Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN MARTES 19 s 2 s 2008 ABC DIRECTOR: ÁNGEL EXPÓSITO MORA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: JOSÉ MANUEL VARGAS DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO FÚTBOL E PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer, José Antonio Navas y Pablo Planas Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro Y DEMOCRACIA l presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, amenaza con vetar al fútbol español si el Gobierno insiste en hacer cumplir la orden ministerial que obliga a convocar elecciones en la Federación española que preside Ángel María Villar. Algunos dirigentes deportivos pretenden vivir al margen del Estado de Derecho y mantener un coto cerrado al servicio de sus propios intereses. La norma en cuestión establece razonablemente que aquellas federaciones cuya selección no ha logrado clasificarse para los Juegos Olímpicos deben convocar elecciones a corto plazo. Se trata con ello de abrir nuevas opciones para la gestión de entidades que no han cumplido el objetivo de situar a nuestros deportistas en Pekín. Se supone que a Blatter y los suyos eso les importa muy poco, pero deben tener presente que un Gobierno democrático tiene la responsabilidad de dirigir la política deportiva sin plegarse a las conveniencias de un puñado de dirigentes. El fútbol es un fenómeno social que transciende los límites del deporte porque afecta a sentimientos muy arraigados y genera recursos económicos a gran escala. En este contexto, lo de menos son los proyectos de Villar, un presidente criticado por muchas y poderosas razones, o lo manejos internos de la FIFA. Hay que buscar por tanto una solución razonable al conflicto, siempre sobre la base de que en los estados democráticos nadie debe situarse por encima de sus leyes. Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera LA RECONSTRUCCIÓN DE LA JUSTICIA L mandato de José Luis Rodríguez Zapatero ha devuelto a la Justicia la condición de campo de batalla partidista de la que fue rescatada en el segundo Gobierno de Aznar, gracias al pacto de Estado firmado por PP y PSOE. En 2001, los dos principales partidos, siendo Ángel Acebes ministro de Justicia, comprometieron un acuerdo básico para la reforma del Poder Judicial. En 2004, el PSOE certificó la quiebra de este consenso y la inmersión de la Justicia en su política de asalto a las instituciones, en coalición interesada con los nacionalistas. El balance de la política legislativa del PSOE sobre la Justicia se resume en el empeño socialista por tomar el control de las instituciones del Estado de Estado, limitar la independencia judicial y someter los tribunales al interés de las estrategias partidistas. No ha habido en cuatro años una sola reforma de los procesos, ni del funcionamiento de los tribunales. Nada, en definitiva, que aumentara la calidad y la eficacia de la función jurisdiccional y los derechos de los ciudadanos ante la Justicia. La única preocupación del PSOE ha sido neutralizar a la mayoría conservadora del Consejo General del Poder Judicial, para lo que llegó a celebrarse un Consejo de Ministros extraordinario, lo que no mereció ni el atentado de la T- 4, ni los atentados contra las tropas españolas en el Líbano o Afganistán; manipular las reglas de organización del Tribunal Constitucional y amarrar aún más la fidelidad del fiscal general del Estado. Por su parte, el estatuto de Cataluña supuso la extensión del modelo confederal al Poder Judicial, con una quiebra manifiesta del principio de unidad jurisdiccional del Estado, dando a los nacionalismos la entrada, como un caballo de Troya, en el único poder del Estado que la Constitución de 1978 mantuvo al margen de la organización autonómica. Todas las reformas del Poder Judicial- -consejos autonómicos, tribunales superiores de Justicia, etcétera- -han quedado paralizadas porque eran tributarias del Esta- E tuto catalán y, por tanto, del resultado de los recursos de inconstitucionalidad contra esta ley estatutaria. Las propuestas electorales del Partido Popular en esta materia parten de esta lamentable situación en la que se encuentra la Administración de Justicia, atenazada por la alergia histórica del socialismo hacia la independencia judicial y su obsesión por controlar todos los resortes de su poder interno. El PP propone una reconstrucción de las instituciones del Estado de Derecho y este es el sentido de confiar en los jueces la designación de doce vocales del CGPJ, para que se despolitice este órgano; de poner plazo máximo a la decisión de los recursos de inconstitucionalidad, para que no se repita la asombrosa dilación que mantiene en vilo las principales leyes de esta legislatura y, en general, de asegurar la unidad jurisdiccional del Estado, para responder a las embestidas nacionalistas. Es un programa para superar una crisis institucional muy grave, que genera en el ciudadano una profunda desconfianza hacia el Estado de Derecho, más aún cuando tampoco se le ha compensado con reformas procesales que mejoraran el funcionamiento judicial y la atención a sus reclamaciones. La persistente