Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16- -2- -2008 Homenaje a Alfredo di Stéfano DEPORTES 101 Luis Suárez MÁS AMIGO QUE RIVAL L Zoco, a la izquierda, Amancio y Pachín, ex compañeros, amigos y admiradores del maestro Di Stéfano PP os achaques de la edad me van a impedir estar mañana al lado del buen amigo Alfredo. Me había invitado el Real Madrid para estar juntos en este gran homenaje, pero como él dice, he tenido que entrar en talleres y no podré darle un abrazo. Se lo debo. Nos vimos en diciembre en Madrid. ABC nos juntó para hablar del BarçaMadrid. Nos reímos mucho. Recordamos los viejos y los nuevos tiempos. Está al tanto de todo el fútbol italiano. Creo que le hubiera gustado también jugar aquí, aunque en el Madrid le fue extraordinario. Incluso en esas semanas que estuvo en Barcelona esperando si se arreglaba su situación, el Juventus, la Fiat, que siempre tuvo mucho dinero, le hizo una oferta y a punto estuvo de irse para Turín, porque lo que no quería el Barça es que se fuera para el Bernabéu. Me lo contó un día con la selección. Alfredo y yo debutamos el mismo partido. El 30 de enero del 57, contra Holanda en el Bernabéu. Él metio tres goles. También aprovechaba esos partidos para decirme que me fuera al Madrid, que iba a estar como en mi casa. Al final me fui al Inter, que ahora es la mía. ZOCO AMANCIO PACHÍN Tenía una gran velocidad, en los entrenamientos me lo hacía pasar muy mal. Ahora jugaría con la gorra En él se une todo, el carisma, el carácter y el gran jugador. Todo ello le convirtió en un auténtico ganador que pensaba en el equipo El Madrid me fichó porque le marqué bien jugando con Osasuna. Al final del partido me dijo: Chaval, ¿quieres jugar en el Madrid años. Desde la llegada al club de Florentino Pérez, que tuvo el detalle de que fuera él quien recibiera el premio al mejor club del siglo XX. Antes él decía, y tú lo sabes Ortego, que era un florero en el club. Ramón Calderón ha seguido por la misma línea y ahora le llega este gran homenaje. El Madrid es lo que es desde su llegada en el 53. Hasta que no llegó, no ganó nada y eso que decían que era el equipo del Gobierno y no nos dejaron ir a México un año. Mentira cochina. -Zoco. Comenzó el despegue. -Pachín. Yo como defensa lo que más valoraba de él era su velocidad con balón y sin balón y su certeza cara al gol. Era una máquina de hacer fútbol. Le encantaba buscar la pared con Mateos... Sólo creo que no iba bien de cabeza. -Zoco. No estoy de acuerdo, a lo peor no remataba bien, pero peinaba muy bien los balones hacia atrás, siempre con intención. He marcado a muchos nueves en mi vida y lo tenía todo. Su velocidad me dejaba en evidencia en los partidillos, me hacía mucho daño. Y remataba con la derecha, con la izquierda, de tacón, de puntera... -Amancio. No era un driblador como lo podía ser yo. Era un jugador de pared, de toque. Por eso él siempre habla de compartir con los demás. Toma y corro. Buscaba la triangulación. -Pachín. Es verdad, siempre buscaba un compañero para apoyarse. Tocaba y al hueco. Y como los compañeros que tenía eran buenos pues no estropeaban lo que él hacía. Alfredo ganó muchos partidos por sí mismo, pero también muchos por los demás. Teníamos grandes jugadores. Don Santiago en eso fue siempre muy listo. Traía siempre lo mejor. ba si no le dabas bien el balón. Eso también es un privilegio. -Pachín. En lo que nunca se metió fue en las alineaciones. Lo mismo que antes decíamos que podía recomendar jugadores, lo otro no le iba. Lo que a él le gustaba era jugar, aunque creo que no hubiera sido un buen suplente, desde luego. -Zoco. Yo tampoco me lo imagino haciendo las alineaciones... Lo suyo era jugar. -Pachín. Yo creo que mañana va a llorar, se va a emocionar. -Zoco. Es fuerte, muy fuerte, pero es cierto que lleva dos semanas de arriba para abajo con el homenaje y a lo peor cae. -Amancio. Si llora es que los años le van haciendo más sensible. La edad te hace fallar. Como vea que se le caen las lágrimas me voy a acercar a él y le voy a decir: ¿Qué ha sido del hijo de puta. Ja, ja, ja. -Pachín. Lo que más feliz siempre ha hecho a Alfredo ha sido salir con sus amigos y hablar de fútbol tomando un whisky. Con el delantero centro en la -Zoco. Y las broncas que echa- mano, como él dice, nos ha dado el día siguiente. Llamábamos a las mujeres para cenar. Ellas en una mesa, nosotros en otra, y doblábamos. -Amancio. Con los amigos y los compañeros siempre ha sido un hombre comprometido. Con nosotros es el auténtico Alfredo. Tiene fama de tener mal carácter, de ser huraño... pero hay que conocerle. Él tiene que tener confianza en ti. Ese carácter es precisamente el que le hizo más ganador que nadie. Te tiene que gustar todo él como es, no se puede desvincular una cosa. A los amigos se les quiere como son. Los que sólo le conocen como jugador y le han visto jugar maravillosamente no hacen otro análisis. Nosotros le conocemos como jugador y como persona. Si fuera de otra forma lo mismo le teníamos que subir a los altares. -Pachín. No sería Alfredo, el maestro. Sin ese carácter no hubiera sido la mitad de la mitad. -Zoco. Yo siempre le he conocido así y no ha cambiado. Estamos todos, todos los días con él.