Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 19 s 2 s 2008 ESPAÑA 27 Antonio García Barbeito LA OTRA TIENDA a tienda, única en el vecindario, era la obligada despensa del personal. El tendero, que había abierto con promesas de ofrecer ventajas, cuando tuvo la clientela hecha, empezó a colar, de vez en cuando, artículos de segunda a precios de primera, y se colaba en el peso. El tendero juntó dinero, y si bien al principio abría incluso los domingos, se dio a descansar algunos fines de semana, sin aviso, para irse a la playa, aunque mintiera al decir que era por asuntos de familia. El tendero se olvidó de las ofertas del principio y todo fue encarecer productos. Hasta que se anunció una nueva tienda en el barrio. De pronto, aquel tendero a veces displicente, pasó a una simpatía desconocida y anunció en la puerta grandes ofertas. Reformó el local, no cerraba los fines de semana y anunció que la tienda abriría incluso en verano. Pero ya había abierto la otra tienda. Y si bien buena parte de los clientes siguieron comprándole al tendero cambiante- -unos por amistad y otros porque estaban amarrados por deudas en la tienda- otros decidieron probar en la tienda nueva. Y vinieron las comparaciones de precios, de pesos, de calidad. El viejo tendero no dormía y el nuevo no se dormía. El viejo tendero lamentaba cierres innecesarios, la mercancía en regular estado vendida a precio de primera... Pero ya la otra tienda tenía muchos clientes. Salió ganando el barrio. Más o menos, así andamos. Zapatero es el viejo tendero que lleva cuatro años creyendo que tiene fijada la clientela, aunque de vez en cuando la haya descuidado, aunque no siempre dijera la verdad. Hasta que Rajoy ha abierto tienda en el mismo barrio, España. Y muchos clientes, por lo que dicen las encuestas, se han ido al nuevo establecimiento. Y la gente compara precios, ofertas, promesas... El nueve de marzo es el Día del Cliente. Habremos de decidir en qué tienda ponemos la confianza. El barrio debe apostar por las enmiendas en su proceder que promete uno o por la renovación que apunta el otro. De momento, las tiendas tienen, más o menos, los mismos clientes. Vuelque el cliente sus preferencias para donde las vuelque, el único deseo es que salga ganando el barrio. gbarbeito telefonica. net L Las calles de Phnom Penh se han engalanado con banderas españolas para recibir a Doña Sofía EFE La Reina vuelve a Camboya Doña Sofía llega hoy a un país devastado por la guerras s Sólo hay un lugar en el que está prohibido reírse (con carteles que lo dicen expresamente) el Museo del Genocidio, un colegio convertido en cárcel donde los jémeres rojos torturaban y asesinaban ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS ENVIADA ESPECIAL PHNOM PENH. Tal y como prometió hace un año, cuando tuvo que aplazar este viaje, Su Majestad la Reina regresará hoy a Camboya (14 millones de habitantes) para aportar ese pequeño grano de arena que supone la ayuda española en este país devastado por la guerra y marcado por la tortura y el exterminio de dos millones de personas durante el gobierno comunista de los jémeres rojos (1975- 1979) Cuando Doña Sofía aterrice hoy en el aeropuerto de Pochentong, lo primero que encontrará serán los carteles de bienvenida escritos en español y las miles de banderas de España con las que los camboyanos han engalanado su recorrido hasta el hotel en el que se hospedará, así como el centro de la capital. Lo duro empezará mañana cuando comience a visitar los proyectos que desarrolla Cooperación Española en este castigado país. Su primera cita será en el centro de rehabilitación y formación profesional para mujeres y niñas que han sido víctimas de la esclavitud sexual y que ha recibido entre 2003 y 2007 una ayuda de más de 1,3 millones de euros de la Asociación Española de Cooperación Internacional. Este centro fue creado por la premio Príncipe de Asturias Somali Mam, quien fue vendida como esclava en varias ocasiones y obligada a ejercer la prostitución hasta que, en 1991, su actual marido la rescató de los burdeles de Phnom Penh. Desde entonces Somali Mam, que tiene 38 años, decidió crear una asociación (Afesip) para ayudar a las mujeres y niñas que se encuentran en esta situación. Según su testimonio, algunas son vendidas por sus propios padres cuando tienen ocho años para garantizar su virginidad y que no tengan enfermedades de transmisión sexual. Después, sus nuevos propietarios las obligan a mantener hasta quince o veinte relaciones diarias y el pago, a veces, es sólo de un billete de cinco dólares o un plato de arroz. También mañana Doña Sofía recibirá al reducido grupo de españoles que residen en Camboya, donde nuestro país todavía no tiene Embajada. Después, mantendrá un encuentro de cortesía con el Rey Norodom Sihamoni, quien ofrecerá una cena en su honor en el Palacio Real, situado a orillas del río Mekong, cerca de la famosa pagoda del Buda Esmeralda. -o Kike Figaredo, que es como le gusta que le llamen- -lleva 27 años en este país asiático y su obra es un soplo de esperanza para todos los necesitados. En el Centro Arrupe, la Reina podrá conocer de primera mano la realidad de los 42 niños mutilados que viven allí, el taller de montaje de sillas de ruedas o un simulacro de desminado, entre otras labores. Lo que más sorprende de Camboya al visitante, y seguro que a la Reina también, es la permanente sonrisa en el gesto de sus habitantes, la misma que muestran las esculturas del siglo VI del Museo Nacional de Phnom Penh. Sólo hay un lugar en el que está prohibido reírse (con carteles que lo indican expresamente) el Museo del Genocidio, Tuol Sleng. Las paredes de este antiguo colegio, convertido en 1975 en cárcel durante el Gobierno de los Jémeres Rojos, recuerdan las terribles torturas (como arrancar las uñas con alicates) aplicadas por el comunista Pol Pot a quienes no pensaban como él. Después de torturarles, les mataba junto a sus mujeres e hijos. Un primo de Rato El jueves por la mañana, la Reina viajará en helicóptero a Battambang, para conocer la admirable labor del jesuita Enrique Figaredo (primo de Rodrigo Rato) con los mutilados por las minas antipersona. Se calcula que uno de cada 300 camboyanos está mutilado y aún permanecen bajo tierra unos dos millones de estos proyectiles, que cada día producen dos o tres accidentes y, cuando no matan, cambian trágicamente la vida de las personas. Como son amarillas, mucha gente las confunde con los paquetes de ayuda alimentaria. El obispo de Battambang Más información sobre la lucha contra la esclavitud sexual de mujeres y niños en http: somalymam. org