Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17- -2- -2008 Toshiba pierde ante Sony la batalla de las películas en alta definición 93 Una campaña lleva al límite la resistencia física y psíquica de un organismo, por sano que esté Rajoy, aficionado a la bicicleta, en campaña debe conformarse con pequeños paseos Cómo aguantar dos años de campaña y no morir en el intento Obama, Hillary y McCain sobreviven con pastillas de nicotina, paseos y disciplina ANNA GRAU CORRESPONSAL NUEVA YORK. Si cualquier candidato a la presidencia del gobierno de su país necesita una salud de hierro, en Estados Unidos más, puesto que la campaña electoral, en la práctica, dura dos años. Hillary Rodham Clinton cumplió sesenta años el pasado mes de octubre y, al soplar las velas, pidió precisamente eso, salud La va a necesitar para resistir el durísimo cuerpo a cuerpo con Obama, que es catorce años más joven que ella. Aunque Hillary no se deja amilanar: Los sesenta son hoy los nuevos cincuenta Ella dice que se mantiene en forma procurando andar mucho para compensar que ya no hace tanto ejercicio como antes. Hillary fue muy deportista en un momento en que pocas mujeres lo eran. Su padre la enseñó a jugar al béisbol, al fútbol y al tenis, deporte en el que conquistó algún que otro trofeo. Ahora se dedica a correr en la cinta y a mantener a raya su vicio nada secreto: el chocolate. Obama es más vicioso. En su juventud abusó puntualmente del alcohol y fue consumidor ocasional de marihuana y hasta de cocaína. De todo y liberar tensiones. La presidenta de la Sociedad Española de Cardiología, María Jesús Salvador, añade otro consejo: una siesta siempre que se pueda. Basta con diez minutos para conseguir los efectos beneficiosos del mejor invento español. El estrés es peligroso. Causa un aumento de la frecuencia cardiaca, de la tensión arterial e interfiere en el metabolismo de azúcares y grasas. Nada bueno para el sistema cardiovascular. Personas con coronarias sanas pueden hacer un infarto si están sometidos a una presión y estrés muy fuertes explica Salvador. Son situaciones extremas. No basta con quince días de estrés electoral, si no hay problemas previos eso ahora sólo queda la angustia crónica de un eterno exfumador que de vez en cuando recae. Obama lleva toda la campaña mascando pastillas de nicotina y jugando al póquer, que es algo que hace muy bien y le relaja mucho. También juega al baloncesto. En el bando republicano, más que trucos, necesitan la caja de magia borrás completa. John McCain tiene 71 años. Además pasó cinco años y medio prisionero en Vietnam, de donde volvió con la salud seriamente quebrantada y precisando varias intervenciones quirúrgicas. De eso hace mucho tiempo y McCain está ahora todo lo en forma que se puede estar. A su favor juega el hábito de la disciplina militar adquirida desde la infancia. A estas alturas es aficionado al senderismo, a pescar, a jugar algún que otro partido de béisbol. Aunque con pocas posibilidades, sigue en liza Mike Huckabee, de 53 años. Cuando fue elegido gobernador de Arkansas en 1996, Huckabee sufría de un sobrepeso importante. En el 2003 el médico le diagnosticó diabetes y le ordenó adelgazar. Huckabee se entregó a ello con verdadero ahínco: consiguió perder 50 kg y hasta escribió un libro titulado, Deja de cavar tu tumba con un cuchillo y un tenedor El doctor Gaspar Llamazares, candidato de Izquierda Unida, tampoco necesita un médico que le acompañe. Lo suyo es autocuidado, pero avalado con la carrera de Medicina. Con varios maratones electorales a sus espaldas, sabe que su punto débil es la voz. La pierde con facilidad. Recurre a remedios caseros para recuperarla y, en especial, a uno que utilizan los cantantes: café solo doble o triple con limón exprimido muy caliente. Mano de santo para la garganta y un derechazo al estómago. Llamazares tampoco llegará a campaña con una preparación física especial. Su entrenamiento diario es un paseo- -casi siempre solo- -antes de cada intervención. Una caminata de una hora en la ciudad en la que esté, en la que aprovecha para aclarar ideas y concentrarse antes de un acto. Se llega a ensimismar tanto en estos paseos que, a veces llega a perderse. Los médicos no dudan de que una campaña electoral lleva al límite la resistencia a un organismo, por sano que esté. Una auténtica paliza del cuerpo y el alma, para la que conviene estar preparados, entrenados como si fueran a disputar una carrera deportiva, más que electoral. Araceli Boraíta, jefa de Cardiología del Consejo Superior de Deportes, conoce mejor los cuerpos que se preparan para competiciones deportivas, aunque no lo duda: Todos nuestros candidatos superan los 45 años. Una edad que por sí misma, al tratarse de varones, es un factor de riesgo cardiovascular. La mayoría son sedentarios o casi y sus dietas por compromisos tampoco son las más adecuadas La tensión arterial sera lo primero que se resentirá en campaña. Lo que les salva es su peso, un escudo protector para proteger el corazón. El exceso de ki- Llamazares y su voz Organismos al límite los no es el problema de ninguno. Ni Rajoy, ni Llamazares y menos Rosa Díez o Zapatero están preocupados por la báscula. La recomendación de Boraíta es sencilla para hacer frente al maratón electoral: Procurar hacer una dieta equilibrada y, sobre todo, dedicar 30 minutos al día a hacer algún tipo de actividad física Pesas, correr por una cinta o montar en bicicleta, aunque sea estática, son una ayuda para el corazón Baloncesto y póquer son los trucos de Obama para relajarse REUTERS