Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16- -2- -2008 GENTE POR LOS SUELOS PREMIO L OREAL 107 SÓLO PARA HOMBRES Abril es el único diseñador de los que han participado en Cibeles que presentó una colección exclusivamente masculina Las modelos de Juana Martín y María Lafuente- -que compartieron desfile- -resbalaron varias veces sobre la pasarela En la 47 edición de Pasarela Cibeles se alzaron con este galardón la colección de Ana Locking y la modelo Amparo Bonmati Sólo se caen las que llevan zapatos de tacón Más gente que ningún día en las gradas, con dobles filas de gente sentada en el suelo, pero pocas celebridades R. B. MADRID. Las lujosas hermanas Duval, Norma y Carla, fueron a ver los vestidos de superlujo de Hannibal Laguna. Ponme una docena. O dos. Leire Pajín no sé si es de encargarse uno. No la veo. Pero a Jacqueline de la Vega sí. A Carlos Ferrando no. Y Carmen Lomana tiene valentinos así que... A primera hora de la mañana había desfilado Josep Abril. Y más tarde lo haría Sita Murt. Lo digo por la conexión catalana porque me crucé con Mónica Randal, estupenda, por el backstage pero no tengo ni idea de a quién fue a ver. El de Juana Martín era el que más caras conocidas reunió. Juan Ramón Lucas y Sandra Ibarra, Pastora Vega o Pilar del Castillo. Todos en tensión por lo resbaladizo de la pasarela. Al principio parecían los zapatos pero cuando las modelos de María Lafuente empezaron a tambalearse se adjudicó la culpa al suelo. Ya no se cayó nadie más, pero porque los modelos de El Delgado Buil iban con zapato bajo y los de Carlos Díez Díez, con zapatillas Converse (una colección mucho más amplia que otras veces) Entre los bichos raros (aparte de todos los modernos de los últimos desfiles, pero estos tienen gracia) estuvo zascandileando todo el día por Cibeles Raquel, de Supermodelo aquella que iba para modelo como Marcos va para bailarín en Fama y yo para premio Nobel de Física. Había que verla. Pintada como para los carnavales de Tenerife. Y había que haberle preguntado de dónde habrá sacado el gorro de Breznev que llevaba. Con dos enormes ces entrelazadas de Chanel que le habría pegado ella misma. EN SU PUNTO Beatriz Cortázar LA HIJA DE LOS PONCE SE LLAMARÁ PALOMA ABC Juana Martín Diseñadora MI ROPA REFLEJA EL LUTO EN ANDALUCIA MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Desde la Andalucía jonda y cabal, la que lloró y llora a Sánchez Mejías y a Lorca, y a aquel Antonio Torres Heredia, hijo y nieto de Camborios, ayer presentaba su colección Juana Martín. Veinticuatro horas antes, Juana pespunteaba los últimos detalles con las modelos, entre prisas y lunas bajando a la fragua, no con un polisón de nardos, sino con una andanada de negro vinilo negro en pantalones, faldas y abrigos. Nos hemos arriesgado mucho, porque el vinilo no es un tejido con el que trabaje habitualmente, era un riesgo, pero creo que lo hemos trabajado... bastante bien Negro que te quiero negro, Juana. Me han dado mucha caña y quiero reivindicar el negro, es como un grito de rebeldía. Quiero reivindicar que no sólo hago folclore y que me puedo mover en otros conceptos distintos al volanteo En este universo de Cibeles hay mucho listillo pasado de moda, saturado de posmodernidad, sin alma, corazón ni vida, que ignora que en el país de la luz, el negro no sólo es historia, sino leyenda. En la Andalucía pobre, en la Andalucía de la posguerra- -concluye Juana- -la gente iba de negro, porque siempre había un luto por alguien, por un hermano, un hijo, un padre; era la forma de decir: tengo una pena aquí (Juana se echa la mano al pecho) y todo eso se refleja en mi ropa Porque la ropa de Juana Martín está cosida al corazón. Sobre estas líneas, Norma Duval, FOTOS: ÁNGEL DE ANTONIO que asistió con su hermana Carla al desfile de Hannibal Laguna, al que también acudió la socialista Leire Pajín (a la derecha) la madre le gusta más el nombre de Blanca, pero finalmente la discusión no va a llegar a mayores, puesto que tiene en contra a toda la familia, marido incluido, por lo que al final su primera hija llevará el mismo nombre que tiene ella y su madre, Paloma. Pero sin diminutivos ni cambios para diferenciarla del resto de Palomas que hay en la casa comenta Paloma Cuevas, esposa del torero Enrique Ponce. Desde luego el suyo es un embarazo deseado e ilusionado tras más de diez años casada con Ponce. Durante todo este tiempo el matrimonio aseguraba que los niños vendrían cuando el diestro toreara menos. Pero en vista de que a Ponce lo de la retirada no entra en sus planes, puesto que está en plena forma física y feliz en los ruedos, el bebé no se ha hecho esperar más. Será a mediados del mes de abril cuando, si todo va como se calcula, Paloma dé a luz a su primera hija. Aparte de las molestias de los primeros meses, que siempre son las más pesadas, hoy Paloma está viviendo un embarazo de libro, ya que se siente muy bien, ha engordado sólo ocho kilos, y la niña está muy grande. Para toda la familia la llegada del primer hijo del matrimonio es, sin duda, la mejor noticia que podían esperar de este año. Como la niña nacerá en abril, Ponce ha reservados unos días, porque su intención es estar en el parto y acompañar a su esposa en un momento tan emocionante y apasionante como es el nacimiento de una hija. Esa es su intención, de ahí que haya liberado unas fechas de su agenda taurina, aunque ya se sabe que en esto de los alumbramientos las matemáticas no siempre funcionan, por lo que una cosa es lo que uno programe y otra, la que la naturaleza disponga. Felices, ilusionados, enamorados... hoy los Ponce sólo esperan tener a su Paloma en brazos. A