Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos SÁBADO 16- -2- -2008 ABC Scarlett Johansson y Natalie Portman, ayer en la Berlinale REUTERS Las hermanas Portman y Johansson le abrochan el corsé a la Berlinale Dice Justin Chadwick que fue fascinante contar la historia de María Bolena, menos conocida que Ana TONI GARCÍA SERVICIO ESPECIAL BERLÍN. La última rueda de prensa mediática del festival (aún queda la de Michel Gondry y su Be kind rewind transcurrió con placidez y sosería. Es lo que provoca tener en la ciudad, por un lado, a dos actrices tan deseadas como Scarlett Johansson y Natalie Portman, iconos de belleza que parecen reversos de una misma moneda: la una voluptuosa y adicta al glamour, y la otra discreta y con sobredosis de sobriedad; y por otro, a un montón de periodistas cansados. Como suele suceder, el acto de presentación de Las hermanas Bolena empezó con retraso y sesión de masaje. Eric Bana, el rey de la película (sólo en sentido estrictamente formal) se dedicó a glosar las bienaventuranzas de sus compañeras de reparto y ellas hicieron lo propio. La verdad es que la primera razón para unirme a este proyecto fue saber que Natalie estaba en él dijo la Johansson. He sido admiradora de Scarlett desde siempre, ha sido un auténtico placer compartir set con ella dijo la Portman. Trabajar con dos actrices de esta categoría es siempre un privilegio dijo Bana. Cuando parecía que aquello iba a degenerar en una orgía de cumplidos, alguien preguntó si tenía sentido hacer una película así en los tiempos que corren, que a quién iba a interesar aquello. Portman, con fama de ser la más lista de la clase, cogió el guante al vuelo: Creo que la naturaleza del amor, la ambigüedad de las relaciones humanas y la vigencia del cotilleo son cosas universales que pueden interesar a cualquiera En un certamen como el alemán es lógico que cada uno vaya a lo suyo, y con ese criterio llegaron las siguientes preguntas: un israelí preguntó a Bana cómo era trabajar con una actriz israelí (Portman) un alemán le pidió de nuevo al actor que hablara en alemán (cosa que hizo sin problemas) un turco preguntó si iría a Turquía; y para rematar la faena preguntaron a las dos actrices (el director, Justin Chadwick, se limitaba a observar con ojos desorbitados, como un ecologista en Chernobyl) qué les decían sus padres, si daban consejos como los progenitores de las hermanas Bolena deja que los hombres crean que tienen el control o eran de otro tipo. De nuevo la Portman se lanzó al ruedo: No recuerdo que mis padres me hayan dicho nunca nada por el estilo A esto siguió una perorata de la Johansson sobre las relaciones hombre- mujer, que concluyó con un nadie debería dominar a nadie, nadie debería tener el control de nada. Se supone que las relaciones se basan en el equilibrio y en la confianza, no en el control que uno pueda ejercer sobre su pareja Un incauto preguntó sobre el vestuario de la película. Risas. Lo mejor de ir al rodaje era cuando aparecía Eric con sus trajes con hombreras gigantes. Ya sabes, acostumbrado a verle en esos papeles de tío duro, cuando lo veíamos aparecer así vestido era complicado mantener la compostura disparó la Portman entre las risas de Johansson. Esta última añadió gotas de información: No es que me entusiasmara llegar a las seis y media de la mañana al set y ponerme el corsé, especialmente si me había comido un sandwich de bacon. Lo que pasa es que creo que el vestuario era muy importante. De hecho se crearon colores y modelos distintos para mí y Natalie. Es increíble, porque dos chicas judías de Nueva York como Natalie y yo, acostumbradas a hablar por los codos y a gesticular como locas, apenas podíamos movernos con esos vestidos. Eso es algo que te da muchas pistas de cómo se trataba a las mujeres en aquella época y las limitaciones que tenían que soportar, reflejadas incluso en su forma de vestir La sombra de un aplauso planeó por la sala, pero no se materializó porque- -finalmente- -el director tuvo oportunidad de poner su pica en Flandes: Creo que era muy interesante contar la historia de María, ya que todos hemos oído hablar de Ana, pero la historia de su hermana es fascinante y nos abre un panorama totalmente nuevo Solventado el trámite, las hermanas Bolena se fueron con viento fresco. Más información sobre la Berlinale: http: www. berlinale. de en