Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CIENCIAySALUD Colección Bichos SÁBADO 16 s 2 s 2008 ABC Ponga un escorpión en su vida ABC ofrece mañana la tercera entrega de la colección Bichos: el escorpión gigante. Estos animales son grandes, de unos quince centímetros, y de un verde muy oscuro, casi negro POR FERNANDO LÓPEZ- MIRONES En la Reserva Natural de Ngoc Son en el norte de Vietnam, no había entrado nunca antes ningún equipo de filmación, y mucho menos español. No estábamos allí para filmar escorpiones, pero eso a ellos les da igual. Con una humedad de más de un noventa por ciento, estar seco es una quimera, y al añadirle unos cuarenta grados centígrados, se torna difícil incluso pensar. La selva primaria de esta zona de la antes llamada Indochina es el hogar de los Muong. Son una minoría étnica que sobrevive en las montañas más inaccesibles de Vietnam, conservando sus costumbres ancestrales a pesar de que el mundo se les viene encima. Los Muong saben bien que a los Heterometrus es mejor no molestarlos. Estos escorpiones son grandes, de unos quince centímetros, y de un verde muy oscuro, casi negro. Su picadura es muy dolorosa, aunque no suele ser mortal salvo en el caso de niños o individuos alérgicos o debilitados. Entre la eterna hojarasca mohosa del suelo pululan los escorpiones gigantes, por eso, entre otras razones, los Muong construyen sus casas sobre pilares, como siempre lo hicieron, elevadas para alejarse de la humedad, los bichos... y los últimos tigres de Indochina. Lo increíble de los escorpiones es que vivan en un lugar como éste y también en algunos de los desiertos más secos del planeta, sin apenas variaciones anatómicas. De las más de mil cien especies que se conocen por el momento (número que aumenta cada año) todas ellas poseen un diseño casi idéntico al que ya tenían los más antiguos fósiles de escorpiones encontrados, datados en 400 millones de años de antigüedad. Por suerte para nosotros, sus antepasados de más de tres metros de longitud ya no existen. Pero en una ocasión, los escorpiones me hicieron un gran servicio. Como todo naturalista, mi habitación, cuando vivía en la casa de mi madre, era un pequeño museo de historia natural, pequeño... y cutre. Mis tesoros consistían en mudas de culebra, heces de lobo, plumas de todo tipo y cráneos casi limpios de media docena de especies. De acuerdo, no era el Louvre, pero a mí esos objetos que me encontraba por el campo me fascinaban... lo malo es que a mis abundantes sobrinos también. Era entrar de visita en la casa de la abuela, y se dirigían indefectiblemente al cuarto del tío Fernando para provocar la sexta extinción. En mi ausencia, mi antes científicamente colocado gabinete, se convertía demasiado a menudo en un maremágnum informe a causa de aquellos diminutos bárbaros, ante la indiferencia de sus madres, para las que un valiosísimo cadáver seco de gallipato no significaba nada. Hasta que un día, cansado del asunto, decidí construirme un pequeño terrario de metacrilato en el que coloqué seis hermosos escorpiones vivos. Soberbios, con su venenito y todo. Mi plan funcionó; con la mitad de los datos que contiene este artículo, mis hermanas entraron en pánico y nunca más permitieron que sus monstruitos vulneraran mi santuario. ¡Benditos escorpiones! A los pocos días, en vez de seis escorpiones de ración, había uno solo, pero muy grande. Aquel alarde gastronómico del orondo vencedor me demostró a las claras que los había situado en un espacio demasiado pequeño. Ciertamente liberé al gladiador triunfante concluyendo que donde están bien los bichos es en el campo... pero la leyenda urbana perduró, y ya nunca más volvieron las hordas pediátricas. Desde entonces los adoro, y les invito a conocerlos mejor. Ponga un escorpión en su vida, aunque esté fijado con resina. Una colección que combina diversión y rigor científico Siga descubriendo con ABC la obra más completa dedicada a insectos, arañas y otros bichos. Esta exclusiva obra editorial le desvelará los secretos mejor guardados de todos estos animales combinando diversión y rigor científico. El trabajo de expertos biólogos, entomólogos y educadores, y una cuidada selección de fotografías e ilustraciones la convierten en una obra ideal para pequeños y mayores. Disfrute con esta cuidada selección de magníficos ejemplares en dos tamaños diferentes, grandes y gigantes, que podrá guardar en unas exclusivas cajas especialmente ideadas para esta colección. Mañana domingo con ABC podrá adquirir el ejemplar de escorpión gigante. Un pequeño terrario Por suerte para nosotros, sus antepasados de más de tres metros de longitud ya no existen En la actualidad, se conocen más de 100.000 especies de escorpiones, aunque el número aumenta cada año