Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17- -2- -2008 Un atentado suicida contra el partido de Bhutto deja casi 40 muertos Pervez Musharraf, presidente de Pakistán 37 EL DESPIECE DE LA ANTIGUA YUGOSLAVIA HUNGRÍA 1990 RUMANÍA ESLOVENIA Liubliana Zagreb HUNGRÍA Croacia Declaró la independencia el 25 6 1991 y en 1998 recobró el último enclave en manos serbias 2008 Belgrado CROACIA YUGOSLAVIA BULGARIA RUMANÍA Belgrado Mar ITALIA Eslovenia Estableció la independencia el 25 6 1991 tras una guerra de diez días Bosnia Herzegovina Declaró la soberanía el 3 3 1992, llamó a un referendo ese mismo año BOSNIAHERZEGOVINA Sarajevo ALBANIA 1992: El conflicto se extiende a Bosnia- Herzegovina donde se recrudece convirtiéndose en una limpieza étnica capitaneada por Milósevic 1995: Termina la guerra con los bombardeos de la OTAN sobre Kosovo y la firma de los acuerdos de Dayton 2008: El proceso de transición hacia la democracia de las diferentes repúblicas dura hasta nuestros días 0 GRECIA Mar Adriático MONTENEGRO Podgorica Pristina KOSOVO Skopje ALBANIA Montenegro Proclamó su independencia de Serbia el 3 6 2006 trás un referéndum que puso fin a la federación KOSOVO N 150 km ABC MAR MEDITERRÁNEO Bosnia y Herzegovina, Croacia, Macedonia, y Eslovenia se organizaron como estados independientes en 1992 Bajo control de la ONU desde 1999 MACEDONIA GRECIA Macedonia Obtuvo su independencia de Yugoslavia de forma pacífica el 17 9 1991 N 0 Km 150 Ante la tumba de Lázaro Un viento de nieve azotaba ayer cruelmente la ondulada llanura de Kosovo, cuya desolación geográfica e histórica ha sido retratada como la espalda todavía viva de un ser durmiente que, si despertara, descubriría que en realidad está muerto R. V. GRACÁNICA. La llanura de Kosovo está sobrevolada por grajos y cavada de tumbas, asentada sobre cuerpos de turcos, pues los cristianos iban al cielo. Es la tierra de los reyes Nemánidas, cuando Serbia se llamaba Raska y, los serbios, arasi; y sus príncipes se casaban con princesas francesas o bizantinas. Nada es ya así hoy. Pero esto nadie lo ha explicado y el propio primer ministro serbio decía horas antes que lo más precioso de la patria nos está siendo arrebatada No habla de sus gentes cuyas vidas y futuro han triturado nacionalistas como él, y otros políticos antes que él, sino de tierra. A pocos kilómetros de Pristina, la preciosa miniatura del monasterio de Gracánica, levantada por el rey Milutin con sus peculiares cúpulas fuera de eje y extraña verticalidad, habla de esplendores que en tantos pueblos fueron y un día desaparecieron. Su estilo de Ras conjuga, como todo lo serbio, lo bizantino y lo latino, oriente y occidente. Aquí está enterrada la mayor reliquia nacional, el cuerpo descabezado del déspota Lazar. Según las canciones, Lázaro, la noche antes de la célebre batalla eligió el Reino de los Cielos frente al terreno, y allí se fue al día siguiente. Según la leyenda, con la que el escritor Vuk Karadzic dio combustible, en el XIX, al nacionalismo expansionista del ministro Ilije Garacanin, los otomanos habían ofrecido a Lázaro, ante la batalla, elegir entre rendición o muerte. ¿Qué reino elegiré? ¿Elegiré el de los cielos? ¿Elegiré el reino terrenal? Si elijo el reino temporal un reino terrenal dura apenas un breve tiempo pero el de lo cielos dura por la eternidad Lázaro eligió la muerte, todo fue sagrado, todo fue honroso y la bondad de Dios se cumplió Con el presidente Slobodan Milósevic, los serbios eligieron no ya lo terreno sino lo pedestre y, en los años sucesivos, vieron perder todo hasta hoy. Aunque los serbios hablen de la Batalla de Kosovo como si hubiera sido ayer, y no en 1389, en realidad hubo cuatro batallas. Rebecca West que recorrió compungida esta llanura, que tiene un rostro de inocencia que es la mayor de las culpas cree que la primera enseñó a los serbios la derrota total; la segunda, la humillación; la tercera, el purgatorio; la cuarta, el infierno. La quinta podría ser ahora, por fin, una lección: la contraria a la esgrimida ayer por Kostúnica y es que un simple y sencillo pedazo de tierra no es lo más precioso de un pueblo sino sus mujeres y hombres. Cuando irrumpió aquí en 1989 el jefe de la Liga Comunista de Serbia, con un escénico lanzamiento de una revolución cultural serbia, en el 600 aniversario de la batalla, al contrario que Lázaro Milósevic parecía buscar menos la eternidad que eternizarse en el poder terrenal: veía desplomarse todo el aparato del partido único y ya sin el flotador de sus amigos del este. Su elección antimoderna, asumida con entusiasmo por la inmensa mayoría de los serbios, la sufrieron en carne de decena de miles de yugoslavos, muchos de ellos serbios. En La muchacha de Kosovo de Uros Predic, quizá la pintura romántica serbia más célebre, una joven se arrodilla en medio de aquella batalla para dar agua a un caído. Serbia parece hoy este cuadro desolado, pero sin muchacha con cántaro. En aquella batalla participaron numerosos pueblos y sólo sería presumible la nacionalidad de la joven o del caído; pero entonces nada de esto importaba. Con paralelismo evangélico, Serbia dice desde entonces en sus canciones soñar un día con la resurrección de Lázaro. Tal vez para ello debiera antes, realmente, enterrarlo. Cuatro batallas Pintura romántica Al contrario de lo que dice Belgrado, lo más precioso de un pueblo son sus gentes, no un pedazo de tierra Los otomanos BULGARIA Adriático ITALIA 1991: Comienza una guerra civil tras la declaración de independencia de Eslovenia y Croacia SERBIA