Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ELECCIONES 9 M MARTES 19 s 2 s 2008 EL MITIN DEL CANDIDATO ESPAÑA 13 Ocho besos para una tregua La presidenta y el alcalde se encontraron en una inauguración y consiguieron dejar atrás sus rencillas o disimular mejor su enfrentamiento MERCEDES CONTRERAS MADRID. Volvieron los besos, las palmaditas y la charla distendida. Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón dejaron atrás sus rencillas o, más bien, disimularon con mayor empeño su enfrentamiento durante la inauguración del nuevo intercambiador de transporte de Moncloa. La llegada del alcalde, por adelantado y solo, presagiaba la repetición del encuentro entre ambos mandatarios en el intercambiador de la Plaza de Castilla. Allí, hace sólo quince días, sin mirarse ni besarse, dejaron patente su poca afinidad. intercambiador, y tras descorrer al alimón la cortinilla que la tapaba, ambos se besaron, aunque más bien pareció ser el alcalde el que, tras pasar el brazo sobre los hombros de Aguirre, tomó la iniciativa. Tal vez esa duda terminó por deparar un tercer beso, aunque ya ese segundo había levantado muchos murmullos entre la multitud presente que, entre el asombro y la confusión, ya no sabían a qué carta quedarse. Acababa de tener lugar el beso más esperado de la política actual. Con la llegada de los discursos se dio una nueva oportunidad para comprobar hasta qué punto la presidenta y el alcalde estaban dispuestos a llegar en su tensión cuando ya había pasado un mes desde el enfrentamiento por la ausencia de Gallardón en las listas del PP al Congreso. Quedó claro. Ambos estaban dispuestos a acordarse del contrario en sus discursos y a besarse otra vez. Y... así lo hicieron cuando el alcalde volvió a su asiento tras sus palabras. Este beso ya fue de esfuerzo común. Era evidente que tanto acercamiento tenía que terminar reflejándose en los discursos de ambos políticos sobre los beneficios que aportará el nuevo intercambiador a los viajeros madrileños. Así fue y ambos reflejaron también la gran expectación mediática levantada. Tras la inauguración del del intercambiador hubo otra pareja de besos (uno en cada mejilla) en el acto que reunió a Rajoy con un grupo de deportistas. En definitiva, en el entorno de la presidenta regional llegaron a contabilizar ocho besos, aunque no se sabe si también los que lanzó al aire. Rajoy ensaya una llave de yudo tras el acto con deportistas celebrado en Pozuelo (Madrid) EFE Rajoy quiere asumir desde Moncloa el mando deportivo Propone que el Consejo Superior de Deportes dependa directamente de la presidencia del Gobierno C. DE LA HOZ MADRID. Declarado aficionado al deporte, el líder del PP quiere que su Consejo Superior pase a depender directamente de Moncloa, según señaló ayer en un acto sectorial en el que estuvo rodeado de deportistas, algunos en activo y otros ya retirados. Marta Domínguez- -que tomó la palabra- Emilio Butragueño, Niurka Montalvo, Abel Antón, Alejandro Valverde, Cecilio Alonso, Miriam Blasco, Isabel Fernández, Lolo Sáinz, Jesús Carballo y Eduardo Chozas, entre otros muchos, se sumaron a un acto de apoyo al candidato popular. Según explicó Domínguez en su intervención, nosotros somos los artistas del esfuerzo y de la superación en referencia a los otros artistas que apoyan a José Luis Rodríguez Zapatero y son tan aplaudidos cuando definen al PP y a sus votantes de turba de imbéciles Aquí no hubo salidas de tono, sino un emocionado Rajoy que ofreció mucho más dinero para el deporte por entender que la práctica deportiva hace mejor a los españoles y, por tanto, a España Tras agradecer a los asistentes que hayáis dado la cara destacó que tras una medalla hay horas de esfuerzo, trabajo y sacrificio y por eso llegan a ser los mejores y así seremos un país mejor También ofreció un Estatuto del Deportista que se preocupe de la atención integral de los mismos y señaló que el PP se comprometerá como un solo hombre para que la candidatura olímpica de Madrid 2016 tenga éxito Precisamente, Gallardón le pidió que se apunte en su agenda el 2 de octubre de 2009 porque ese día tendrás que estar en Copenhague como presidente para escuchar la designación de Madrid. Dos sonoros muac, muac Cuando llegó la presidenta se dirigió hacia el alcalde con la mano tendida y, para empezar, dos sonoros muac, muac se quedaron en el aire, ya que Gallardón se había retirado ligeramente. Se produjo un poco de desconcierto. A partir de ese momento el hielo fue, poco a poco, fundiéndose en un ambiente que nada tenía que ver con el encuentro anterior. El recorrido por las instalaciones, para empezar, lo hicieron juntos. Esa naturalidad terminó por plasmarse en beso a la media hora de haber comenzado el acto inaugural. Bajo la placa que recordará la apertura del Más información sobre las propuestas del PP en http: pp. es