Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 19 s 2 s 2008 DEPORTES 91 TENIS FÓRMULA 1 Nishikori, el sol naciente Hamilton se borra en Montmeló en el tenis japonés Con sólo ocho partidos en el circuito ATP, ganó en Delray Beach JOSÉ MANUEL CUÉLLAR MADRID. Hacía casi 18 años, desde que Shuzo Matsuoka venció en Seúl, que un japonés no ganaba un torneo ATP. El mismo Matsuoka había perdido pocos meses antes la final de Queen s dejando un desierto que ningún nipón pudo pisar. Pero el pasado fin de semana el joven Kei Nishikori, 18 años, fue eliminando rivales- -Meyer, Delic, Bobby Reynolds, Sam Querrey... -y se plantó en la final de Delray Beach ante el mismísimo James Blake. Lo hizo tras salvar cinco bolas de partido frente al gigante Querrey (1,98) para llegar ante el número dos norteamericano sin complejo alguno. Nishikori venía de la fase previa, pero jugó con desparpajo y acabó ganando a un Blake fallón por 3- 6, 6- 1 y 6- 4. Sólo había disputado ocho partidos del circuito ATP. Pero es una sorpresa relativa porque Nishikori no es un desconocido total. Empezó a jugar a los cuatro años en Shimane (Japón) de donde es natural. Enseguida formó parte del Masaaki Morita Tennis Found Group, un equipo de elite esponsorizado por Morita, un alto ejecutivo de Sony. A los 14 años se desplazó con su familia (su madre es profesora de piano) a Florida, donde entró en la academia de Nick Bollettieri, la más famosa del mundo y que después de haber sacado a flote a Maria Sharapova lleva a los mejores juniors del planeta. Kei es compañero de habitación de Zachary Gilbert, hijo de Brad (ex jugador estadounidense) y se entrena junto a la flor y nata de los juniors. Allí J. CARLOS CARABIAS MADRID. A un mes del comienzo del Mundial de Fórmula 1, en plena vorágine de puestas a punto de coches, soluciones aerodinámicas, ensayos de fiabilidad y demás vocabulario al uso, Lewis Hamilton esquiva los entrenamientos previstos para hoy en Montmeló. Los incidentes de hace dos semanas, con insultos racistas y expresiones grotescas en el paddock del circuito catalán por parte de un reducido grupo de seguidores españoles, se encuentran al otro lado de su decisión. Hamilton estaba ayer en San Petersburgo, la antigua capital rusa, paraíso de los zares a orillas del Báltico, donde recibió el premio Laureus como deportista revelación de la temporada. Y no le hizo ni pizca de gracia que le recordasen el altercado y sus consecuencias: ayer no voló a Barcelona sino a Londres. Prefiero mirar hacia adelante. El coche está funcionando muy bien y el equipo progresa. ¿Por qué hablar de eso ahora? Es algo que forma parte del pasado y que está totalmente olvidado para mí. Prefiero mirar hacia el futuro dijo el inglés. Tras el altercado de hace dos semanas, no se entrenará hoy como tenía previsto El británico provoca filias y fobias. Discusión, en cualquier caos. Max Mosley, el presidente de la Federación Internacional, aceptó como fiable la información y amenazó con retirar una carrera de España- -miró a Montmeló, no a Valencia, ojito derecho de Ecclestone- -si se repetían los sucesos. Bernie Ecclestone contradijo su visión. No es para tanto, vino a decir el jefe del teatro. Fueron cuatro gamberros, no un país haciendo la ola al compás de los descerebrados. Ecclestone no ve necesario promulgar un código ético antirracismo en los circuitos. Lewis es lo suficientemente fuerte para saber que todo eso son tonterías Por el afán de curarse en salud, Anthony Hamilton, el padre del piloto, denunció a la FIA supuestos insultos racistas de aficionados españoles en el G. P. de China, hace seis meses. En Jerez no hubo polémicas. A Hamilton le tocaba ahora regresar a Montmeló, donde los responsables del circuito habían desplegado una batería de medidas de seguridad para prevenir sorpresas desagradables, pero no estará. McLaren sólo se entrenará hoy y lo hará con Pedro Martínez de la Rosa y Heikki Kovalainen. Alonso volverá a ser tres días el centro de atención. División de opiniones Nishikori, en el partido que venció a Blake este fin de semana están Jesse Levine, Ricardas Berankis (el número 1) Gastao Elíaas (habitual sparring de Nadal) Filip Krajinovic, Pavel Checkov o Philip Simmonds. No es muy alto, 1,77, pero tiene un saque muy variado y pre- AP Desde que Shuzo Matsuoka venciese en Seúl en 1992, ningún nipón había conquistado un torneo ciso, aunque su mejor golpe es la derecha, rapidísima, y con la que la bola le corre una barbaridad. Su pista favorita es el cemento y su ídolo, Federer. Cuando llegó a Florida no hablaba ni una palabra de inglés, pero se adaptó pronto, trabajó muy duro y enseguida obtuvo frutos: número siete del mundo junior, ganador del dobles en Roland Garros 2006 y ahora el campeón más joven de un ATP a sus 18 años, un mes y 19 días detrás de Hewitt (que ganó en Adelaida a los 16 años) Era el 244 del mundo y ahora es el 131. La juventud llega fuerte. El coche funciona, el equipo está bien. ¿Por qué hablar de eso ahora? dijo el inglés en San Petersburgo ABC. es Más información en http: www. abc. es deportes