Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MADRID LUNES 18 s 2 s 2008 ABC DIMES Y DIRETES Antonio Sáenz de Miera Presidente de Amigos del Guadarrama Vecinos de Centro, hartos de los niños que roban en cajeros y al descuido Van en grupo y son, en general, rumanos, aunque también magrebíes s Móviles y carteras en bares o en la calle y dinero a la salida de los bancos, su especialidad M. J. Á. Ep MADRID. No miden más de un metro de altura, pero la montan cada dos por tres. Tienen 10- 12 años y son conocidos por la Policía, que incluso saben a la familia a la que pertenecen. Sobre todo, los que son de origen rumano. Así lo indicó a ABC Juan José Cigarrán, portavoz de la Federación de Madrid- Centro, que aglutina a una decena de asociaciones de la zona, y fuentes policiales. Los tenemos controlados. Siempre van en grupo. A partir de media docena. Se mueven por el entorno de Gran Vía, Sol, etcétera dice Cigarrán. Cuando no se apropian de lo que alguien acaba de sacar del cajero automático o a la salida de los bancos, entran en bares y arramplan con lo que pueden de las mesas: móviles, bolsos, carteras. Y, en los comercios o cafeterías, los dependientes y camareros se las ven y se las desean para echarles o intentar que no se lleven nada ni del local ni del cliente. Cuando pescan algo, salen corriendo agrega Cigarrán. En la zona de Lavapiés y en la plaza de Tirso de Molina hay grupos de magrebíes que actúan del mismo modo. Sus objetivos, sobre todo, son mujeres y hombres solos y de los dos extremos en cuanto a edad- -jóvenes o de edad avanzada- a los que roban a la salida de las sucursales bancarias o de los cajeros. El grupo y su minoría de edad les ampara De un lado, porque se van pasado el objeto o el dinero sustraído de unos a otros. Así se aseguran de que si les cogen, no les pasará nada. Y, de otro, porque por su edad, saben que son impunes y se aprovechan de ello. En el mismo sentido se manifestó el presidente de la Asociación del distrito Centro, Francisco García, quien alertó de la presencia de una banda de magrebíes, en las inmediaciones de Tirso de Molina y en los cajeros de la calle de Duque de Alba. García indicó que el modus operandi de este grupo de seis o siete componentes, con edades comprendidas entre 10 y 15 años de origen magrebí, consiste en vigilar los movimientos previos de los usuarios de los bancos. A la salida, les siguen y, en un momento dado, cuando la víctima se descuida, se lanzan en tropel, le arrebatan el bolso y salen corriendo, informa Ep. Concretamente, apuntó que la semana pasada un grupo intentó robar a una mujer a la salida de una entidad del BBVA de la plaza de Tirso de Molina. Sus gritos desesperados alertaron a un agente de la Policía que patrullaba por la zona, por lo que los pequeños cacos huyeron sin el botín. Además, abren coches y se llevan lo que pueden. En otro punto de Madrid- -Príncipe de Vergara- en los últimos meses se sucede el mismo ritual, aunque los rateros de cajeros usan otro método. Son dos o tres niñas rumanas de unos 15 años que, con la excusa de pedir firmas en favor de minusválidos, se acercan a los usuarios del cajero justo cuando este va a expulsar la cantidad solicitada. Le piden a la víctima que firme en un papel y una de ellas le coge la mano, mientras que otra de los ladronas coloca un periódico encima del teclado del cajero. Después, salen corriendo. Las víctimas piensan que han conseguido evitar el atraco pero tienen 300 euros menos en su cuenta. Mientras intentaban zafarse de quien le agarraba el brazo, otra niña metía su mano por debajo del periódico y pulsaba la cantidad, llevándose al instante el dinero. EL PARQUE NACIONAL EN PELIGRO hora ya sabemos casi con certeza que Castilla y León no quiere la figura del Parque Nacional para la zona segoviana de la Sierra. No lo quieren los alcaldes de los pueblos ni la mayoría de los lugareños. La razón que se aduce tiene que ver con los usos tradicionales pero, probablemente, estén pensando en otro tipo de usos más lucrativos. ¿Alguien se cree de verdad que los serranos, paisanos de mi abuelo Clemente de Segovia, están locos por volver a la trilla, al pastoreo y al noble oficio de gabarreros? No, lo que no quieren son controles ni injerencias del Gobierno central, pero por otros motivos. Y hay que reconocer que, con las transferencias medioambientales en la mano, están en su derecho de defenderse a su modo. No es algo nuevo. Ya me lo dijo el pasado mes de agosto la responsable de Medio Ambiente de la Junta. Nos podemos preguntar hoy -me decía la Consejera- si la decisión de transferir las competencias medioambientales a las Comunidades Autónomas fue o no acertada Es posible que no lo fuera reconocía, pero así se hizo y en ello nos amparamos para tomar nuestras decisiones Sin interferencias dejó bien claro. En Madrid, los problemas son otros. Mal que bien, el proceso de aprobación del plan correspondiente siguió su curso hasta ser informado favorablemente por la Asamblea hace ya más de un año. Pero el Gobierno regional todavía no lo ha aprobado a la espera, según se ha dicho, de que se introduzcan las modificaciones necesarias para su adaptación a la nueva ley medioambiental. Ahora, parece que ya se va a aprobar, pero aparecen otras nubes en el horizonte. Ello puede suponer, dicen algunos, el pistoletazo de salida para los planes urbanísticos que tienen preparados los alcaldes. Dios nos libre de este nuevo peligro para el Parque Nacional. Es muy grave. Los peligros vienen de todas partes. Pero lo de los usos tradicionales es lo de menos. Los no tradicionales son los que nos preocupan. Y ahí está. A Ahora sustraen 300 euros cuando el usuario saca dinero de un cajero con la excusa de pedir su firma También en Príncipe de Vergara Mar Bermúdez, madre de la asesinada, ha hecho de la reforma de la ley del Menor su batalla IGNACIO GIL La madre de Sandra Palo lleva su lucha contra la ley del Menor a Estrasburgo ABC MADRID. La madre de Sandra Palo, la joven asesinada brutalmente en 2003 por cuatro jóvenes, acompañada del consejero de Justicia, Alfredo Prada, solicitará mañana a la Presidencia de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo la unificación de la legislación europea sobre la responsabilidad penal de los menores. Así, pedirán la rebaja de la edad penal y el endurecimiento de la norma para los autores de delitos muy graves (terrorismo, crímenes y violaciones) en la entrevista que mantendrán con el presidente de la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, Marcin Libicki. Prada ha defendido la necesidad de la reforma de la ley del menor, y como responsable delos centros de internamiento, ha asegurado que no tiene ningún sentido que jóvenes como los asesinos de Palo no ingresen en prisión al cumplir la mayoría de edad. Cuatro jóvenes, tres de ellos menores, raptaron a Sandra Palo el 17 de mayo de 2003 cuando volvía a casa. Fue violada, atropellada hasta en 15 ocasiones y quemada. Pese a la brutalidad del crimen, uno de los autores disfruta de un régimen de libertad vigilada. El único adulto, El Malaguita fue condenado a 64 años de cárcel, y a los otros dos menores se les impusieron sendas medidas de 8 años de internamiento y cinco de libertad vigilada.