Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16- -2- -2008 IBEX- 35 13.254,70 13.313,20 I. G. MADRID 1.436,95 1.442,31 1.438,13 EURO- DÓLAR 1,4626 1,4586 1,4542 1,4538 L 11 M 12 X 13 J 14 1,4674 43 13.266,70 13.073,90 12.818,80 L 11 M 12 X 13 J 14 V 15 1.417,62 1.393,94 L 11 M 12 X 13 J 14 V 15 V 15 Las previsiones de crecimiento del FMI, muy bajas Preguntado sobre la revisión que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha hecho sobre el crecimiento de la Eurozona para el año 2008- -y en la que la institución internacional rebajó sus previsiones medio punto, desde el 2,1 hasta el 1,6 Trichet quiso dejar claro que las estimaciones son aproximadas, y que el propio BCE publicará dentro de tres semanas las suyas para la Eurozona. En cualquier caso, también quiso destacar que lo que diga el FMI no tiene por qué ser lo que vaya a ocurrir en el futuro, y comentó que otros organismos públicos- -como la OCDE- -y privados han hecho previsiones algo más optimistas para el crecimiento de la zona euro. En concreto, citó que estas instituciones han estimado entre el 1,8 y el 1,9 el crecimiento del PIB para este año, aunque dejó claro que el BCE no hace suyos estos números. Hay que flexibilizar el mercado laboral y moderar salarios y prestaciones El presidente del BCE advierte que hay que aplicar las reformas estructurales con decisión Y. GÓMEZ MADRID. El máximo responsable de la política monetaria europea, Jean- Claude Trichet, tiene claras sus recetas para que Europa siga creciendo y creando empleo: los gobiernos europeos deben poner en marcha reformas estructurales para lograr tres objetivos, que más gente trabaje, que haya más competencia y que se apoye un entorno innovador. Durante su intervención en el Foro ABC, organizado por ABC y Deloitte y patrocinado por American Express, Trichet argumentó que el mantenimiento de rigideces estructurales en Europa es la principal causa de que su crecimiento potencial sea inferior al de Estados Unidos. Recordó que los países que, como España, han abordado reformas o han abierto sus economías han tenido buenos resultados de empleo y crecimiento, por lo que hay que ahondar en este camino de flexibilización de la economía. En este sentido, Trichet señaló que el buen funcionamiento de los mercados de trabajo es indispensable para aumentar el crecimiento de la zona euro. Señaló, en este sentido, que es necesario eliminar las rigideces que restringen la diferenciación salarial para facilitar el acceso al mercado a los jóvenes y a los trabajadores de mayor edad. También rechazó la aplicación de cláusulas de revisión salarial que indician los salarios a la inflación, y destacó la importancia de que las subidas salariales no agoten los aumentos de la productividad, ya que de este modo las empresas podrán crear más empleo. so como ejemplos del paradigma de la reducción del desempleo a tres países europeos: Irlanda y Holanda, dentro de la zona euro, y Dinamarca, que aunque no comparte la moneda única, sí sigue la política monetaria del BCE. Y la clave del éxito de estos tres países ha sido, según Trichet, que han abordado reformas del sistema de prestaciones, aumentando el control del cobro de los subsidios, y además han bajado los impuestos a las rentas del trabajo. Además, estos países han aumentado la competencia en sus mercados. Para lograr el segundo de los objetivos que propone el BCE, aumentar la competencia, el presidente de la entidad considera esencial profundizar en el mercado interno de servicios y avanzar en la integración financiera. Si hacemos las cosas bien e introducimos flexibilidad, podemos tener mejores resultados incluso que al otro lado del Atlántico argumentó Trichet. Durante su discurso inicial, en el que no hizo una sola referencia a los tipos de interés, hizo hincapié en la necesidad de eliminar la burocracia para que las empresas, fundamentalmente las pequeñas, puedan funcionar sin cortapisas. En Europa y también en España hay un considerable retraso respecto a Estados Unidos en este aspecto, según explicó. También hizo una advertencia que bien pueden aplicarse los dirigentes españoles. Una actitud complaciente por la bonanza de la recaudación tributaria, que lleve a un aumento del gasto público, puede dar desagradables sorpresas cuando el entorno macroeconómico no sea tan favorable Y ante la previsible desaceleración abogó por reasignar el gasto público y aumentar su eficiencia. la hora de apostar por un candidato electoral estadounidense como futuro presidente para sacar a ese país de la crisis. Trichet se limitó a decir que el BCE es una institución multinacional y multipartidista, creado bajo el consenso de varios países, lo cual le permite mantenerse independiente. Y si a nivel global no daba respuestas precisas, no iba a cambiar el paso a la hora de dar un diagnóstico sobre el cuadro clínico de la economía española. Así, para salir del paso, recurrió a las comparaciones, y dijo que no veía a Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, haciendo valoraciones sólo de Texas, en lugar de una conjunta de todos los estados. En cuanto a la crisis de las hipotecas de alto riesgo subprime de EE. UU. no cuantificó el tamaño económico del agujero creado, porque es un proceso que continúa. En ese sentido hizo un llamamiento a la prudencia y a la responsabilidad, a la vez que dijo que tenemos muchas lecciones que aprender de esta situación así como muchas cosas que mejorar Bajar tipos del IRPF Jorge Gil, Carlos González, Catalina Luca de Tena, Jean- Claude Trichet y Miguel Ángel Fernández Ordóñez Muchas lecciones que aprender Trichet se mostró también partidario de abordar reformas fiscales y de los sistemas de prestaciones. Reducir los desincentivos para trabajar, como son los altos tipos marginales del IRPF, o las elevadas prestaciones de desempleo, e incentivar que los trabajadores se jubilen más tarde ayudará a conseguir que más gente trabaje, explicó. Asimismo cree necesario desarrollar fórmulas flexibles, como el trabajo a tiempo parcial, para facilitar la incorporación de la mujer y de los jóvenes al mercado laboral. Y pu- Las agencias de rating en el ojo del huracán Jean- Claude Trichet criticó con dureza las agencias de rating las encargadas de otorgar la calificación a las titulizaciones de hipotecas que luego se venden en el mercado, en base a la calidad de los títulos hipotecarios que estos paquetes que se compran y venden en el mercado tienen detrás. En la crisis de las hipotecas subprime estas agencias no funcionaron correctamente, M. S. G. pues no evaluaron de forma adecuada el riesgo de muchos paquetes de acciones que los bancos estaban comprando. Por ello, el presidente del BCE aseguró que tenemos muchas lecciones que aprender de este fenómeno y llamó la atención sobre la necesidad de mejorar el funcionamiento de estas agencias de cara al futuro. Este asunto, según dijo el presidente del BCE, fue uno de los puntos más importantes que se trataron en la última reunión que el G- 7 celebró en Tokio, y que reunió a los ministros de Economía y los gobernadores de los bancos centrales de los países más industrializados.