huelga de funcionarios y la que anuncian algunos sectores de la judicatura indican, desde otra perspectiva, la gravedad del hartazgo que existe en la administración de Justicia por la falta de una política solvente con objetivos claros. De prometer en 2004 que los ciudadanos tendrían sentencias firmes en sus procesos en un plazo máximo de dos años- -ridícula propuesta de quienes no tenían ninguna confianza en gobernar- el PSOE pasó a intentar la capitulación de los jueces en el proceso de negociación con ETA y a repartir el Poder Judicial como moneda de pago en sus pactos con los nacionalistas. El PP ha hecho bien en llevar al debate electoral la situación actual de la Justicia como un problema para la integridad del sistema constitucional. EL TIRÓN ARCO AGUANTA NUEVAS COACCIONES CONTRA EL PP ACE unos días, un grupo de independentistas gallegos intentaron agredir a María San Gil en la Universidad de Santiago. Ayer, el objetivo de los radicales catalanes era Dolors Nadal, candidata del PP por Barcelona, durante su visita a la facultad de Derecho de la Universidad Pompeu Fabra. En una flagrante agresión a los principios del Estado democrático, unos cuantos estudiantes- -al parecer, unos cincuenta- -lograron impedir que la candidata popular pronunciara una conferencia sobre el canon digital, teniendo que salir escoltada del recinto universitario. El Gobierno y el PSOE parecen empeñados en quitar importancia a estos incidentes, pero la opinión pública exige una actitud firme y decidida contra los enemigos de la democracia. Hay que apelar al sentido de la responsabilidad de Rodríguez Zapatero. Aunque no sea su propósito, cuando habla de crear tensión alienta en términos objetivos el comportamiento de quienes no respetan las reglas del juego. Su actitud deliberada de situar al PP en la derecha extrema es interpretada por algunos indeseables como una especie de barra libre para coaccionar a los políticos del centro derecha. El presidente del Gobierno debería expresar de forma pública y solemne su condena hacia este tipo de incidentes, demostrando así que un líder democrático no puede convertir al adversario en enemigo ni expulsar del sistema a un partido que representa a diez millones de ciudadanos. El PSOE se equivoca, H incluso desde una perspectiva egoísta, si piensa que este tipo de actos perjudican al Partido Popular, ya que una amplia mayoría social rechaza sin matices cualquier género de violencia que altere la igualdad de condiciones entre los diferentes candidatos. Las cosas no son como parecen en el imaginario oasis catalán, que los nacionalistas tratan de presentar como modelo de civilización política frente a la crispación reinante en el resto de España. Los ciudadanos recuerdan con profundo desagrado los incidentes producidos durante la campaña electoral de 2004. Las imágenes de Dolors Nadal en la Universidad traen a la memoria las amenazas a Rodrigo Rato y Josep Piqué, también en Barcelona, así como los insultos y descalificaciones que soportan año tras año los populares catalanes en diversos actos supuestamente cívicos, como la Diada del 11 de septiembre. Sólo hay elecciones libres si se respeta escrupulosamente el derecho de todos a exponer en público sus criterios. Algunos se empeñan en negar el pan y la sal al centro derecha, provocando así un grave quebranto no ya a la calidad de nuestra democracia, sino incluso a los requisitos mínimos para que la libre competencia entre los partidos se desarrolle de forma racional. El PSOE tendría que condenar tajantemente estas coacciones intolerables que padece su principal adversario electoral si no quiere que la opinión pública considere que está más próximo a los agresores que a los agredidos. a feria internacional de arte contemporáneo ARCO ha sobrevivido a la precampaña electoral, a las caídas en picado de las Bolsas, a las crisis hipotecarias, y se ha consolidado como un tipo de interés artístico en su edición de 2008, que ayer se clausuró, como es tradición, con la cena de entrega de los Premios ABC de Pintura y Fotografía en la Casa de ABC. El arte ha cotizado alto en los bolsillos de una clase media- alta liberal que se ha lanzado al parqué de Ifema como refugio para estos tiempos de crisis. Ha surgido, pues, un nuevo mercado que, ora por inversión ora por pasión, dirigió su punto de mira al arte como valor seguro. Doscientos mil visitantes y unas ventas similares al certamen de 2007- -donde se incrementaron en un 15 por ciento- -avalan una feria que aspira a convertirse en una de las tres grandes del mundo. Es de justicia artística destacar la alta calidad y el esmerado cuidado de los stands por parte de los galeristas, algunos de los cuales han luchado a brazo partido por mantener la excelencia de una feria que ha contado un año más con el respaldo de los museos e instituciones, que tienen en ARCO un vivero abonado. Pero toda obra es susceptible de mejorar y el arte no debería pagar las incomodidades del espacio que han surgido en los nuevos pabellones. Los promotores de ARCO harán bien en tomar nota para corregir alguna deficiencia organizativas y que no se repita en el futuro. L