Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ELECCIONES 9 M ESPAÑA EL REPORTAJE LUNES 18 s 2 s 2008 ABC EL MUGABE DE LEÓN La descalificación, la muerte civil con que amenazan a la oposición, va ya acompañada de la violencia física ra ello no es necesario conocer el intercambio cómplice de informaciones e intenciones entre el jefe del Gobierno y los muchos sicarios mediáticos con que cuenta. Entre estos daños que han llevado a un deterioro vertiginoso de la calidad democrática en España bajo Zapatero está la interiorización del miedo a discrepar con la política del matonismo que ha adoptado. Y éste es resultado de una estrategia que se ha aplicado con presión. La mentira masiva, la manipulación estadística y el vaciamiento semántico de la palabra no son suficientes por sí solos para evitar el desmoronamiento del crédito de una gestión de incompetencia. La toxicidad del presidente no ha surtido los efectos deseados sobre la población. Las apuestas en la red, 70- 30 para Zapatero La victoria de Rajoy se paga con 3,3 euros por cada uno apostado. La mayoría absoluta del PP puede multiplicar el dinero arriesgado por 50. ¿Qué es más fiable, la palabra del encuestado o el dinero que se juega por un candidato? FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Puede que España se la juegue en estas elecciones. Lo que es seguro es que los españoles ya se pueden jugar unos cuantos euros por cualquiera de los dos principales candidatos, e incluso por un tercero (sin necesidad de especificar quién) La victoria de un hipotético submarino permitiría multiplicar por más de cien el dinero invertido. La casa de apuestas británica Betfair ya había organizado porras similares en comicios locales, como las pasadas elecciones por la alcaldía de Madrid o el Parlamento catalán. También es frecuente que siga los procesos electorales de EE. UU. el Reino Unido e Italia, entre otros países. Esta es la primera vez, sin embargo, que realiza unas elecciones paralelas en nuestro país, una macroencuesta que, en opinión de algunos, es bastante más fiable que el mejor trabajo demoscópico. Sacha Michaud, responsable de Betfair Iberia, asegura que los británicos nos sacan dos siglos de ventaja en cuestión de apuestas, que para ellos son parte de la vida cotidiana En el Reino Unido es posible apostar casi sobre cualquier cosa. En España, donde el mercado crece a mayor velocidad que en el resto de Europa, el tirón viene de la mano del fútbol. Un partido importante del Real Madrid o del Barcelona supone un movimiento de entre cinco y siete millones de euros (dentro de Betfair, porque hay muchas otras casas especializadas, como Bwin, Bet 365 y Unibet) Lo importante es entender de algo y los españoles sabemos (o eso pensamos) de fútbol. Los apostantes son personas que ponen su dinero en su opinión dice Michaud, y los gustos deportivos son opiniones muy marcadas, somos entrenadores de sofá En el partido electoral, los apostantes le dan a Zapate- Hermann N o hace falta ser muy amigo del presidente del Gobierno para reconocer que gran parte de los daños que ha causado a las instituciones, a la convivencia y al tejido social, aunque demoledores, no han sido intencionados. A nadie le cabe duda de que Zapatero ha creído sinceramente en que podía llegar a un buen acuerdo con ETA que llevara a la banda a dejar las armas por concluir ésta que, coordinando con éxito su política con el actual Gobierno, dejarían de hacerle falta armas para lograr sus fines. No ha funcionado porque los etarras querían más de lo que Zapatero podía dar. Él no podía dar más porque media España ha desbaratado esos planes. Tiene mucha razón la secta Z en acusar a la oposición del PP y a los movimientos cívicos de ser responsables del fracaso de sus planes. A mucha honra y en beneficio de la sociedad, incluida la parte dispuesta a tragar carros y carretas y a dejarse llevar por una senda de la indignidad. Está claro ya que se equivocaban él y otros cuando creían que su falta de escrúpulos es ya denominador común en esta sociedad que intentan adocenar con su supremacía mediática, su