Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18- -2- -2008 El presidente Papadopoulos pierde en la primera vuelta electoral chipriota 29 EL PARTO DE LAS MONTAÑAS La primera niña nacida en Pristina tras la declaración de secesión se llamará Independencia Es de origen montañés, de un pueblo que no oculta su raíz eslava POR RAMIRO VILLAPADIERNA PRISTINA. A las 15: 30 del domingo y a diez bajo cero, con sol cegador y un vengativo viento montañés que parecía salir de la tumba del príncipe Lázaro, Lumturije daba a luz a una niña en la Maternidad de Pristina. Es aparentemente sana, ha pesado 3,1 kilogramos y la llamará Pavarësia, independencia explica la jefa de ginecología. Es el primer niño nacido en un Kosovo independiente, lo que los viejos del lugar llaman el sueño de un siglo pero que mayormente ha sido respuesta a la brutalidad serbia de los últimos 20 años. Al felicitarla y brindar: gëzuar Pavarësia (feliz Independencia) la familia parece responder a la declaración, minutos antes, del Parlamento kosovar solicitando su reconocimiento internacional. Pavarësia es muy pálida y de ojos azules, como muchos albaneses de la montaña, que éste debe de ser uno de los pocos rincones de Europa en que tener ojos azules podía ser desventaja en un control, motivo de multa de tráfico o directa represión, bajo la Policía anterior. Si Independencia ha sido la primera, el último en no ver el día de un Kosovo autoproclamado ha sido, según las esquelas recibidas ayer por Lajm y Express el profesor Mustafa Sopi, quien llegó a alistarse ba- cán ofrece bromas como que la primera genuina kosovar sea una albanesa, de un poblado cuyo nombre no oculta su origen eslavo (Slovija) y quiere decir en serbio letra, palabra impresa: como la declaración de independencia de ayer; que el deseo, cuando se enuncia, se hace verbo y se torna política. ¿Letra impresa? Junto a Slovija tuvieron los monjes serbios, desde 1539, la primera imprenta de la región, cuando el monasterio de Gracanica persiguió heredar a la desaparecida Ulpiana. También recuerda a Slovolja que es animal doméstico, y es como tantos serbios trataron durante mucho tiempo a los albaneses. Tras el parto de la nación y de la niña, entre los confusos brindis a favor de la independencia, la unidad y la libertad, al desearle a Xhevdet gëzuar bashkim vëllazerimi se detiene ofuscado. ¿Por la unidad y la fraternidad? Pero, eso es comunista... reprocha. Y es, de nuevo, el veneno de las palabras cuando han sido envenenadas. Brindis final Un albano- kosovar ondea una bandera de EE. UU. en Mitrovica jo la represión en la brigada 153 de la guerrilla del UÇK. Pero comparado con un devastador cáncer a los 57 años, un cambio de estatus político, en el eslabón perdido de la tormentosa desagregación yugoslava, no ha sido probablemente el principal drama familiar. El violento UÇK que se va, la independencia que nace, tal vez simbolice algo. En la Maternidad, resulta- AP ba delicado preguntar a la joven por el padre de Independencia, pues su marido Xhevdet parecía tener que compartir el honor con los brindis al padre de la independencia proclamada minutos antes por el primer ministro Hashim Thaci. La pareja de campesinos, de 25 años, son de Slovija, cerca de Lipljan, la Ulpiana romana. Por debajo de su radicalidad maniquea, el multifacético Bal-