Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 17 s 2 s 2008 ABC AD LIBITUM PRETORIANOS DE ZAPATERO N el siglo V antes de Cristo, Píndaro lo cuenta con detalle, los ciudadanos de Atenas tenían como mayor y más frecuente diversión las peleas de gallos. Parece ser que sus cuidadores atiborraban a los plumíferos gladiadores con cebollas y puerros, lo que estimulaba su agresividad. En nuestros días, más respetuosos con los animales, nos entretienen mejor las peleas entre líderes políticos, en quienes suele comprobarse que, aun tratándose de hombres hechos y derechos, forjados en la experiencia, disciplinados en la partitocracia y necesitados de éxito, no suele estar presente el sentido M. MARTÍN del ridículo y, sin más, FERRAND nos predican sin ningún reparo un absurdo o una falacia. Los candidatos más notorios, en tiempo electoral, debieran abstenerse en el consumo de puerros y cebollas. José Luis Rodríguez Zapatero, aún bendecido por las encuestas, no debe de estar tranquilo. Sabe que sus conmilitones, que como las focas amaestradas siempre esperan una sardina de su domador, le temen más que le quieren, no se entusiasman con su política autonómica y sienten la inquietud de un futuro difícil. Para compensar esa carencia de amor endógeno el líder socialista se ha organizado una exógena guardia pretoriana que le sirve de guardaespaldas y disimula sus muchas escaseces. Es la famosa PAZ, Plataforma de Apoyo a Zapatero, que, según dicen sus devotos promotores, ya cuenta con 13.000 adheridos. Los últimos en apuntarse, dos premios Nobel de Literatura, han sido Günter Grass y José Saramago. Entra dentro de lo probable que Zapatero no haya leído nada de ninguno de los dos; pero esos nombre visten, adornan y ayudan al convencimiento de quienes ya están convencidos. En los años sesenta me deslumbró El tambor de hojalata y he leído la obra del alemán sin considerar su juvenil militancia en las Waffen- SS ni su actual y evolucionado izquierdismo de salón. A Saramago le he seguido con menor intensidad y frecuencia, pero con respeto. Y, ¿qué? Hay mucho de tramposo en esa práctica electoral por la que cuatro actores, tres escritores, dos plusmarquistas de postín y un imbécil de relieve ayudan a un líder. Es la negación del más sólido aforismo de nuestra rutina cultural: no hay que confundir el culo con las témporas. Esto de la partitocracia como sucedáneo de la democracia verdadera es tan empobrecedor, acerca tanto la realidad de los grandes partidos mayoritarios, que los líderes en pugna tienen que diferenciarse con signos externos. De ahí el éxito de quienes les disfrazan y buscan notorias compañías. Esos sabios electoreros, manifaceros bien retribuidos, son la achicoria de un café que no existe, el disimulo de unas ideas vagas y mostrencas que lucen en unos programas que nadie está dispuesto a cumplir. En guardaespaldas, debe reconocerse, Zapatero aventaja a Mariano Rajoy. PROVERBIOS MORALES RAZAS E Viana do Bolo no conozcan el pensamiento antropológiNXO Quintana, el jefe de los antisemitas del co de Anxo Quintana. Es trágico que lo hayan ignorado BNG, afirma que los verdaderos gallegos no son los irmandiños, los gerifaltes de antaño de Valle Inclán, violentos. Estos nacionalistas son la pera. Don los del Exército Guerrilleiro do Povo Galego, los grapos Manuel Murguía, inventor de la raza gallega, un retaco de Vigo, el clan de los Charlines y hasta Franco, que era que medía metro cuarenta, sostenía que los auténticos del Ferrol. Si todos ellos hubieran sabido que los gallegallegos eran celtas rubios, altos y de ojos azules. Los gagos son de natural pacífico y dialogante, la de disgustillegos tienen la desgracia de haber oído decir sobre ños que nos habríamos ahorrado. ellos, desde los tiempos del Estebanillo González, la más Desde Murguía a Anxo Quintana, la utopía florida sarta de sandeces que se haya vertido a nacionalista gallega- -un país de celtas pacífipropósito de cualquier comunidad española, y cos, altos y rubios- -ha ido estrellándose reiteralo peor es que las mismas son, en una gran parte damente contra la realidad, sin que a los teóride los casos, producto tan autóctono como el quecos de la raza se les moviera una pestaña. Anxo so de tetilla. Hay gallegos altos y gallegos bajitiene un problema, y es su racismo inconscientos, gallegos violentos y gallegos pacíficos (que, te. Hay racismo donde alguien se inventa caracafortunadamente, son los más) y luego están los terísticas físicas o morales para definir a una cogallegos nacionalistas, que parecen una caricamunidad. Quintana no es menos racista que tura de los nacionalistas vascos y que hacen de JON Murguía. Éste se autoexcluía de la raza de elfos sus paisanos caracterizaciones dignas de chisJUARISTI arios con que su imaginación poblaba las castates de gallegos. ñeiras sacras; Quintana excluye de la galleguidad ge ¿Qué quiere decir Quintana? ¿Qué los gañanes que nuina a los pobres imbéciles que acosaron en gallego (y se liaron a tortas con los guardaespaldas de María San portugués) a María San Gil. Pero la exclusión es un truGil en la universidad de Santiago no eran gallegos? A co para producir la raza política. Si los gallegos son por mí, desde luego, no me dio la impresión de que fueran naturaleza no violentos, ¿qué son los violentos de Galirastafaris jamaicanos. Es verdad que una de las grupis cia? No gallegos. Intrusos en el suelo nacional, como Maque andaba por allí jaleándoles llevaba un letrero en ría San Gil. portugués: Espanholistas fora de Galiza. Cierto, pero deEs una trampa retórica de la que el PNV ha abusado bía de ser la excepción. Los demás tenían acentazo de hasta la saciedad: los de ETA no son vascos; o sea, son coViana do Bolo, y a un par se les notaba la geada. La pormo los españoles, genéticamente violentos. Pero si los tuguesa, seguramente, vino a España con un Erasmus españoles son genéticamente violentos, es natural que y se encontró con que en Santiago nada podía ser tan los hijos de Aitor y Breogán reaccionen violentamente apasionante como linchar espanholistas (comprensible, contra ellos. ¿Que apedrean en Guernica a Jaime Masi la alternativa que se le ofrecía era estudiar Análisis yor Oreja? Normal, según el PNV Jaime es español y la Financiero) Para que luego digan que las propuestas violencia congénita de los españoles destruyó Guernide Rajoy son absurdas. A toda becaria portuguesa que ca. Éste es el truco: el nacionalismo- -de cualquier collegue a la universidad de Santiago habría que hacerle lor- -suscita la raza política que precisa (puesto que tanfirmar, cuando se matricule, un contrato de integrato las razas biológicas como las razas morales son delición que le comprometa, mientras dure su estancia, a rios) creando la fantasía de una España violenta conrespetar las pacíficas costumbres locales. En primer lutra la que levantar a las razas pacíficas. O sea, a los porgar, antes que cualquier otra, la pacífica idiosincrasia tugueses de Viana do Bolo. gallega, que diría Anxo Quintana. Es una pena que en A -Que alguien me demuestre que lo que miento a micrófono cerrado es diferente de lo que engaño a micrófono abierto.