Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 16 2 08 LA VACA QUE RÍE 12 S 6 LOS SÁBADOS DE Los brazos de Aretha e una extremidad superior de la gran Aretha Franklin salen cuatro o cinco de la gran pero escuchimizada Amy Winehouse. Había hecho promesa de no volver a nombrar a la politoxicómana al menos durante la cuaresma pero mi carne es débil (y, lo que es peor, flácida) Las dos superdivas enseñaron los brazos en la ceremonia de los Grammy (la británica, vía satélite) Viendo el tamaño de los de Lady Soul, para mí la atracción de la noche (los brazos) no me explico que Beyoncé se atreviera a calificar en sus morros a Tina Turner como la reina aplaudan a la reina lo que ha provocado las protestas cuasi diplomáticas de Franklin, indiscutible cabeza coronada de cualquier monarquía musical. Aceptando que esos títulos y calificativos son tópicas melonadas, es como si hace unos años llega una cantante joven española y llama la más grande a Isabel Pantoja delante de Rocío Jurado. Un ligero movimiento de brazos de Aretha dirigidos a la cara bonita de Beyoncé la habría levantado en peso. Pero en lugar de emplear la violencia contra semejante tonta no rubia ha mandado una carta para quejarse de los guionistas y de Beyoncé. Para pasmo de ésta y de cualquiera con dos dedos de frente. Tía, que eres Aretha Franklin... La reina del soul Y del body serrano. D ROSA BELMONTE La lengua del sexo Aretha Franklin, lady Soul, tamaño tamaño, tamaña voz REUTERS Subjuntivo pluscuamperfecto eorge Steiner se ha marcado un corto ensayo, Las lenguas de Eros donde con la excusa de analizar el lenguaje del sexo cuenta sus aventuras de catre en cuatro idiomas. Alemán, inglés, francés e italiano. Son como las memorias de Espartaco Santoni pero con pátina intelectual. Alguien que escribió esa joya tan breve como intensa de Campos de fuerza (lo mejor que se ha publicado sobre la partida de Fischer y Spassky en Reykiavik) no podía defraudar con la revelación de intimidades de alcoba. Sobre todo en lo referente a sus amantes francesas (no consta que se haya cepillado a Catherine Millet) De una: En mi larga relación con N. la digestión, los dolores de cabeza, el reumatismo, el estreñimiento y las alergias desempeñaban un papel muy importante. En algunos momentos tenía la impresión, tan presente en Moliére, de vivir y co- G Amy Winehouse: no comparen AFP pular en una farmacia Pero la mayor y más peculiar confidencia la suelta al contar que a una amante gala, durante el orgasmo, se le escapó un subjuntivo pluscuamperfecto Huy, perdón. Es que hay cosas que no se pueden evitar. Se alquilan perros L o que más me fascina de la civilización occidental es la va- riedad del sector servicios. Una empresa estadounidense alquila perros. Con una iguala de 50 dólares, el cliente puede disponer de un chucho del catálogo un día o unas horas. Y sacarlo a hacer caca, qué bien. El fin de semana, como hay más demanda, resulta más caro. Me imagino un padre divorciado que alquile uno para cuando le toque el niño. El futuro ideal pasa por despojarse de toda propiedad sin hacer votos de pobreza. Vivir en hoteles, ir en taxi, pagar por sexo. ¿Para qué te vas a comprar bolsos carísimos que pasan de moda si los puedes alquilar? Eso sí, puede salir más caro que el perro (entre 20 y 100 dólares al mes por disponer de chaneles o vuittones Y quien habla de propiedades habla de afectos. Eso que Fernando León planteaba en Familia (una familia alquilada) y que también sale en la más reciente Sobreviviendo a la Navidad (aquí a la familia se le paga sólo para pasar las pascuas) no es tan disparatado. Al fin y al cabo, los afectos verdaderos a veces resultan fingidos. Las personas sí, pero lo que no me queda muy claro es que el perro alquilado te vaya a hacer mucho caso. Al menos lleva un GPS por si se te escapa.