Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 19 s 2 s 2008 Polémico nacimiento de un nuevo Estado en Europa INTERNACIONAL 35 Ni pacífica ni democrática Un conflicto con más de 14.000 muertos, cientos de miles de refugiados, centenares de pueblos arrasados, cientos de desaparecidos... R. VILLAPADIERNA MALISHEVA (KOSOVO) Contra lo que dice en su comunicado el ejecutivo autonómico vasco, al reclamar como lección la solución pacífica y democrática del atolladero kosovar, cabe recordar que si alguna declaración de independencia, alguna vez, ha sido democrática, no lo ha sido seguramente la de Kosovo. Nunca hubo un referéndum propiamente, en condiciones exigibles de democracia, pluralidad y transparencia. Y si alguna independencia consigue serlo pacífica, la de Kosovo lo ha sido trágica: más de 14.000 muertos, cientos de miles de refugiados, centenares de pueblos arrasados, cientos de personas aún desaparecidas, muchos cerebros dañados para siempre. Pero ello no resta al único motivo por el que ha sido concedida, pues ha sido claramente otorgada por las potencias: que ya era un hecho, desde hace casi dos décadas, y no tenía viso de posible reversión. La provincia y sus gentes yacían en el limbo jurídico desde hacía 8 años, bajo protectorado de la ONU, y no había sentido en prolongarlo. De los distintos principios debatidos, finalmente ha primado éste y el que Kosovo fuese apenas la última ficha de dominó del derrumbe de un estado, que en cierta medida también fue consentido desde fuera: en Versalles, en Marraquech y en Yalta. El que ésta, en realidad, sea la segunda declaración de independencia contribuye a la particularidad de lo que la canciller Angela Merkel llamó ayer El primer ministro kosovar, Hashim Thaci, ex guerrillero y procesado por la Justicia serbia un caso excepcional Cuando en 1992 el dirigente kosovar Ibrahim Rugova declaró la independencia, tan poco fue reconocida que 16 años después ha habido que repetirla, pues no es independiente quien quiere sino quien puede. Ahora ha sido posiblemente solo una necesidad, largamente pospuesta por la comunidad internacional y finalmente aceptada como mal menor. En este poblado devastado de Malisheva, en la fría serranía de Drenica, estuvo instalada la capital provisional de los territorios del UÇK, una banda calificada por Milósevic como terrorista pero que incluso bajo el ataque militar tenía a gala no cometer actos de terrorismo y sabotaje, por más que sí realizara correrías criminales. Pero a pocos escapa que el movimiento de resistencia pacífica, lanzado por Ibrahim Rugova y algún intelectual católi- AFP Un caso excepcional co, no sirvió de nada ante la brutalidad de las fuerzas de Milósevic y que, finalmente, ésta forzó un levantamiento armado y una intervención internacional. Del subsiguiente estado de las cosas es deudora esta independencia, con el coste de que su líder, Hashim Thaci, haya sido hombre de armas, enjuiciado por Belgrado y al que los serbios nunca podrán respetar ni estrechar la mano, sin ponerle unas esposas.