Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16- -2- -2008 El Museo Reina Sofía compra obras por un valor de 1.164.000 euros en ARCO 87 Menudo par de Bolenas... Justin Chadwick presentó The other Boleyn girl y hoy se entregan los premios y se clausura una edición muy justa de fuerzas E. RODRÍGUEZ MARCHANTE ENVIADO ESPECIAL BERLÍN. La película americana Ballast tuvo ayer el dudoso honor de cerrar el apartado competitivo de esta edición del Festival de Berlín, que ha estado muy a tono con esa tenaz sequía: a finales de año, si esto sigue así, habrá que beber agua traída en barcazas y ver deuvedés de viejo cine clásico. Aunque los títulos importantes de la jornada no venían a competir, sino a dejarse ver: Katyn un peliculón del polaco Andrzej Wajda sobre una horrible matanza que hicieron los estalinistas soviéticos en ese campo de concentración durante la II Guerra Mundial, aunque se lo quisieron achacar históricamente a los nazis. Y The other Boleyn girl de Justin Chadwick, y que a falta de otras cualidades tuvo la de traerse al festival a sus tres protagonistas, Natalie Portman, Scarlett Johansson y Eric Bana. Chadwick ha tirado la casa, y hasta las mansiones y palacios, por la ventana con una producción fastuosa (incluso ha contratado a Ana Torrent como Catalina de Aragón) para narrar la vida de las dos hermanas Bolena, María y Ana, que, según el dibujo que queda, volvieron loco a ese tunante de Enrique VIII, al que interpreta Eric Bana con una cintura envidiable, aunque de cintura para arriba quede un tipo con la inteligencia a ras de suelo, o mejor, a media altura. Natalie Portman es Ana Bolena, un bicho, por culpa de la cual hoy los ingleses conducen por la izquierda y no han entrado al euro. La niña Johansson es la otra, María, con tan buen corazón como su envoltorio... El caso es que en aquella corte, en la que rodaban cabezas como en una empresa moderna, la idea que queda de los Bolena pues también estaban padre, madre y otro hermano, es digna de un programa de sobremesa y de tinte rosa. La del veterano Wajda es seria, grave y pretendidamente exigente con la Historia, pues quiere remendar el engaño y atribuirle al Partido Comunista el asesinato masivo de intelectuales y oficiales polacos en un campo de concentración durante la segunda guerra mundial. Con enorme fuerza visual y emocional, con una música imponente de Penderecki, con unas interpretaciones magníficas y precisas, Wajda narra esta historia que le toca trágicamente cerca, pues su padre fue uno de los que murieron en ese campo de Katyn. Tiene, pues, la película mucho de purificación, de enfoque y ajuste de ideas, aunque no elude ni un mal momento y se enfrenta a escenas realmente duras y deformes moralmente. Está nominada al Oscar en lengua no inglesa, y tiene el empaque suficiente para ganarlo. Dos visitantes en el Museo del Traje DANIEL G. LÓPEZ El Ministerio de Cultura desmantela el Museo del Traje Creará el Centro Nacional de la Moda y el Museo Etnográfico, y proyecta ceder temporalmente las colecciones del Museo de Reproducciones Artísticas SUSANA GAVIÑA MADRID. El ministro de Cultura, César Antonio Molina, informó ayer al Consejo de Ministros de la creación del Centro Nacional de la Moda y el Museo Nacional de Etnografía, ambos de titularidad estatal, cuyo origen común no es otro que el actual Museo del Traje. Centro de Investigación del Patrimonio Etnográfico, una iniciativa de Pilar del Castillo que fue inaugurada en marzo de 2004, y que ahora tiene los días contados. Según la misma nota, la finalidad de la creación de estos dos museos es ampliar y modernizar la oferta museística en nuestro país y facilitar el acceso de la ciudadanía al patrimonio cultural Lo cierto es la necesidad de reubicar los contenidos del Museo del Traje, que se levanta sobre unos terrenos cedidos por la Universidad Complutense por un periodo de 50 años y cuya fecha de ocupación finaliza en 2013. Plazo que no ha sido prorrogado. Muy al contrario, la Complutense los ha reclamado para ampliar su infraestructura de investigación, algo que no le saldrá gratis pues el edificio, el antiguo Meac, es propiedad del Gobierno. Según ha podido saber ABC, la Universidad ha llegado a un acuerdo por el que cederá una parte del suelo donde se levanta la Escuela de Estadística, muy próxima a Moncloa, como pago. El desalojo del Museo del Traje ha obligado a Cultura a buscar nuevos destinos para estas colecciones. En la actualidad el Ministerio está en negociaciones para que la colección de moda se pueda instalar en el Matadero; mientras que la colección etnográfica, compuesta por más de 150.000 piezas que no se han exhibido desde 1925, viajará a Teruel, donde existe gran tradición por este tipo de colecciones indicaban ayer desde Cultura. De esta manera el Museo Nacional Etnográfico se sumaría al Museo Provincial de Teruel, el Museo Dinópolis y la Fundación Amantes Tanto el gobierno de Aragón como la Diputación están barajando diferentes espacios, entre ellos, el Edificio del Hogar Comandante Aguado, el antiguo hospicio de Teruel, o uno de nueva planta La Academia de Bellas Artes, en la puja Otro de los puntos anunciados ayer por Cultura fue el proyecto de ceder temporalmente las colecciones del Museo Nacional de Reproducciones Artísticas a la Universidad Complutense lo que indica que la negociación no está aún cerrada. Pero éste no es el único destino que ha barajado Molina, quien ofreció las colecciones a la Academia de Bellas Artes, donde algunos de sus miembros han mostrado un gran interés para que se queden. El problema, el volumen de las colecciones, más de tres mil piezas, que no podría asumir la institución. Aún así la oferta no ha sido desestimada definitivamente. Unos refrescos en el desierto Ballast la última en competir, presentaba un paisaje distinto, peculiar: una historia de agostamiento emocional en el delta del Mississippi, centrada en una gasolinera perdida y en unos cuantos sentimientos perdidos en ella. Lance Hammer persigue eso tan complejo de que el lenguaje y el paisaje se entrelacen. Pero sólo lo persigue. Y llegados a este punto, y a unas horas de la entrega de premios, todo está tan pantanoso como el delta de Hammer. Tal y como uno lo ve, los favoritos han de ser el británico Mike Leigh, el iraní Majid Majidi, el mexicano Fernando Eimbecke y el italiano Antonio Luigi Grimaldi. Sin olvidarnos de Daniel Day Lewis, la interpretación podría recaer en Nanni Moretti o en el alemán Elmar Wesper por su papel en Cherry Blossoms Y sólo hay tres actrices que deban pelearse por su premio: Tilda Swinton, Kristin Scott Thomas y Penélope Cruz.