Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 DEPORTES Primera división s Vigésima cuarta jornada LUNES 18 s 2 s 2008 ABC El Atlético se derrite por nada Un par de zarpazos del Athletic derriban la débil resistencia de un rival sin ideas Atlético Athletic 1 2 Atlético (4- 4- 2) Abbiatti; Antonio López, Pablo, Fabiano Eller (De las Cuevas, m. 67) Pernía; Maxi, Jurado, Raúl García, Luis García; Kun Agüero y Forlán. Athletic (4- 4- 2) Armando; Iraola, Aitor Ocio, Amorebieta, Koikili; Susaeta (Gabilondo, m. 90) Orbaiz (Ustariz, m. 90) Javi Martínez, Yeste; Llorente y Adúriz (Etxeberría, m. 75) Árbitro Medina Cantalejo. Tarjeta amarilla para Amorebieta, Kun Agüero, Antonio López, Pernía, Pablo. Roja por doble amarilla a Raúl García (m. 51) Goles: 1- 0, m. 5: Kun Agüero. 1- 1, m. 39: Susaeta. 1- 2, m. 45: Llorente. Cerezo bajó al vestuario y abroncó a los jugadores Al término del partido, Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid, bajó al vestuario rojiblanco. Estaba molesto y enfadado según explicó Javier Aguirre. Cerezo advirtió de que jugando así el equipo tendrá que volver a jugar la próxima Intertoto y olvidarse de la Liga de Campeones. Me lo comentó en el vestuario, estaba molesto y tiene derecho a decir lo que piensa. Estaba esperanzado y es la segunda vez que ganando nos poníamos terceros pero y no dimos ese paso. El presidente tiene el lógico cabreo, como todos los que estamos en este barco dijo Aguirre quien añadió: hay que dar la cara y seguir peleando Luego fue Antonio López quien se mostró sorprendido por las palabras de Cerezo: ¿De verdad que el presidente ha dicho eso? En vez de hablar mal entre nosotros, lo que hay que hacer es estar más unidos que nunca dijo al tiempo que añadía que los jugadores y los técnicos tenemos que sacar esto adelante JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. El Atlético se derritió por nada. En la espiral de vaivenes que se ha instalado en este tramo de la temporada, ayer tocó cruz. Un par de soplidos del Athletic derribaron la resistencia de un equipo que se sostiene con alfileres. Le faltó intensidad al Atlético, energía para sobreponerse frente un adversario que no enseñó casi nada en Madrid. El Atlético se echó a la cara un partido de aspecto dulce. Compareció feliz con el balón en los pies. A ello contribuyeron las sinergias que estableció Jurado- -titular ayer por Cleber Santana- -con Raúl García, Agüero, Forlán y compañía. A los cinco minutos, el Atlético tenía un gol, un enemigo incapacitado para combinar con algún criterio y una afición entregada para disfrutar esta vez sí frente al adversario que mejor se le da a la estrella local, Kun Agüero. El gol ingresó en el casillero del argentino, aunque el ori- Iraola tapa la incursión de Luis García gen de la autoría descansa en la falta a pie cambiado que lanzó Luis García contra el punto nuclear del área bilbaína. En respuesta a ese petardo, el Athletic enseñó un rosario de vulgaridades. Es el típico equipo Caparrós, que sufre con el balón en los pies y vive de la contundencia para robar y salir disparado. No hizo gran cosa el cudro bilbaíno, salvo exprimir la zurda majestuosa, impecable, de Yeste, que convertía en un campo de minas cada lanzamiento a la cazuela de Abbiati. El Atlético se movió ingenioso para EFE Así jugó el Atlético Abbiatti: regular. Antonio López: regular. Pablo: regular. Eller: mal. Pernía: regular. Maxi: regular. Jurado: regular. Raúl García: regular. Luis García: mal. Kun Agüero: bien. Forlán: regular. De las Cuevas: sin calificar. El técnico. Aguirre: regular. Sin mucha profundidad en el banquillo, tampoco hubo reacción. Lo