Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16- -2- -2008 Miles de implicados en Alemania en un enorme escándalo de evasión fiscal Angela Merkel, canciller alemana 33 Thaci ayer en Pristina AFP Hashim Thaci, el rostro del nuevo Estado balcánico SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. Hashim Thaci, 39 años, primer ministro de Kosovo y presidente del Partido Democrático (PDK) a quien los serbios siguen calificando de terrorista es el rostro de la independencia. Estudió filosofía e historia en la Universidad de Pristina. Inició su actividad política después de emigrar a Suiza a comienzo de los años noventa, a causa de la represión desatada en Kosovo por el régimen de Slobodan Milósevic. En ese país se implicó en las actividades políticas y subversivas que organizó la diáspora albanokosovar. Después de recibir adiestramiento militar, regresó a Kosovo como uno de los fundadores del Ejército de Liberación del Kosovo (UÇK) y uno de sus principales comandantes. Desde entonces es un destacado interlocutor de Estados Unidos. Consejo de Seguridad, que aprobó la administración de la ONU, puede seguir siendo la base jurídica de la misión. Chipre ha bloqueado hasta el último momento el lanzamiento de esta misión por esta causa, pero el jueves se anunció que optaba por la abstención constructiva, es decir, no participar en la misión, pero no bloquearla. Este es el mayor consenso que se ha alcanzado en el seno de la UE. La cuestión del reconocimiento de la independencia de Kosovo se ha tenido que dejar al criterio de cada país, porque no había unanimidad. Miembros de un grupo radical nacionalista serbio bloquean uno de los pasos fronterizos con Kosovo, en la localidad de Rudnica REUTERS ¿Un paso justo e inevitable? La disolución de la antigua república de Yugoslavia, y el maltrato sufrido por la mayoría albanesa de Kosovo, son argumentos sólidos en favor del paso que se dispone a dar ese territorio. Pero los juristas están lejos de coincidir sobre su derecho a la secesión R. VILLAPADIERNA PRISTINA. Excepcional, justificado, inevitable. Así se quiere ver el caso de la deriva de Kosovo hacia la regulación de su estatus legal. Pero ¿puede haber leyes para cada caso particular? se preguntan los expertos en derecho internacional. Caso a caso parece ser el nuevo criterio para un proceso político que cada vez más juristas se resisten a llamar derecho. Son quienes hacen notar que, entre todas las argumentaciones parcialmente válidas, la única que no se ha oído emplear en este proceso es la del artículo 1 de la carta de derechos humanos, políticos y del ciudadano (16 de diciembre de 1966) que enuncia un derecho conocido como de autodeterminación de los pueblos. Es uno de esos derechos sagrados que, una vez dictados, nadie se atreve a discutir pues desacredita al que lo intenta; pero nadie tampoco quiere utilizar, ni permitirlo alrededor explica el historiador del derecho Jürg Fisch. ¿De qué voluntad política trata realmente este derecho, qué se plantea como ilimitado? ¿Qué pueblo o pueblos son convocados a decidir? ¿Los ciudadanos de la provincia serbia de Kosovo? ¿sólo los albaneses de Kosovo? ¿o todos los albaneses, incluidos los de otras comarcas serbias, macedonias o montenegrinas? ¿todos los ciudadanos de Serbia? Se puede seguir preguntando. Cada parte de la ciudadanía, de cada demarcación, de cada estado del mundo podría invocarlo, por eso el artículo 1 es una declaración ilusa No es éste, pues, el criterio sino otro: el dominio efectivo, dentro de un territorio, sobre un proyecto político, económico y social. En la autodeterminación se suelen confundir dos significados políticos, explica el catedrático de la Ludwig Maximilian de Múnich, Georg Nolte: uno interior, es sinónimo de autonomía y otro exterior, supone el acceso a la estatalidad reconocida Su origen no es soberanista sino descolonizador, explican los juristas: La India no se independiza de Inglaterra, de la que no era parte, sino de la dominación inglesa Fue empleado por primera vez por dos grandes ilusos políticos- -primero por Lenin y luego por el presidente Wilson- -con pobres, e incluso nefastos, resultados en Europa. Pero no entraña en sí referencia a un derecho a secesión; de hecho, ninguna de las repúblicas yugoslavas o soviéticas hizo referencia a éste, sino a una figura nueva: la disolución de la entidad política anterior. La comunidad internacional puede en tal caso asumir lindes territoriales existentes como nuevas fronteras internacionales. Lo que no ha tolerado es movimiento de fronteras. De nuevo, esto no simplifica el caso de Kosovo. La resolución de la ONU 1244 (junio de 1999) habla de autogobierno sin perjuicio de la integridad soberana de Yugoslavia Pero ésta, en tanto, ha desaparecido: según el criterio de disolución, Montenegro es independiente. Y Serbia se ha declarado heredera de Yugoslavia, ¿Sigue Kosovo pues sujeta a ella o se aplica el criterio de Croacia? Un nuevo criterio definitorio de este derecho, en calidad de ultima ratio ha sido cuando un estado maltrata a su población (Timor Oriental) si bien, es igualmente discutido: ¿Qué derecho ilimitado puede ser entendido como castigo a uno y recompensa al otro? Menos aún puede ser considerado un derecho humano agrega el profesor suizo Fisch. Los ciudadanos de Kosovo podrían optar por este criterio, habiendo sido impunemente maltratados por el estado que, con ello, no se comportó como si fuera el suyo. Fue el estado el que alienó a una de sus partes Los kosovares fueron expulsados efectivamente de todos los órdenes de la vida serbia, primero, y yugoslava, después. Desde su amenaza del 24 de abril de 1987, el presidente Milósevic se jugó irresponsablemente Kosovo, en un pulso por sobrevivir en el poder, y desde ese momento fue perdiendo cada una de las partidas hasta perder la propia casa serbia, y la vida en La Haya. Luego los serbios no han hecho nada por reparar un daño, posiblemente irreparable. Suma de errores ABC. es Vídeo sobre la votación en el Parlamento de Kosovo en abc. es internacional Desde su amenaza del 24 de abril de 1987, el presidente Milósevic se jugó irresponsablemente la lealtad de Kosovo