ejército de guionistas en las series televisivas y la omnipresencia de sus mensajes ideológicos del encanallamiento buenrrollista. No les ha salido la operación y ahora recurren a palabras que les eran ignotas como España y patriotismo porque su única fuente de sabiduría- -los sondeos- -les han advertido que los españoles están lejos de haber descendido a su catadura. Pero tampoco hay que ser muy enemigo de Zapatero para saber que muchos de los daños referidos sí son resultado de una clara intención dolosa. Pa- El acoso físico a la oposición Tiene mucha razón la secta Z en acusar a la oposición del PP y a los movimientos cívicos de ser responsables del fracaso de sus planes No es nuevo que un Gobierno débil busque el voto del miedo. Pero sí es insólito en la Europa democrática después de 1945 que un Gobierno recurra al acoso físico de la oposición. Cierto es que Zapatero ya lo hizo hace cuatro años al violar la jornada de reflexión. Pero, con magnanimidad, se podía interpretar aun como resultado del nerviosismo general tras las jornadas luctuosas habidas y no a la voluntad de amenaza propia de Mugabe en Zimbabwe. Pero el león Mugabe aquí es el Mugabe de León. Tras la negativa de socialistas y nacionalistas gallegos a condenar la agresión de sus camisas pardas a Maria San Gil en Santiago, es evidente que existe una voluntad desde el poder de impedir (como en el País Vasco, Cataluña y Galicia) que la oposición pueda expresarse en igualdad de condiciones con los partidos de ese frente popular de la ensoñación zapaterista que nada tiene que ver con la socialdemocracia. San Gil lo dice con claridad: La actitud el Gobierno ha dado barra libre para atacarnos El Mugabe de León quiere que la oposición democrática en este país tenga miedo. La descalificación y la difamación, la muerte civil con que amenazan, va ya acompañada de la violencia física. La política de acoso de esa alianza de independentistas, fuerzas antisistema y socialistas contra el único partido de la oposición, no ya tolerados sino incentivados por el discurso de Zapatero y su Gobierno, supone un escándalo mayúsculo que merece ser denunciado ante la OSCE y el Consejo de Europa. Capturas de imágenes de las web en las que se puede apostar gente no regala su dinero con tanta alegría como su palabra. Las encuestas dicen a quién votaría la gente; las apuestas se refieren a quién creen que ganará. Son cosas parecidas, pero no iguales asegura Michaud. Hay que tener en cuenta que quien se juega su dinero considera si habrá pactos. Apuesta por quién gobernará, no por quién conseguirá más votos. De hecho, también es posible jugar con la posibilidad de que algún partido consiga mayoría absoluta, circunstancia ésta que estaría muy bien pagada. Sólo el 10 por ciento cree que ocurrirá. Una victoria tan contundente por parte de Rajoy se paga 50 a 1, mala señal para el candidato popular. La apuesta mínima es de cuatro euros, pero los más osados pueden gastar más de 500. De dichas cantidades, la casa de apuestas no se lleva nada directamente; los perdedores están exentos. El beneficio viene de retener a los ganadores una comisión que oscila entre el 2 y el 5 por ciento del dinero del premio, lo que depende sobre todo de la fidelidad del cliente. Las casas de apuestas mueven el partido electoral español: sólo el 10 apuesta por una mayoría absoluta ro un apoyo del 70 por ciento (similar al que recibe Obama en la carrera presidencial estadounidense, al menos desde Europa) si bien su tendencia es decreciente, porque hace poco llegaba al 80. En un solo día se pueden producir variaciones de más de dos puntos. Se trata de un mercado continuo en el que cualquier error de campaña o un mal día en el debate televisado de turno puede suponer un descenso dramático. Las lágrimas de Hillary Clinton antes de las primarias de New Hampshire dieron un vuelco a las pujas y adelantaron el resultado final, aunque muchos se sintieran sorprendidos. Unos analistas americanos realizaron un estudio que venía a demostrar que el mercado de las apuestas es más fiable que el demoscópico, porque la Apuesta mínima