mejor: El comienzo, con las ocurrencias del mejor, Kun Agüero. Lo peor: Escasa solvencia atrás, sin juego por las bandas. Fabiano ller no da la talla. El Levante se impone al Osasuna y se aferra al milagro X. MORET VALENCIA. Lo del Levante tiene mérito. Ayer, sus jugadores volvieron a dar una lección de profesionalidad y dejaron a un lado todos los problemas deportivos que rodean al equipo para conseguir una nueva victoria en casa que le permite seguir soñando con que la salvación es posible. Y eso que Osasuna no le puso las cosas fáciles. El conjunto navarro se adelantó en el minuto 20 con un tanto de falta de Monreal tras un penalti no señalado al levantinista Geijo. En la reanudación, los navarros se relajaron en exceso y los locales remontaron el parti- Levante Osasuna 2 1 atacar, siempre al tanto de cualquier ocurrencia del Kun, la sensatez y el instinto de Forlán o algún arabesco de Luis García, un jugador tan disperso que irrita con su oferta de cal y arena. El Atlético sintetizó su estado de euforia con un ejercicio virtuoso que empezó en el Kun, siguió en Forlán, continuó en un taconazo de Jurado y acabó con un zarpazo de Jurado al larguero. Todo, al primer toque, para satisfacción del Calderón. Levante: Kujovic; Manolo, Serrano, Álvaro, David; Juanma (Javi Fuego, m. 84) Berson, Miguel Ángel, Courtois (Pedro León, m. 60) Riga y Geijo (Armando, m. 77) Osasuna: Ricardo; Azpilicueta, Cruchaga, Josetxo, Monreal; Javi García, Plasil (Delporte, m. 72) Puñal; Juanfran (Portillo, m. 79) Vela; y Dady (Kike Sola, m. 63) Árbitro: Rodriguez Santiago. Colegio Castellano- Leonés. Amonestó a Josetxo, Serrano, Vela, Puñal, Álvaro, Pedro León y Miguel Ángel. Goles: 0- 1: Monreal, m. 20; 1- 1: Álvaro, m. 55; 2- 1: 2- 1, Geijo, m. 58. Así jugó el Athletic Armando: regular. Iraola: bien. Aitor Ocio: bien. Amorebieta: regular. Koikili: regular. Orbaiz: regular. Javi Martínez: bien. Susaeta: bien. Yeste: bien. Llorente: bien. Adúriz: regular. Etxebarría, Llorente y Gabilondo: sin calificar. El técnico. Caparrós: regular. Aunque el resultado diga lo contrario, su estilo futbolístico es una vulgaridad. Lo mejor: La impresionante zancada de Javi Martínez al contragolpe. Lo peor: Es un equipo sin ideas. do en tres minutos con goles de Álvaro y Geijo. Los minutos finales fueron un monólogo de Osasuna, que estrelló un balón en la madera en el descuento. Lo que parecía una noche sin estrés se convirtió en la habitual fatiga mental para la grada colchonera. Javi Martínez tuvo la culpa. Su arrancada de caballo, una zancada brutal desde su propio área que dejó el campo diseminado de rojiblancos impotentes, permitió un contragolpe feroz que Susaeta zanjó en la red. El gol dibujó la talla del Atlético, que tiende a empequeñecerse en la dificultad. Yeste patentó otra curva perfecta en una falta, Pablo defendió mal a Llorente- -que cruz de temporada para el central- -y el Atlético se fue con 1- 2 al descanso. Lo que vino después abundó en la idea fatalista que se propaga sobre el Atlético, sean quienes sean los ocupantes de su camiseta. Raúl García, un fichaje solvente, que convoca a la unanimidad, cometió una torpeza- -bajonazo al pie rival, ya con una tarjeta- -con cinco minutos de continuación y la remontada se divisó imposible. Lo que vino a continuación fue un canto al absurdo. La lucha inútil del Atlético ante un frontón encantado del aspecto que tenía el duelo. Un grupo equipado de serie para defender con todo y soltar el látigo al contragolpe. Así se sintió en la gloria, mientras se sucedían codazos, resbalones, trompazos y toda suerte de costras del otro fútbol que adora Caparrós.