Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 MADRID SÁBADO 16 s 2 s 2008 ABC Un millón en la basura (1967) de José María Forqué, se localizaba en el Metro Sevilla, en la confluencia de la calle homónima y las de Peligros y Alcalá El cine documenta la ciudad Más de 200 fotografías, una colección de carteles, documentos y proyecciones muestran cómo ha sido representada cinematográficamente la capital a lo largo del siglo XX. Descubrimos la exposición Así es Madrid... en el cine POR MABEL AMADO MADRID. Nueva York, Los Ángeles, París, Roma o Londres son algunas de las ciudades mejor representadas a través del cine. Su evolución urbanística, social y hasta su cambio político ha quedado plasmada para la posteridad en numerosos fotogramas. Desde la irrupción, casi con el siglo XX, del cinematógrafo, este medio se convirtió en uno de los mejores documentos del desarrollo y transformación de las grandes urbes. Aunque Madrid no ha llegado a situarse al nivel de las ciudades anteriormente citadas, sí podemos convenir en que sus calles y plazas han servido de gran decorado para algunas páginas insignes de la cinematografía. A través de ellas, además, descubrimos su crecimiento y expansión hacia el extrarradio, los edificios desaparecidos, la evolución de los trabajadores municipales, los barrios que, sin embargo, mantienen su planeamiento original... Para acercar al público, en clave cinematográfica, estos grandes cambios en la imagen urbana, el Museo Municipal de Arte Contemporáneo acoge en su Espacio Dos la exposición Así es Madrid. en el cine En este análisis de la ciudad, se sirve de una amplia selección de las películas más significativas y de la visualización de algunas secuencias procedentes de la productora de Enrique Cerezo. Además, reúne carteles y diverso material documental de la colección de Antonio García Rayo, que cronológicamente abarca desde 1918 hasta hoy. Como afirma el director del Museo, Eduardo Alaminos, la Para saber más Qué: Exposición Así es Madrid... en el cine Dónde: En el Espacio Dos del Museo Municipal de Arte Contemporáneo (Conde Duque, 9- 11) Cuándo: Hasta el 11 de marzo. De martes a sábado, de 10.00 a 14.00 y de 17.30 a 21 horas. Domingos y festivos de 10.30 a 14.30 horas Cuánto: Entrada gratuita. Durante los ochenta, el cine proyecta la imagen de un Madrid híbrido y complementario que los realizadores construyen con su cámara en el entramado de sus apasionantes historias Así, el visitante podrá admirar una de las primeras imágenes urbanas de Madrid en el cine- Salida de misa de las Calatravas rodada en 1989- -y comprobar cómo, hasta la aparición del cine sonoro, el parque del Retiro o el Rastro eran dos de los espacios urbanos preferentes para el rodaje de películas en Madrid. De ese periodo, destacan títulos como Rosa de Madrid (1928) de Eusebio Fernández Ardavín, y ¡Viva Madrid que es mi pueblo! (1929) de Fernando Delgado. Sigue el recorrido con la segunda República y uno de los tópicos urbanos más característicos: La verbena de la Paloma (1935) de Benito Perojo, y las comedias folclóricas. Ya durante la guerra civil, la imagen de Madrid en el cine fue prioritariamente testimonial, vinculando el documental a la mera propaganda política de partidos y asociaciones nacionales y extranjeras. La posguerra tiene un nom- Comedias folclóricas ciudad en el cine, capítulo vinculado por su naturaleza con la fotografía, es un medio apasionante que nos permite estudiar no sólo la evolución de la urbe, su cambiante fisonomía o las transformaciones de su epidermis a lo largo del tiempo, sino también, quizá lo más importante, el punto de vista bre protagonista: Edgar Neville. Son muchos los autores que reconocen en su persona al realizador que mejor ha definido la esencia de nuestra ciudad. Para muestra, El último caballo (1950) El gris va dejando paso, poco a poco, al technicolor. Las chicas de la Cruz Roja (1959) de Rafael J. Salvia, o El día de los enamorados (1959) de Fernando Palacios, van construyendo una imagen de Madrid cosmopolita en paralelo con otras ciudades europeas o americanas vinculadas a la comedia y al musical. Estalla después el Madrid desarrollista con la llamada comedia española Son los años sesenta y primera mitad de los sesenta y títulos como La ciudad no es para mí (1965) de Pedro Lazaga, y ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este? (1978) de Fernando Colomo. Ya en la década de los ochenta, el cine proyecta la imagen de un Madrid híbrido y complementario. Hay escenarios cosmopolitas, barrios de fisonomía tradicional o de espacios periféricos, una ciudad de día y otra de noche. En este punto, el visitante ya tendrá en mente una referencia urbana que no podrá dejar atrás: la movida madrileña y sus múltiples visiones.