Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN LUNES 18 s 2 s 2008 ABC COSAS MÍAS EL PATINAZO L famoso sms de Nicolas Sarkozy a Cécilia huele a nauseabundo e intolerable invento, como el propio presidente francés ha denunciado ante los tribunales. Lo sospecho por las lastimosas explicaciones ofrecidas la semana pasada por Le Nouvel Observateur sobre lo que reconoce como patinazo y error del supuesto sms. La revista ni siquiera se molesta en sostener que su información fuera verídica. No porque se resista a desvelar sus fuentes. Lo más lamentable para la honra periodística es que Le Nouvel Observateur ni menciona fuentes ni realiza la más mínima defensa de la supuesta verdad. Y eso que Sarkozy se ha querellado contra ellos por falsedad. Me teEDURNE mo que nos encontraURIARTE mos ante el cotilleo en su estado más puro, en la maledicencia difundida para hacer daño a una persona sin importar siquiera que su contenido fuera real. Con la consecuencia de que la maledicencia, capaz de destruir cualquier relación de pareja, no sólo la de Sarkozy, no se limita a su difusión a cuatro o a cinco amigos, sino a todo el planeta. La única autodefensa que se les ocurre a la revista y a su director, Jean Daniel, ese periodista e intelectual que siempre nos pareció tan respetable, es que la culpa es de la víctima. Porque les contagió con el exhibicionismo de su vida privada, porque le siguieron el juego, escribe Daniel, como un jovencito cogido en falta y sin una miserable coartada que echarse a la boca. Como le responde un lector en la edición electrónica de la revista, su defensa tiene ese maloliente tufillo de los violadores que acusan a sus víctimas de haberles provocado Pero la revista aún lo empeora cuando argumenta que también el público es como es. Le gusta leer sobre la vida privada. Quiere política rosa, chismes, intimidades. De hecho, cuentan, los dos números que más vendimos el año pasado fueron los dedicados al Misterio Cécilia y al divorcio. Ah! ¿pero no decían ustedes que era Sarkozy el que exhibía su vida privada? ¿O son ustedes los que lo hacen con sus reportajes sobre su vida privada? Y aún hay más en esta insostenible autodefensa periodística. Daniel acusa a Sarkozy de combatir a la prensa. Así, en general, a toda la prensa, como si Sarkozy se hubiera querellado contra todos los periódicos y revistas francesas y como si el sms famoso hubiera sido una información colectiva. Daniel lo hace para convertirse en estandarte de la defensa de la prensa contra el presidente de la República Como si la prensa, la inmensa mayoría, quisiera alinearse con el cotilleo más miserable, con la persecución de las vidas privadas, con la destrucción gratuita de las personas y de lo más importante que todos tenemos, nuestros afectos. La gran mayoría de la prensa jamás ha osado ni osará traspasar esa frontera. LA IZQUIERDA- REFORMISTA pricho, sino a una necesidad diáfana. Es mucho supoUALQUIERA que haya pasado por el trance de ner, mas, sea, supongamos. acometer reformas y renovar la casa sabe que En el Primer Año Triunfal del socialismo (cuando Benedicto XVI, cuando habla del Infierno, no guardar las formas aún era obligado) el camarada exagera un ápice. El Infierno no es una añagaza metaGuerra quiso que sus jerarcas veranearan en el agro y física ni tampoco- -yendo de lo divino a lo profano- -con el botijo a mano. Guerra, evidentemente, se conoel escenario de las películas de Rambo. Con la venia cía el paño y sabía que, al poco, el paño menestral sudel Bosco y de Quevedo, de Rimbaud y del Dante; con cumbiría ante el empuje de la seda italiana. Entonces la aquiescencia, of course de los teólogos dogmáticomenzó la Larga Marcha que condujo a la izcos, el Infierno no es tal y como nos lo han desquierda al cachemir desde la pana, desde el crito, sino como lo pinta una cuadrilla de rufondo de armario a los fondillos del erario. Enmanos. El Vuelva usted mañana que encocotonces se fraguó aquel abracadabra que abría raba a Larra, sería hoy un ejemplo de puntualicualquier puerta y hacía saltar la banca: ¡Que dad británica. Los trabajos de Hércules, apeno falte de nada! Ha transcurrido ya un cuarto nas una ñapa frente a la empresa hercúlea de de siglo y en las mismas estamos: igual de aperemozar un baño. Meterse en obras puede torrreados y con idénticos collares. Ese chirle dispedear a una familia, resquebrajar la convicurso santurrón con el que el Zapatero encanvencia, marchitar los abrazos. Es una pesadiTOMÁS dila a los incautos- -el mismo que jalea sin deslla sin principio y sin fin, lo mismo que las ceCUESTA mayo la infame turbamulta que ha de jalar del nas del Licenciado Cabra. Un suplicio sin trecanon- -es menos buenista que bobista por mugua por el que, encima, pagas. Igual que los adeptos al cho que pretenda estilizarlo. El señor Zapatero, el ralátigo y el látex. yo que no ceja, tiene, entre ceja y ceja, redecorar las alLa moraleja del asunto es que en esa especie de desmas. En vista de lo cual, el ministro Bermejo ha metifalco que el ministro Bermejo ha perpetrado (de desdo en el lote el alma y los almarios y se ha inventado, a falco moral, no se alborote; no es preciso que azuce a lo tonto, la izquierda- reformista, un hierro ideológico los fiscales) el agravio es mayor que el despilfarro. El nuevo en esta plaza. presupuesto, al fin y al cabo, es una suma de partidas Pero esa es otra historia que puede acabar en dray las partidas se reparten entre los partidarios. ma. Volviendo al sainete del yeso y la plomada, lo que ¿Quién le iba a decir a Noam Chomsky que la gramátino es de recibo- -ni de recibidor, ni de terraza- -es que ca generativa degeneraría tanto? Pero tampoco es ciertos pelanas que se las dan de gobernantes ni sienplan que le afeemos a Bermejo que deje su apellido con tan ni padezcan como el común de los mortales. Si suel pandero al aire. Hay gentes, ya se sabe, inmunes al piesen lo duro que es conseguir que un contratista no rubor y que si alguna vez se ponen colorados es para te vacile con los precios y los plazos; si hubiesen entablasonar de un pedigrí rastrero- -ful de Estambul: reblado alguna vez un proceso de paz con un taladro, sabuscado en El Rastro- -de rojo antifranquista a juego brían que el Infierno no solamente existe sino que su con el cargo. Supongamos, no obstante, que es cierto sentina rebosa de falsarios. Sea como sea, lo que tenque el ministro vivía un sin vivir que le desconchaba dría guasa es que al señor Bermejo- -que es un violael ánimo. Que estaba rodeado de mugre y de cochamdor del verso y un deslenguado figurón del rap parlabre, que era un pobre náufrago en un abismo de humementario- -le desahuciaran del pisito dentro de tres dades. Y que, en definitiva, el cuarto de millón que hesemanas. La justicia poética no claudica ante nadie. mos enterrado en el dichoso ático, no responde a un ca- HAY MOTIVO E C