolena es la rara confluencia de dos papeles tan atractivos para mujeres. Y como era menester, antes de despedirse pasó por taquilla y situó a Bardem como claro favorito en la lucha por el Oscar. Debería haberlo ganado hace tiempo sentenció sin asomo de acento andaluz. MARTES 19- -2- -2008 ABC ¿Quién no ha perdido la cabeza? Eric Bana, que da vida a Enrique VIII en Las hermanas Bolena no sólo se refiere al trágico final de la segunda de sus seis esposas, seis. El australiano podría ganar el Oscar al actor más envidiado después de seducir a Scarlett Johansson y a Natalie Portman FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Natalie Portman, Eric Bana y Ana Torrent presentaron ayer la última (y primera) película del británico Justin Chadwick, que ha adaptado la novela de Philippa Gregory La otra Bolena La otra no es otra que María, a quien da vida Scarlett Johansson, que fue justo quien no vino a Madrid. Eric Bana, tan alto y tan cachas como para hacer de Hulk sin apenas maquillaje, estaba encantado de haber compartido rodaje e intimidades con dos de las mujeres más deseadas del planeta cinematográfico (con Ana- Catalina de Aragón- Torrent tuvo menos ocasiones para explayarse, porque cuando empieza la película ya están casados) El Héctor de Troya confiesa que se sintió muy mimado junto a actrices tan buenas y tan guapas como el jamón de un buen sándwich Bana admitió también que entre la Bolena sumisa y la manipuladora se queda con la segunda: A lo mejor me gusta que me den órdenes declaró mientras las periodistas presentes afilaban sus uñas. Casi cuarentón, aficionado a las carreras de coches y formado como cómico que solía imitar a Stallone y a Schwarzenegger- -en Australia no terminan de verlo como actor dramático, y en el resto del mundo no le ven la gracia, cuenta- Eric Bana asegura seleccionar muy bien cada papel, porque cada película es como un tatuaje que se te queda grabado en la piel y luego no se puede borrar Sobre su personaje, insiste en que Enrique VIII no es el gordo y enloquecido monarca que todos recuerdan por sus años de vejez, sino que en su juventud La historia también es ficción Un Enrique VIII alto y sexy Así de frescos se presentaron Natalie Portman y Eric Bana en su visita invernal a Madrid IGNACIO GIL